in

México eleva estimado de muertes por COVID-19 a 89.612

Antiguo Panteón Municipal Valle de Chalco

México aumentó su “estimación” de muertes por COVID-19 a 89.612. El gobierno mexicano también incrementó las estimaciones de su número total de casos a 870.699. Casi 137.000 más de lo que había reconocido anteriormente.

Incluso con la nueva estimación de muertes, México se encuentra en el cuarto lugar, detrás de la India, en decesos. Pero en el caso de las infecciones, las nuevas estimaciones harían que México pasara del octavo lugar en el total de casos, al quinto, detrás de Rusia con cerca de 1,15 millones de casos.

México tiene alrededor de 76.600 muertes confirmadas por pruebas y 733.717 casos confirmados por pruebas. Las autoridades reconocen que son cifras muy bajas, porque el país no ha hecho exámenes de detección: sólo se han hecho 1,6 millones de pruebas hasta ahora.

En una nación de casi 130 millones, eso significa que sólo uno de cada 80 mexicanos se ha aplicado una prueba. Alrededor del 40% de todas las pruebas son positivas, porque sólo las personas con síntomas significativos son probadas.

El Gobierno de México había publicado previamente cifras “estimadas” basadas en exámenes de detección que aún esperan resultados, lo que a veces lleva semanas.

Pero las nuevas estimaciones publicadas el lunes por la Secretaria de Salud son más altas porque se calcularon sumando dos nuevos grupos: los que nunca se hicieron la prueba, pero tenían síntomas, y los que tenían pruebas que no podían ser analizadas porque las muestras no fueron manejadas adecuadamente. Las nuevas cifras también incluyen una proporción de resultados pendientes.

Las autoridades revelaron el domingo que casi 96.000 hisopos de prueba – igual a cerca del 5% de todas las pruebas en México – tuvieron que ser desechados porque nunca llegaron a un laboratorio, llegaron demasiado tarde o no fueron preservados en las condiciones adecuadas para ser probados.

Es probable que las nuevas estimaciones reaviven el debate sobre el número de muertes. Hasta la fecha el gobierno mexicano ha evitado ajustar su número de decesos al alza para tener en cuenta a las personas que murieron en sus casas o que no fueron sometidas a pruebas.

Algunas partes del país, como la Ciudad de México, han comenzado a realizar sus propios cálculos, encontrando que el “exceso de muertes” probablemente causadas por el coronavirus eran al menos el doble de las cifras oficiales.

El asunto es significativo en México, porque el presidente Andrés Manuel López Obrador ha comparado frecuentemente las tasas de mortalidad de México con las de otros países en un intento de convencer al público de que su administración no está haciendo un mal trabajo en el manejo de la pandemia.

Pero esas comparaciones parecen poco sólidas, porque muchos otros países han intentado ajustar las cifras oficiales para tener en cuenta los picos de muertes que coinciden con los brotes de virus.

Hugo Lopez-Gatell dijo el domingo que los datos definitivos sobre el número de muertes del país por COVID-19 no estarán disponibles hasta “un par de años“.

“¿Cuándo estarán listas las estadísticas finales de muertes por COVID-19? Ciertamente, un par de años después del primer año de la pandemia”, dijo López-Gatell, añadiendo que el trabajo se dejará al INEGI.