in

El gobierno de México utiliza los ensayos humanos como vía para asegurar las futuras vacunas Covid-19.

Un restaurante en Ciudad de México | Claudio Cruz, AFP, Getty

México ha aceptado ser anfitrión de ensayos clínicos de siete vacunas de Covid-19 para fortalecer las relaciones con las compañías farmacéuticas en caso de que la limitada capacidad de producción lleve a una batalla por las dosis.

“Estamos adelantando lugares en la fila para la compra de algo que aún no existe”, dijo Martha Delgado, subsecretaria de Relaciones Exteriores, que ha dirigido los esfuerzos de México para asegurar las vacunas. “No puedes esperar a verlo antes de ponerte en la fila… existe el riesgo de que algunos países digan ‘esto es todo para mí'”, dijo al Financial Times en una entrevista.

La voluntad del gobierno en acoger los ensayos de la fase 3 refleja una preocupación más amplia entre muchos países en vías de desarrollo de que podrían tener dificultades para asegurar suficientes dosis de vacunas una vez que se apruebe finalmente el uso de la vacuna Covid-19.

Las negociaciones entre los Estados Unidos, el Reino Unido, la Unión Europea, Japón y otras naciones ricas han dado lugar a que los países ricos, que representan apenas el 13% de la población mundial, hayan comprado ya más de la mitad de las dosis prometidas de los principales candidatos a la vacuna, según Oxfam.

Para mantenerse al día, gobiernos como el de México han tenido que adoptar otras estrategias. La mayor economía de América Latina será la sede de los ensayos de vacunas de las empresas estadounidenses Johnson & Johnson y Novavax, la china CanSino, el Instituto Gamaleya de Rusia, la alemana CureVac, la francesa Sanofi Pasteur y la italiana ReiThera.

“México ha sido anormalmente agresivo en la búsqueda de acuerdos para llevar a cabo ensayos… es muy cierto que México está a la cabeza en este momento”, dijo Jonathan Terluk, subdirector de operaciones de Empra, una consultoría de riesgos, que ha estado estudiando la carrera de las vacunas.

Las empresas farmacéuticas afirman que el futuro acceso a las vacunas nunca está vinculado a la voluntad de un país de acoger ensayos con seres humanos. Sin embargo, algunos grupos dijeron que la participación en el desarrollo de una vacuna sería reconocida en las negociaciones sobre futuros suministros.

“[J&J] cree que aquellos países y organizaciones que proporcionan un apoyo crítico a nuestra investigación y desarrollo de vacunas deberían recibir prioridad en la consideración de la asignación de la vacuna dada su habilitación de acceso global”, dijo la compañía, en respuesta a las preguntas.

CureVac dijo que “reconocería apropiadamente el valor y la importancia de la contribución de los centros de ensayos clínicos”.

El Fondo Ruso de Inversión Directa, el fondo estatal del Kremlin que ha financiado la vacuna Sputnik V del Instituto Gamaleya, se negó a comentar los ensayos de México, pero dijo que la aprobación de los reguladores nacionales de salud era “el principal hito” para iniciar el suministro de la vacuna.

ReiThera se negó a hacer comentarios. Sanofi, AstraZeneca y CanSino no respondieron a la solicitud de comentarios.

Brasil también ha sido un lugar popular para los ensayos de fase 3 y ha aceptado probar las vacunas de AstraZeneca, SinoVac, J&J, CanSino y la asociación entre Pfizer y BioNTech.

Sin embargo, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que a menudo ha minimizado los riesgos del Covid-19, pareció recientemente cambiar la posición del país en cuanto a las pruebas, rechazando la compra por parte del ministerio de salud de 46 millones de dosis de una inyección de SinoVac de China que debía ser probada en el estado de São Paulo.

“Cualquier vacuna, antes de ser puesta a disposición de la población, debe ser científicamente probada por el ministerio de salud y certificada por la agencia sanitaria nacional”, dijo el miércoles. “El pueblo brasileño no será conejillo de indias de nadie“.

México y Brasil han sido seleccionados para probar vacunas experimentales en parte porque las tasas de infección allí se han mantenido altas. Utilizando un promedio de siete días, Brasil ha registrado más de 20.000 nuevos casos al día desde principios de junio, mientras que México ha registrado más de 4.000 nuevos casos al día desde mediados de junio.

Además, el gran número de personas en México con problemas de salud subyacentes, como la diabetes, hace posible probar a los candidatos a los ensayos en una gama de diferentes tipos de población.

México ya ha firmado acuerdos con Pfizer, AstraZeneca y CanSino para obtener dosis suficientes para inocular a 117m de sus 127m de personas para finales de 2021, si esas vacunas son aprobadas. Pero los ensayos de fase 3 de otros candidatos continuarán, ha dicho el ministro de asuntos exteriores, para ayudar también a identificar qué vacunas son más efectivas para la población mexicana.