in

Ex secretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos es detenido en Los Ángeles

Rebecca Blackwell | AP

El ex secretario de defensa mexicano, el general Salvador Cienfuegos, que dirigió el ejército del país durante seis años bajo el mandato del expresidente Enrique Peña Nieto, ha sido arrestado por cargos de tráfico de drogas y lavado de dinero en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, dijeron el jueves fuentes estadounidenses y mexicanas.

La DEA se negó a hacer comentarios el jueves por la noche.

El Ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, escribió en su cuenta de Twitter que el embajador de los Estados Unidos, Christopher Landau, le había informado del arresto del general retirado y que Cienfuegos tenía derecho a recibir asistencia consular.

Cienfuegos sirvió de 2012 a 2018 como secretario de defensa bajo Peña Nieto. Es el ex funcionario del gabinete de mayor rango arrestado desde Genaro García Luna, quien fue arrestado en Texas en 2019. García Luna, quien sirvió bajo el mandato del expresidente Felipe Calderón, se ha declarado inocente de los cargos de tráfico de drogas.

Cienfuegos tiene 72 años y se ha retirado del servicio activo. La secretaría de Defensa de México no tuvo una reacción inmediata al arresto.

Se trata del golpe más importante al Ejército mexicano desde la detención de Jesús Gutiérrez Rebollo en 1997, considerado el zar antidrogas del Gobierno del expresidente Ernesto Zedillo, condenado en 2007 a 40 años de prisión por vínculos con el crimen organizado. Y la primera vez en la historia de México que se detiene a un exsecretario de Defensa.

“Nunca ha habido un secretario de defensa en México detenido”, dijo Jorge Castañeda al New York Times , “El ministro de defensa de México es un tipo que no sólo dirige el ejército y es un militar, sino que depende directamente del presidente. No hay nadie por encima de él excepto el presidente” afirmó el ex secretario de relaciones exteriores.

Mike Vigil, el ex jefe de operaciones internacionales de la DEA dijo que cuando estuvo en México en 2012 escuchó las acusaciones de corrupción sobre Cienfuegos.

“Siempre hubo acusaciones de corrupción, nada en lo que pudiéramos hincarle el diente. Eso era algo inaudito porque México siempre ha puesto a los militares en un pedestal”, dijo Vigil, autor del libro “La Tierra del Cártel del Encanto” (The Land of Enchantment Cartel.

“La corrupción está llegando a su fin, porque los individuos que antes eran intocables ahora están siendo arrestados”, dijo Vigil. “Si cooperan (con los fiscales de EE. UU.) hay otros que van a caer, señalando que los funcionarios de EE. UU. “por lo general no quieren negociar hacia abajo, por lo general negocian hacia arriba”, buscando pruebas contra funcionarios de igual o mayor rango. “Es realmente una situación precaria para México tener dos funcionarios de nivel de gabinete arrestados en los EE. UU.”

Sean cuales sean los cargos, será un duro golpe para la política y sociedad mexicana, el ejército y la marina son algunas de las pocas instituciones públicas respetadas que quedan.

Si bien el actual presidente Andrés Manuel López Obrador ha prometido ir tras la corrupción bajo las administraciones pasadas, también ha dependido más del ejército -y le ha encargado más tareas, que van desde la construcción de proyectos de infraestructura hasta la distribución de suministros médicos- que cualquier otro presidente en la historia reciente.

Bajo el gobierno de Cienfuegos, el ejército mexicano fue acusado de frecuentes abusos de los derechos humanos, pero eso fue cierto tanto para sus predecesores como para su sucesor en el cargo.

El peor escándalo en el mandato de Cienfuegos fue el asesinato de sospechosos en un almacén de grano por parte del ejército en 2014.

La masacre de junio de 2014 involucró a soldados que mataron a 22 sospechosos en el almacén del pueblo de Tlatlaya. Mientras que algunos murieron en un tiroteo inicial con la patrulla del ejército – en el que un soldado resultó herido – una investigación de derechos humanos mostró más tarde que al menos ocho y tal vez hasta una docena de sospechosos fueron ejecutados después de que se rindieran.