in

Italia prepara nuevas medidas contra el virus, Londres y París están bajo restricciones

Londres el 15 de Octubre | Simon Dawson

Millones de ciudadanos Europeos se enfrentaron a mayores restricciones de movimiento durante el fin de semana, con Italia preparando nuevas medidas y Londres y París imponiendo normas más estrictas. Parte de un esfuerzo creciente por controlar el aumento de los casos de Coronavirus.

El primer ministro italiano Giuseppe Conte podría ordenar que bares y restaurantes cierren a las 10 de la noche, prohibir algunas actividades deportivas y cambiar el horario de las escuelas preparatorias para evitar congestión, según funcionarios de su gobierno, que pidieron no ser identificados de acuerdo con su normativa. Está previsto que anuncie sus planes este domingo.

En Londres, el sábado entraron en vigor nuevas normas que prohíben a las personas mezclarse con otros habitantes al interior de sus hogares, mientras que en París y otras ocho ciudades francesas, residentes están ahora confinados en sus casas entre las 9 de la noche y las 6 de la mañana durante cuatro semanas. En Bélgica, que tiene el mayor número de casos per cápita en Europa, a excepción de la República Checa, el gobierno anunció planes para nuevas restricciones en todo el país a partir del lunes.

Con la excepción de Bélgica, los dirigentes europeos se han atenido en su mayoría a restricciones más locales dirigidas a los puntos críticos del virus urbano, después de que los amplios cierres a principios de este año desencadenaran algunas de las peores recesiones registradas. Sin embargo, la región se dirige hacia el invierno, cuando la gente no podrá pasar tanto tiempo al aire libre y es probable que las tasas de transmisión local aumenten.

“Cómo se desarrollarán el invierno y la Navidad en los próximos días y semanas a través de la suma de acciones individuales”, advirtió la canciller alemana Angela Merkel en su podcast semanal, subrayando la importancia de abstenerse de viajes y celebraciones innecesarias.

El aumento de las restricciones se produce a medida que los nuevos casos llegan a los registros record en gran parte de Europa. Francia reportó 32.427 infecciones el sábado, Italia 10.925, el Reino Unido 16.171 y Alemania 7.695.

La coalición italiana está dividida por las nuevas restricciones. Algunos en el gobierno buscan normas aún más estrictas, mientras que Conte insiste en que el brote ahora es muy diferente de lo que el país enfrentó a principios de este año, por lo que las medidas deben reflejar la situación actual, informaron los medios italianos, incluyendo Il Corriere della Sera. Los líderes regionales se reunirán el domingo con algunos ministros para intentar acordar nuevas reglas, que Conte anunciará más tarde.

Autoridades de la región de Lombardía, que incluye la capital económica de Milán, ya anunciaron el viernes a bares y restaurantes que empezaran a cerrar a medianoche. Se han suspendido los juegos de azar y prohibido que los establecimientos sirvieran alcohol después de las 6 de la tarde, excepto a los clientes sentados en mesas. También se anunciaron restricciones para las escuelas preparatorias y eventos deportivos.

En Bélgica, el Primer Ministro Alexander de Croo dijo que las restricciones a la hotelería, junto con el toque de queda entre medianoche y las 5 a.m. y las restricciones a la venta de alcohol y a las reuniones, entrarán en vigor el lunes durante cuatro semanas. El trabajo desde casa será obligatorio siempre que sea posible. Los bares de Bruselas ya habían cerrado la semana pasada.

“Por muchas medidas, los números son peores que en marzo o abril”, dijo De Croo durante una conferencia de prensa. “Y no traigo un buen mensaje: esos números probablemente seguirán subiendo en los próximos días.”

La experiencia de Bélgica sugiere que la perspectiva de cuarentenas nacionales es cada vez más probable, incluso después de que líderes como el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, se comprometieron a hacer todo lo posible para mantener sus economías en funcionamiento.

En España, los bares y restaurantes han cerrado en la región de Cataluña, alrededor de Barcelona, mientras que en Austria, el Canciller Sebastián Kurz está tratando de canalizar lo que llamó el “espíritu de equipo” que mostraron los ciudadanos durante la primera ola de infecciones en la primavera. El gobierno ha programado una reunión con las nueve provincias del país para el lunes para decidir cómo reducir los contactos sociales y evitar una segunda cuarentena.