in

Alemania y Francia imponen estrictos confinamientos de un mes para controlar el virus.

AP

Alemania y Francia restringirán el movimiento por lo menos durante un mes, acercándose a los rigurosos confinamientos de la primavera mientras Europa busca recuperar el control de la rápida propagación del coronavirus.

Las dos economías más grandes de la Unión Europea cerrarán bares, restaurantes y servicios no esenciales, permitiendo al mismo tiempo que las escuelas y la mayoría de los negocios funcionen. El enfoque del presidente francés Emmanuel Macron y de la Canciller alemana Angela Merkel trata de lograr un equilibrio entre la protección de la salud pública y evitar otro golpe debilitante para la economía.

En un discurso en horario de máxima audiencia, el presidente admitió que el avance de la pandemia le había sorprendido, pero subrayó que lo mismo había ocurrido por toda Europa. “Todos estamos en el mismo punto, desbordados por una segunda ola que, ahora lo sabemos, sin duda será más dura y letal que la primera”, dijo. “Si no echamos el freno de forma brutal a las contaminaciones, nuestros hospitales en seguida se verán saturados […] Y los médicos deberán elegir entre un enfermo de Covid y una víctima de un accidente de carretera, o entre dos enfermos de Covid. Teniendo en cuenta nuestros valores, lo que es Francia, esto es inaceptable”, añadió.

“Hoy es un día difícil, también para los responsables políticos”, dijo Merkel en una conferencia de prensa en Berlín. “Sabemos lo que le exigimos al pueblo”.

El cierre de Francia comenzará el viernes, mientras que las restricciones de Alemania entrarán en vigor el lunes. Las medidas forman parte de una serie de medidas más estrictas impuestas por los gobiernos de toda Europa que presenta mas de 210 000 decesos y casi 6,5 millones de infecciones.

Alemania, el Reino Unido, Italia, España y Grecia informaron el miércoles de un aumento diario récord de casos, mientras que el ritmo semanal de Francia ha ido en aumento durante los últimos 26 días.

Macron pintó un cuadro sombrío de la lucha de Francia contra la pandemia, advirtiendo que el país necesita un “freno brutal” a las infecciones. Dijo que podría haber 400.000 muertes francesas por la enfermedad en meses si no se hace nada, y que las instalaciones de cuidados intensivos tendrán 9.000 pacientes -cerca de la capacidad- a mediados de noviembre, según las tendencias actuales.

“El virus está circulando en Francia a una velocidad que ni siquiera el pronóstico más pesimista preveía”, dijo Macron en un discurso televisado a nivel nacional el miércoles por la noche. “Las medidas que hemos tomado han resultado ser insuficientes para contrarrestar una ola que está afectando a toda Europa”.

El líder francés abrió la perspectiva de suavizar algunas restricciones si hay una mejora en dos semanas. El objetivo de las medidas es reducir los casos diarios a 5.000, muy lejos del promedio actual de más de 39.000 al día.

Los pacientes en los hospitales y ocupando camas de cuidados intensivos ya son varias veces más altos que al comienzo del primer encierro. Las hospitalizaciones se acercaron a las 19.000 el martes, en comparación con poco más de 2.500 el 17 de marzo, según datos de las autoridades sanitarias. Cerca de 3.000 pacientes están en unidades de cuidados intensivos, comparado con los 700 de la víspera del cierre de primavera.

Aunque Francia está aumentando la capacidad de cuidados intensivos, no es suficiente para manejar la propagación de la enfermedad, dijo Macron.

“Se hizo un esfuerzo colosal con entrenamiento e inversión, pero no es suficiente para enfrentar esta ola”, dijo. “No hay una solución mágica. No podemos construir una capacidad diferente en unos pocos meses”.

Los líderes europeos se han visto obligados a ceder y a revivir los estrictos límites que golpearon a las economías en el segundo trimestre, ya que las tasas de contagio se disparan y los hospitales están bajo presión.

Merkel pidió un esfuerzo nacional concertado para luchar contra la pandemia. El cierre parcial se acordó después de tensas conversaciones con los líderes de los 16 estados de Alemania, algunos con brotes menos severos resistieron a restricciones más severas impuestas por el gobierno federal. Las tensiones eran altas antes de la reunión, que se adelantó dos días en señal de mayor urgencia.

Con el cansancio del público por las medidas pandémicas y el aumento de las protestas, el gobierno trató de aliviar la presión poniendo a disposición de las empresas afectadas por las medidas hasta 10.000 millones de euros (11.700 millones de dólares) en ayudas, incluyendo el reembolso de hasta el 75% de las ventas perdidas en noviembre.

Después de no conseguir nuevas medidas hace dos semanas, la propuesta de Merkel fue adoptada casi en su totalidad después de que los casos surgieran desde entonces. El líder alemán dijo que el 75% de las nuevas infecciones no podían ser rastreadas hasta su origen y que los hospitales se arriesgaban a ser abrumados en semanas si las tendencias continuaban.

Pero todavía había signos de división. El estado de Turingia solicitó que se le pidiera al parlamento alemán que declarara una emergencia sanitaria nacional y respaldara las medidas – en gran parte un esfuerzo por controlar la autoridad de la administración de Merkel. Los funcionarios se reunirán de nuevo en dos semanas para evaluar el impacto de las medidas.

“Estoy agradecido de que hayamos llegado a un acuerdo aquí después de largas discusiones”, dijo Merkel. “No queremos caer en una emergencia sanitaria nacional”.