in

Puedes volver a infectarte con Covid-19 pero aún así tener inmunidad. Lo explicamos.

Una célula B humana. Estas son las células del sistema inmunológico que producen anticuerpos | NIAID

Se confirmó que un hombre de 33 años se infectó con SARS-CoV-2 en abril y se recuperó, volvió a infectarse de una cepa distinta del mismo virus en agosto.

Esto probablemente no es tan grave como parece.

Investigadores en Hong Kong han informado que un hombre de 33 años ha sido reinfectado con SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad Covid-19. Han habido informes anecdóticos de reinfecciones en los EE.UU., pero esta vez los investigadores tienen pruebas más claras: Determinaron que la cepa genética de la segunda infección no coincidía con la de la primera.

Todavía hay mucho que no se sabe sobre el caso. Los investigadores, que son científicos médicos de la Universidad de Hong Kong, anunciaron su hallazgo en un comunicado de prensa. (Dicen que un artículo en la revista Clinical Infectious Diseases está por llegar; algunas páginas del informe están circulando en Twitter). Cuando el informe se publique finalmente, es seguro que habrá más escrutinio por parte de la comunidad científica.

Acerca del tema de la reinfección, podemos estar tranquilos: El informe, si se corrobora, está en línea con lo que los expertos en inmunidad nos han estado diciendo que es posible. El detalle más importante: El hombre no tuvo síntomas durante su segunda infección, lo que demuestra que su sistema inmunológico sí respondió al virus.

“Esto no es motivo de alarma”, la inmunóloga de Yale Akiko Iwasaki twiteó sobre los nuevos resultados de Hong Kong. “Este es un ejemplo de libro de texto de cómo debería funcionar la inmunidad.”

Según los investigadores de Hong Kong, la primera vez que el paciente se enfermó, se sintió mal: Tenía tos, dolor de garganta, fiebre y dolor de cabeza, y tuvo que ser hospitalizado. La segunda vez que el paciente dio positivo para el virus – cuatro meses y medio después – después de ser examinado en el aeropuerto, no sintió ningún síntoma. Como explica el virólogo y médico Muge Cevik en Twitter, esto es “de cierta manera, un hecho alentador“. Es lo que esperarías ver la segunda vez que alguien se infecta con un virus: una reacción menos severa.

Lo cual es todo lo que hay que decir: Puedes volver a infectarte con el virus pero aún así tienes cierta inmunidad protectora contra él. ¿Por qué? Hay muchos, muchos componentes de nuestro sistema inmunológico que trabajan juntos para combatir el virus. Y la inmunidad no significa una sola cosa.

No hay historias sencillas acerca de la inmunidad y del Covid-19

El sistema inmunológico es profundamente complicado, y “inmunidad” puede significar varias cosas diferentes. Muchos de estos matices se pierden en los titulares sobre la inmunidad.

Por ejemplo: Investigaciones anteriores han demostrado que los anticuerpos neutralizantes – proteínas del sistema inmunológico que se adhieren a los patógenos y evitan que infecten las células – pueden disminuir en los meses posteriores a una infección de Covid-19. Los titulares se preguntaban si eso significaba el fin de las esperanzas de la inmunidad de rebaño.

Pero lo que a menudo se malinterpreta es que los anticuerpos son sólo un componente del sistema inmunológico, y perderlos no deja a una persona completamente vulnerable al virus.

De hecho, hay varias partes del sistema inmunológico que pueden contribuir a una protección duradera contra el SARS-CoV-2.

Una de ellas son las células T asesinas. “Sus nombres te dan una buena pista de lo que hacen“, dijo en Twitter Alessandro Sette, inmunólogo del Instituto de Inmunología de La Jolla. “Ven, destruyen y matan las células infectadas”.

Los anticuerpos, explicó, pueden eliminar el virus de los fluidos corporales. “Pero si el virus entra en la célula, entonces se vuelve invisible para el anticuerpo”. Ahí es donde entran las células T asesinas: Encuentran y destruyen estos virus ocultos.

Mientras que los anticuerpos pueden prevenir una infección, las células T asesinas se ocupan de una infección que ya está en marcha. Así que juegan un gran papel en la inmunidad a largo plazo, deteniendo las infecciones antes de que tengan tiempo de enfermar a una persona.

Y no se trata sólo de células T asesinas y anticuerpos. También hay células T colaboradoras, que facilitan una respuesta celular robusta de anticuerpos. “Se requieren para que la respuesta de los anticuerpos madure”, tuiteó Sette.

Alguna proporción de la población (tal vez entre el 25 y el 50 por ciento de las personas) parece tener algunas células T preexistentes (de ambas variedades, pero las del tipo ayudante se han observado más comúnmente) que responden al SARS-CoV-2, a pesar de que estas personas nunca han estado expuestas al SARS-CoV-2. (La teoría es que estas personas pueden haber adquirido estas células T al estar infectadas con otras cepas de la familia de virus coronavirus). Los investigadores aún no entienden realmente qué papel desempeñan estas células T preexistentes en la prevención o atenuación de la infección (si es que la hay).

Hay otro grupo de células llamadas células B de memoria. Las células B son las células del sistema inmunológico que crean anticuerpos. Ciertos tipos de células B se convierten en células B de memoria. Éstas guardan las instrucciones para producir un anticuerpo en particular, pero no son activas. En cambio, se esconden en el bazo, en los ganglios linfáticos, tal vez en el lugar original de la infección, esperando una señal para comenzar a producir anticuerpos nuevamente.

Todas las cosas que la “inmunidad” puede significar

Todos estos diferentes componentes del sistema inmunológico significan que la “inmunidad” no es sólo una cosa.

La inmunidad podría significar una fuerte respuesta de anticuerpos, lo que impide que el virus se establezca en las células. Pero también podría significar una buena respuesta de las células T asesinas, que potencialmente podría detener una infección muy rápidamente: antes de que te sientas enfermo y antes de que empieces a propagar el virus a otros.

“En muchas infecciones, el virus se reproduce un poco, pero la respuesta inmunológica detiene la infección en seco”, explica Sette. También es posible: “Te infectas, te enfermas, pero tu sistema inmunológico hace un trabajo suficiente para frenar la infección, así que no te enfermas tanto”.

La inmunidad también podría ser el resultado de un despertar de las células B de la memoria. Si un individuo tiene células B de memoria y se expone nuevamente al virus, “esa infección estimulará una respuesta de anticuerpos mucho más rápida al virus, lo que teóricamente conduciría a una eliminación más rápida del virus y a una infección potencialmente menos grave”, dijo Elitza Theel, directora del laboratorio de serología de enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo, en una entrevista realizada en julio.

En general, los científicos creen que cuanto más fuerte sea la infección (y la respuesta inmunológica) que se produzca durante una infección inicial, más tiempo durará la inmunidad.

Así que la reinfección puede ser posible, pero no significa una enfermedad grave. Cuando un virus invade un cuerpo, generalmente, el cuerpo recuerda.

¿Podrían las infecciones asintomáticas propagar el virus? No está claro.

Aún no se sabe qué significa el último estudio de Hong Kong sobre la duración de la pandemia. Si las reinfecciones ocurren regularmente (y no tenemos ni idea de lo comunes que pueden ser), entonces podría llevar más tiempo conseguir la inmunidad de la manada sin una vacuna (que es un objetivo no ideal, y cínico, para empezar). La duración media de la inmunidad y la frecuencia de las reinfecciones son variables clave desconocidas para determinar cuánto puede durar la pandemia en ausencia de una vacuna o un tratamiento eficaces.

“Dado que la reinfección puede ocurrir, es poco probable que la inmunidad de la manada por una infección natural elimine el #SARSCoV2”, escribió Iwasaki. “La única forma segura y efectiva de lograr la inmunidad de la manada es a través de la vacunación.”