in

Trump y la primera dama de los EE.UU. dan positivo a Covid-19

Tom Brenner | NYT

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció el viernes por la mañana que había dado positivo a la prueba de coronavirus junto con su esposa y una de sus ayudantes más cercanas, sumiendo una campaña presidencial ya volátil en un profundo desorden justo un mes antes de las elecciones.

La Casa Blanca anunció que Trump cancelaría todos los eventos públicos, incluyendo un rally en Florida, el viernes. Los protocolos normales de virus podrían mantenerlo fuera de la campaña por lo menos 10 días y posiblemente más tiempo en un momento crítico cuando el presidente estaba tratando de ganar terreno a Biden, quien según las encuestas se mantiene firme con una ventaja de 7 puntos porcentuales a nivel nacional.

Además, el anuncio podría complicar los planes para una audiencia de confirmación y la votación de la nominada a la Corte Suprema de Trump, Amy Coney Barrett. Hasta principios del viernes no había habido ningún cambio en el calendario que iniciaría las audiencias la semana del 12 de octubre. También se desconocía el efecto que el desarrollo podría tener en las negociaciones sobre un paquete de estímulo económico para contrarrestar las consecuencias del virus, ya que los demócratas de la Cámara de Representantes y la Casa Blanca seguían estando muy distantes.

No quedó claro inmediatamente cómo Trump contrajo el virus. Su ayudante, Hope Hicks dio positivo después de volar a bordo del Air Force One al debate presidencial en Cleveland el martes y a un mitin de campaña en Minnesota el miércoles.

El jueves, asesores principales discutieron los escenarios de cómo manejar tanto el gobierno como la campaña si Trump resultaba positivo, según las personas familiarizadas con la situación. Otros asistentes de la Casa Blanca se enteraron de la noticia de la enfermedad de Trump cuando se despertaron el viernes por la mañana.

Los futuros de las acciones norteamericanas cayeron más de 1% el viernes por la mañana, y los bonos del Tesoro subieron mientras operadores se preparaban para una mayor volatilidad.

Incluso antes de que Trump diera positivo, los mercados – desde las acciones hasta las divisas y los bonos – habían estado valorando la probabilidad de que hubiera turbulencias el día de las elecciones y las semanas siguientes. Ahora, con la salud de Trump en duda, los inversores advierten que la prolongada incertidumbre y el caos político podrían convertirse en un riesgo aún mayor para los mercados.

En un memorándum publicado a primera hora de la mañana del viernes, el médico de Trump dijo que el presidente y la primera dama planean permanecer en la Casa Blanca “durante su convalecencia” y que la unidad médica “mantendrá una vigilancia constante”.

“Tengan la seguridad de que espero que el presidente siga cumpliendo con sus deberes sin interrupciones mientras se recupera, y los mantendré informados sobre cualquier evolución futura”, dijo el médico de la Casa Blanca Sean Conley.

Algunos de los asesores más cercanos de Trump dijeron que el miércoles sintieron que Trump se sentía mal, pero lo atribuyeron a la fatiga por el intenso programa de la campaña.

Si Trump quedara incapacitado, se aplicaría la 25ª Enmienda que permite al vicepresidente tomar el relevo. Pero por ahora, el presidente puede descansar y trabajar en la residencia de la Casa Blanca, dijo una persona familiarizada con el asunto.

A sus ayudantes les preocupaba que la falta de sueño de Trump durante el último tramo de la campaña presidencial le dejara especialmente vulnerable a la infección. El presidente no volvió a la Casa Blanca hasta después de la medianoche tras sus viajes del martes y el miércoles. Su edad también lo pone en mayor riesgo de contraer una enfermedad grave debido al virus.

El desarrollo, aunque es una fuente de preocupación para los estadounidenses, hará más difícil que el presidente continúe tratando de desviar la atención del virus y centrarse en sus preciados temas de campaña, como acusar a los demócratas de promover una ruinosa agenda socialista y permitir que las ciudades estadounidenses sean invadidas por manifestantes violentos.

El presidente, que inicialmente minimizó la importancia de usar mascarillas y más tarde aprobó su uso, rara vez ha usado una cobertura facial en público y tampoco ha seguido las recomendaciones de mantenerse a dos metros de distancia de los demás.

La Casa Blanca ha dicho que esas precauciones no son necesarias para Trump porque las personas a las que se les permite estar cerca son probadas para detectar el virus.

Trump ha dicho que no se arrepiente de su respuesta a la pandemia, y ha argumentado que “le ha dado más importancia a la acción” aunque le dijo al periodista Bob Woodward en una conversación grabada que minimizaba la amenaza que representaba para evitar asustar a los estadounidenses. Volvió a poner en duda que las máscaras impidan efectivamente la transmisión del virus.

Trump también se une a otros líderes mundiales que han dado positivo en las pruebas del virus, incluyendo al presidente de Brasil Jair Bolsonaro, el primer ministro del Reino Unido Boris Johnson y el presidente de Honduras Juan Orlando Hernández. Todos ellos sobrevivieron, aunque Johnson se enfermó gravemente.