in ,

PEMEX se ha convertido en la compañía más peligrosa del mundo.

Instalaciones de Pemex en la Bahía de Campeche, frente a la costa de Ciudad del Carmen, México | SUSANA GONZALEZ/BLOOMBERG

Más empleados han muerto en Pemex por Covid-19 que en cualquier otra compañía y el presidente de México quiere mantener a la productora de petróleo funcionando, sea como sea.

Tomás Morales Vega temblaba y se acurrucaba cerca de sus compañeros de trabajo en un estrecho pasillo fuera de la oficina del doctor. Sabían que estarían esperando un rato, sólo había un médico en el centro de procesamiento de la plataforma Pol-A, una de las casi 240 plataformas y otras estructuras operadas en el Golfo de México por Pemex. Afuera, el viento azotó la plataforma y las olas rompieron contra sus altas patas de acero.

Morales, un ingeniero de integridad mecánica de 62 años, se había sentido enfermo durante días, pero cuando finalmente vio al médico se le dijo que regresara a su camarote; había muchas otras personas que estaban más enfermas que él. Siguió trabajando. Comía en un comedor mal ventilado con otras 100 personas. Compartía 160 pies cuadrados de espacio vital con tres hombres mientras trataba de ignorar el agravamiento de sus mareos, fiebre y dolores de cabeza. Para cuando un helicóptero vino a buscarlo el 16 de abril, el cielo estaba lleno de ambulancias aéreas que evacuaban a los enfermos de las plataformas y de un Flotel de Pemex cercano, un hotel flotante con capacidad para 700 trabajadores. “Había mucha gente contagiada”, dijo Morales. “Los médicos no pudieron sacar a la gente de las plataformas lo suficientemente rápido”.

Tomas Morales Vega en 2016. Cortesía: Tomas Morales Vega

De acuerdo con la petrolera, se han registrado 316 defunciones en trabajadores en activo, 597 en jubilados, 424 en familiares y 7 externos.

Esto no sólo es más que en el resto de las principales compañías petroleras del mundo juntas. También es el mayor número de cualquier compañía en cualquier parte.

La zona cero son las plataformas: Para el 13 de agosto, 36 de los 7.500 trabajadores de las plataformas de Pemex habían muerto con Covid-19, lo que significa que esos trabajadores tenían el doble de probabilidades que otros empleados de Pemex de morir de la enfermedad y 10 veces más probabilidades que el ciudadano mexicano promedio. Y aunque sus políticas y procedimientos sean ahora más rigurosos, Pemex sigue sufriendo grandes brotes. En agosto, una enorme instalación flotante de procesamiento y almacenamiento de petróleo de Pemex frente a la costa del estado de Campeche detuvo sus operaciones durante seis días debido a un brote.

Sin embargo, Pemex sigue extrayendo petróleo. Esto a pesar del colapso de los precios del petróleo en marzo y abril, y en desafío a una tendencia mundial en la que se espera que la industria del petróleo y el gas recorte 100.000 millones de dólares en gastos de exploración y producción, según la empresa consultora Rystad Energy AS.

Pemex es una fuente clave de ingresos del gobierno, y de orgullo nacional. Un declive en la producción podría tener consecuencias políticas para el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ha colocado a Pemex en el centro de sus planes para revertir tres décadas de lo que él llama la política económica neoliberal. Culpa a las agendas favorables al mercado de sus predecesores -sobre todo a las reformas de 2014 que acabaron con el monopolio de Pemex y abrieron el sector energético a la inversión extranjera- por debilitar a Pemex y, según dijo durante la campaña, saquear las riquezas petroleras de México. Después de asumir la presidencia en diciembre de 2018, AMLO se comprometió a revertir la disminución de la producción de Pemex y a hacer que el país sea autosuficiente en energía.

El 13 de abril, Pemex dijo que había puesto en marcha un plan de emergencia para combatir a la propagacion del coronavirus en las plataformas marinas. Los trabajadores de dichas plataformas dicen que la compañía fue lenta en sanear los espacios de trabajo y de vida, reducir el número de personal, evacuar a los empleados enfermos y proporcionar pruebas de diagnóstico para Covid-19 antes de que la gente subiera a bordo. Las evacuaciones se realizaron con lentitud porque los médicos tuvieron que pedir permiso a sus jefes en los hospitales y oficinas regionales gestionados por Pemex para enviar a la gente a casa, lo que hizo que las personas contagiadas siguieran trabajando en proximidad a otras durante días después de informar de los síntomas.

Como reflejo de la población general de México, la fuerza laboral de Pemex cuenta con altas tasas de individuos con diabetes, hipertensión y obesidad, condiciones que los hacen más vulnerables a las dolencias de Covid. Estas personas suelen ser tratadas en una de las 24 clínicas y hospitales de la red de Pemex, que atienden a una población de alrededor de 750.000 personas con derecho a las prestaciones de salud de la empresa, incluidos 126.274 empleados, sus familiares y jubilados. Al igual que gran parte del sistema público de atención de la salud de México, la atención en los hospitales de Pemex es irregular, y algunas instalaciones están mal equipadas para hacer frente a la gran afluencia de pacientes con virus.

El Director General de Pemex, Octavio Romero Oropeza, ha rendido homenaje a los empleados fallecidos en sus visitas a los campos e instalaciones petroleras, pero no ha dicho nada públicamente sobre el saldo que distingue a Pemex. Andrés Oliva, portavoz del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, que representa a más del 75% de los empleados de Pemex, dijo en respuesta a las preguntas enviadas por correo electrónico que los métodos de saneamiento en las plataformas de Pemex “se adoptaron de acuerdo con las directrices del Consejo General de Salud de México”. Dijo que el sindicato, conocido por sus siglas en español STPRM, había pedido a Pemex que “cumpliera con su convenio colectivo de trabajo y los lineamientos establecidos por la Secretaría de Salud y el Consejo General de Salud“.

En el mejor de los casos, la respuesta de Pemex al virus ha sido desigual. El 18 de marzo la compañía anunció medidas de seguridad y saneamiento en la mayoría de sus instalaciones en tierra, incluyendo refinerías y plantas petroquímicas. Se exigió a los trabajadores que utilizaran gel anti-bacterial, mascarillas y se les controló la temperatura todos los días; se impuso el distanciamiento social y se higienizaron regularmente las oficinas y las plantas. Pero en las plataformas, donde el distanciamiento social es casi imposible, Pemex no hizo una limpieza a fondo ni redujo el número de personal hasta mayo, según cinco trabajadores de las plataformas de Pemex. También ese mes la compañía comenzó a hacer pruebas de diagnóstico rápido en las personas programadas para subir a las plataformas, dicen los trabajadores. Los que salen de las plataformas y se dispersan por todo México, sin embargo, todavía no se hacen las pruebas.

Eduardo Fernando Marín Castillo a menudo compraba dos asientos para acomodar su bulto en el abarrotado autobús de la STPRM que le llevaba unas agotadoras 20 horas desde su casa en Tampico hasta Ciudad del Carmen. La ciudad es un importante centro petrolero y punto de partida de los trabajadores en alta mar, que llevan helicópteros hasta 65 millas a las plataformas en el Golfo.

Mientras el coronavirus se propagaba en abril, Castillo comenzó a pensar que debía mantenerse alejado de los andenes -donde trabajaba 14 días consecutivos cada mes- y de los autobuses debido a su obesidad, hipertensión y diabetes. Pero él, su pareja y su hijo adolescente dependían de su salario como mecánico de mantenimiento, que pagaba unos 315.000 pesos, o 14.420 dólares, al año.

Aunque México anunció sus primeros casos de Covid-19 el 28 de febrero, Pemex todavía no estaba haciendo pruebas del virus a los trabajadores antes de que embarcaran a partir de abril, según los trabajadores de cinco plataformas distintas. Para el 30 de abril, cuando Castillo regresó a la plataforma de Balam-Alfa, Pemex había reportado las muertes relacionadas con el virus de siete empleados y un contratista.

Los estrechos e interconectados cuartos de una plataforma en alta mar ofrecen al virus una matriz de infección potencialmente tan arriesgada como un crucero o un bar lleno de gente.

Una plataforma de Pemex suele albergar entre 200 y 300 empleados y contratistas que comen y duermen juntos en los dormitorios de a bordo. Hay una jerarquía en los arreglos de vivienda: Los supervisores y coordinadores duermen entre uno y dos por habitación, mientras que los ingenieros y técnicos duermen en dormitorios de cuatro. Los trabajadores de nivel inferior a menudo duermen seis por habitación y usan un baño común. Además de las personas alojadas en la plataforma, los directores vuelan para hacer las rondas de varias instalaciones en el agua, al igual que los trabajadores de mantenimiento contratados.

Cuando Castillo subió a bordo de la plataforma Balam-Alfa a finales de abril, no vio ninguna aplicación sistemática de medidas para combatir el virus, dice su pareja, Isabel Robledo Segura. Su equipo de trabajo improvisó sus propias medidas preventivas mientras continuaba interactuando con equipos que no llevaban máscaras ni se desinfectaban regularmente. Después de otro largo viaje en autobús a casa a mediados de mayo, decidió solicitar una baja remunerada en virtud de la cláusula 43 del contrato del sindicato de la STPRM con Pemex.

La cláusula estipula que los empleados que no puedan ir a trabajar debido a una catástrofe natural u otra situación extrema pueden calificar para recibir el pago hasta que puedan regresar con seguridad. A medida que se multiplicaron los casos de Covid, muchos empleados de Pemex empezaron a solicitar la cláusula 43. Castillo había trabajado para Pemex durante 23 años como trabajador “temporal”, es decir, alguien que efectivamente ocupa un puesto permanente pero que no tiene un contrato a largo plazo.

Se le dijo que “tendría que hacer cola detrás de los empleados de pleno derecho y que tal vez debería usar los días de vacaciones” según Segura.

No está claro cuándo y dónde Castillo estuvo expuesto al coronavirus. El 25 de mayo tomó otro autobús de regreso a Ciudad del Carmen para completar el papeleo en persona que erróneamente pensó que necesitaba. Estaba en casa en junio cuando empezó a desarrollar los síntomas de Covid. En ese momento, Pemex le concedió una licencia con goce de sueldo. Murió el 27 de junio, a la edad de 50 años. “A veces me derrumbo y lloro y lloro”, dice Segura, su voz se disuelve en sollozos. “Me dijo que estaba asustado”. A partir del 13 de agosto, Rodolfo Lehmann Mendoza, subdirector de servicios de salud de Pemex, dijo que la compañía había concedido permisos de la cláusula 43 a casi 8.500 empleados, alrededor del 7% de la fuerza laboral.

Eduardo Fernando Marín Castillo, un empleado de PEMEX externo durante 23 años |Cortesía: ISABEL ROBLEDO SEGURA/FACEBOOK

Sergio Castellanos, ingeniero de la plataforma de Pemex de 56 años, con hipertensión, estaba de vacaciones en mayo cuando solicitó una breve prórroga para cubrir el final de su estancia prevista en la plataforma Abkatún-Alfa. Tenía miedo del virus después de ver que Pemex no estaba implementando protocolos de sanidad o seguridad durante su estancia en la plataforma en marzo y abril, dice.

“Por unos días de trabajo, ¿por qué no me dejas ir y me das la oportunidad de evitar enfermarme?” pregunta. Los directores “están en las oficinas, y como están un poco más aislados, no se dan cuenta de lo malo que es la situación en las plataformas”. Su petición fue denegada, y trabajó los días 19 y 20 de mayo, los días restantes de su período de trabajo designado para el mes. El 21 de mayo dejó la plataforma y regresó a su casa en Minatitlán, Veracruz. Unos días después empezó a desarrollar un dolor de garganta, dolores corporales, dolor de cabeza, fatiga y pérdida de apetito. El 1 de junio fue ingresado en un hospital de Pemex. Su nivel de saturación de oxígeno había caído a un peligroso 78%. “Mis dientes temblaban tanto que no podía cerrar la boca”, dice. Se negó a dejar que los médicos lo intubaran porque pensaba que iba a morir. Se le suministró oxígeno, se recuperó y fue dado de alta el 12 de junio. Para el 2 de julio ya estaba de vuelta en las plataformas.

Pemex está en peor situación financieramente que casi cualquier otra compañía petrolera en el mundo, con una carga de deuda de 107.000 millones de dólares. Ha luchado para hacer frente a una pesada carga fiscal, una fuerza de trabajo inflada, pesadas obligaciones de pensiones, y un negocio de refinación que pierde dinero. (A pesar de todo el petróleo que extrae, Pemex importa el 65% de la gasolina que vende.) A lo largo de las décadas ha fracasado en hacer inversiones significativas en el descubrimiento de nuevos campos petrolíferos para reemplazar los ya agotados. Después de disminuir durante 15 años consecutivos, su producción de petróleo es la mitad de su pico de 2004. Moody’s Investors Service y Fitch Ratings bajaron la calificación de Pemex en abril, llevando sus bonos más lejos en el territorio de basura. S&P Global Ratings bajó su evaluación crediticia a BBB, dos muescas por encima de la basura, en marzo.

Durante décadas, Pemex ha sido manejada como una fuente de ingresos para el gobierno mexicano. Donde sus pares internacionales continuamente invierten sus fondos para encontrar más crudo, Pemex canaliza gran parte de sus ganancias al tesoro. Los impuestos, las regalías y otros ingresos del petróleo representan casi el 10% del presupuesto federal. La promesa de AMLO de aumentar la producción diaria de crudo de la compañía a 2,4 millones de barriles al final de su mandato en 2024 podría ser ambiciosa, dado que la producción de julio fue de 1,6 millones de barriles al día, el menor volumen de crudo bombeado desde octubre de 1979. Tampoco está claro si la demanda mundial se recuperará o cuándo.

Los trabajadores de las plataformas petroleras son cruciales para las esperanzas de AMLO. El 1 de mayo, Pemex anunció que había evacuado a casi 3.100 trabajadores de las plataformas, reduciendo a la mitad la densidad de éstas. La compañía dijo que todos los que producen petróleo se quedarían. “Cabe señalar que el retiro del personal se centra en funciones no esenciales que no afectan la operación de las instalaciones petroleras en alta mar”, dijo Pemex en un comunicado. Cuando se le preguntó el 3 de junio sobre los brotes de Covid-19 en instalaciones y plataformas frente a la costa de Campeche, AMLO dijo que “nada ha estado fuera de lo previsto”. Sin embargo, más recientemente, dijo que los brotes en las plataformas estaban empezando a afectar la producción. “También hemos tenido dificultades debido a Covid porque hemos tenido pacientes en plataformas petrolíferas, en barcos”, dijo en su conferencia de prensa matutina diaria el 7 de septiembre. “Los hemos tratado, y la producción se detuvo”.

Con una parte de la fouerza laboral enferma, hay aún más presión sobre los que están sanos para que sigan trabajando. “Las actividades de la plataforma no pueden detenerse de un día para otro porque tenemos compromisos de producción”, dice Morales, el ingeniero de la plataforma Pol-A. “Eso es lo que nos dice la gente de la oficina. Y, por supuesto, el presidente, la secretaria de energía, quieren la producción a nivel nacional.”

Después de que Morales fuese evacuado de Pol-A a mediados de abril, los médicos de un hospital de Pemex en Ciudad del Carmen le dieron de alta con un diagnóstico de laringitis y le dijeron que se aislase en un hotel cercano que él, y no Pemex, pagaría. En lugar de eso, tomó el siguiente autobús a Paraíso, donde su familia tiene una casa. Esperó en la abarrotada estación de autobuses durante tres horas, y luego viajó otras tres horas a Paraíso “pegado” a otros pasajeros en un autobús lleno de gente, dice.

Una semana después, los dolores de cabeza, la fiebre, la pérdida de apetito y los mareos de Morales habían empeorado tanto que su hijo lo llevó a un hospital de Pemex cercano. El hospital no podía acomodar a los pacientes de Covid, así que una ambulancia lo llevó a otro centro de Pemex, en Villahermosa. Ese hospital tenía suficiente agua potable sólo para los médicos y enfermeras, no para los pacientes, y el baño de la habitación de Morales no tenía ni jabón ni pañuelos. Su familia tuvo que comprarle agua y artículos de aseo. El aire acondicionado no funcionaba, así que Morales sudó a través de una fiebre de 102F en el calor tropical del sur de México. “Me sentí como un cachorro abandonado”, dice.

Le hicieron la primera prueba del virus el 24 de abril, el día que fue hospitalizado. El resultado dio positivo tres días después. Fue dado de alta el 1 de mayo, y el 19 de mayo dio negativo. Volvió a trabajar en la plataforma Pol-A el 5 de junio cuando envió un correo electrónico al departamento de recursos humanos de Pemex pidiendo la exención de trabajo de la cláusula 43. Citó su edad y su hipertensión. Nunca recibió una respuesta, dice.

La cláusula 43 se ha convertido en un problema para muchos trabajadores de Pemex, y para algunos en una fuente de descontento con su sindicato. Los trabajadores temen que se les nieguen sus beneficios sindicales si eluden la STPRM apelando directamente a la empresa, dice el trabajador de la plataforma Oscar Ortiz. Jaqueline Roxana Izaguirre Godinez, empleada de la refinería de Salina Cruz en el estado de Oaxaca, se queja de que el sindicato “negocia” con los trabajadores sobre las solicitudes de la Cláusula 43 en lugar de presionar sus casos con la empresa. También dice que el sindicato da a algunos trabajadores un trato preferencial con respecto a las solicitudes de la cláusula 43.

Ernesto Cavazos Soto, un trabajador de la plataforma, formó un movimiento para combatir lo que él ve como injusticia en el sindicato. Culpa al sindicato por no asegurar que Pemex mantenga a los trabajadores vulnerables fuera de las plataformas y saneando las instalaciones. Ortiz e Izaguirre son miembros del movimiento de Soto, conocido como Fusión Socios Activos de la Comunidad Petrolera.

Oliva, el portavoz de la STPRM, negó que el sindicato haya desalentado a los trabajadores de Pemex a solicitar la cláusula 43 o que haya dado un trato preferencial a algunos miembros del sindicato. “Sería absurdo objetar el cumplimiento de una cláusula que se negoció en el Convenio Colectivo para todos los trabajadores”, escribió.

Algunos trabajadores que no logran obtener las exenciones de la cláusula 43 de la empresa han solicitado mandamientos judiciales en los tribunales federales y estatales. Argumentan que tienen derecho a exenciones bajo la cláusula contractual o una orden del 31 de marzo de la Secretaría de Salud que dice que los mexicanos que están en alto riesgo de complicaciones graves de Covid-19 en sus trabajos deben quedarse en casa. La orden del ministerio expiró a finales de julio, haciendo más difícil que los trabajadores de Pemex recibieran o mantuvieran un permiso pagado. Un colectivo de abogados conocido como Justicia Covid, ha proporcionado servicios legales gratuitos a más de 100 empleados vulnerables de Pemex. Emmanuel Quiroz, un abogado del grupo, dice que algunos clientes tienen problemas para calificar como vulnerables porque la compañía no ha mantenido sus registros médicos actualizados.

“Pemex está obligada, en virtud de su contrato de negociación colectiva, a realizar exámenes médicos una vez al año, pero en algunas instalaciones hace años que los trabajadores no se someten a exámenes”, dice. Cuando ese es el caso, puede no estar claro si tienen condiciones que los pongan en riesgo.

Morales contrató a su propio abogado y pidió un mandato judicial después de que Pemex no actuó en su declaración de exención de la cláusula 43. Después de terminar su período de 14 días en junio en la plataforma Pol-A, se le concedió una orden judicial que le permitía permanecer fuera de la plataforma desde el 26 de junio hasta el 31 de julio.

A medida que la pandemia fluye y retrocede a través de México y el mundo, es una presencia constante en Pemex. Se ha infiltrado en las instalaciones de la compañía en tierra, incluyendo una refinería en Cadereyta. Han muerto por lo menos cuatro empleados de Cadereyta, incluidos dos de las unidades de procesamiento de la refinería, uno en ventas, y una enfermera del hospital regional de Pemex, según tres empleados de Pemex en la refinería que solicitaron el anonimato. El contagio comenzó con los trabajos de mantenimiento en una unidad que involucraba a unos 200 trabajadores, una mezcla de personal de Pemex y contratistas que trabajaban codo con codo, muchos sin máscaras, dicen los tres trabajadores. También dicen que la empresa dio a los contratistas externos acceso a la instalación sin realizar controles sanitarios.

En Salina Cruz, la refinería más grande de México, Izaguirre dice que Pemex no impuso el distanciamiento social ni proporcionó máscaras a todos los trabajadores en abril y mayo. No había jabón en los baños ni gel antibacteriano, dice. “La empresa está obligada a proporcionarnos el equipo y los materiales para protegernos”, dice. “Compré mi propia mascarilla, guantes de látex y gel desinfectante porque me preocupaba que se infectaran y que mis hijos se contagiaran”.

La joya de la corona de la campaña de AMLO para rejuvenecer Pemex es una nueva refinería de 8.000 millones de dólares en el estado de Tabasco, donde nació el presidente mexicano. Cuando se complete la construcción, la refinería tendrá la capacidad de procesar 340.000 barriles por día, convirtiéndola en la más grande del país. AMLO dice que la refinería permitirá a México dejar de importar gasolina. Sus críticos dicen que el proyecto desvía la atención del negocio principal de la perforación y señalan que las seis plantas existentes de Pemex operan a un tercio de su capacidad.

AMLO durante una visita a la refinería Dos Bocas | AGENCIA EL UNIVERSAL/DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ/LCG/AP IMAGES

Sin embargo, un video publicado por la empresa holandesa Van Oord, subcontratista del proyecto, muestra que las empresas están trabajando sin cesar para completar la refinería para el plazo de 2023 de AMLO. Fuera del sitio, cientos de residentes locales se apiñan sin máscaras ni distanciamiento social, con la esperanza de conseguir uno de los 20.000 trabajos de construcción prometidos por AMLO, según el sitio de noticias mexicano Animal Político. La secretaría de energía de AMLO, Rocío Nahle, que frecuentemente twitea fotos y videos del sitio, recientemente dio positivo en Covid-19.

Unos 48.000 empleados de Pemex están trabajando desde casa. Este verano la compañía extendió un pedido de trabajo desde casa hasta el final del año, al tiempo que creó directrices más estrictas para los empleados que esperaban calificar como “vulnerables” y con derecho a vacaciones remuneradas. Según un documento interno de Pemex del 27 de julio visto por Bloomberg Businessweek, los empleados deben tener 65 años o más para calificar como de alto riesgo debido a que tienen cinco años más que la edad mínima ordenada por la Secretaría de Salud de México. En el caso de las personas con diabetes o hipertensión, además de los requisitos de la Secretaría de Salud -como tener hipertensión en la etapa 2- deben haber tenido una emergencia médica importante como un ataque al corazón o un derrame cerebral. El representante de Pemex dijo que los médicos evaluarán a cada paciente individualmente y utilizarán los criterios como una guía más que como un requisito.

El 1 de agosto, Morales regresó al trabajo, llegando al puerto de Dos Bocas en Tabasco y uniéndose a otros 10 hombres en mono naranja que esperaban en un helipuerto bajo un cielo sin nubes. Bromearon oscuramente sobre el hecho de estar encarcelados en prisiones en el mar, en el corredor de la muerte. Después de someterse a pruebas de diagnóstico rápido para el coronavirus, volaron 75 millas hasta las plataformas en alta mar. Morales dijo que no sintió el pánico que lo atenazó en su último viaje a la plataforma, pero que estaba seguro de que en casa su esposa e hijos y Mollete el Chihuahua estaban preocupados por él. “Mi esposa siempre piensa lo peor. Pero yo soy optimista”, dijo. “Estamos en las manos de Dios”.