in

México está listo para legalizar la marihuana, pero a los activistas no les gustan los detalles

Fernando Llano | AP

Es el momento que los defensores de la marihuana legal han estado esperando: Los legisladores, trabajando bajo una orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tienen hasta mediados de diciembre para finalizar las reglas que harán del país el mercado más grande del mundo para la marihuana legal.

Los defensores de la legalización han sostenido durante mucho tiempo que ésta rompería el mercado negro, permitiría un consumo seguro y regulado, crearía puestos de trabajo y reduciría la delincuencia.

Pero en lugar de contar los días con alegría, están haciendo una campaña de once horas para cambiar la legislación que dicen que favorecería a las grandes corporaciones sobre las pequeñas empresas y las granjas familiares, mientras que hacen poco para abordar las cuestiones que están en la raíz del comercio de drogas ilegales del país.

“La verdad es que estamos a pocas semanas de la votación y no sabemos qué va a pasar”, dijo Julio Salazar, abogado principal y defensor de la legalización de México Unido contra la delincuencia. “No estoy seguro de que la iniciativa que está siendo impulsada por el Congreso realmente mejore las cosas. Crea un mercado de cannabis para los ricos y sigue utilizando el derecho penal para perpetuar una guerra contra las drogas que ha perjudicado a las personas más pobres y con menos oportunidades”.

La propuesta permitiría a las empresas privadas cultivar y vender marihuana al público. Pero limitaría a seis el número de plantas que un individuo podría poseer y exigiría a los consumidores que se registraran para obtener una licencia del gobierno – un paso que, según los defensores, podría desalentar el uso legal y dejar a los clientes con más probabilidades de permanecer en el mercado ilegal.

También requeriría que los vendedores comerciales proporcionaran un sistema de rastreo de productos desde la semilla hasta la venta, similar al sistema utilizado en California, pero que probablemente sería mucho más difícil en las zonas rurales de México.

Ricardo Monreal, el líder en el Senado de Morena, ha dicho que los legisladores consideraron varios modelos internacionales para la legalización. La propuesta actual toma prestados elementos de Uruguay, Canadá y algunos estados de los Estados Unidos.

Los defensores temen que la legislación, si se aprueba tal como está redactada, sacará a las empresas de propiedad mexicana de un nuevo y lucrativo mercado, al tiempo que hará poco por aflojar el control de la delincuencia organizada sobre el tráfico de drogas.

“Queremos un marco legal que pueda llevar a algunos de estos actores del mercado ilegal a uno legal”, dijo Zara Snapp, cofundadora del Instituto RIA, un grupo de investigación y promoción de políticas de drogas con sede en la Ciudad de México. “El precio de compra tiene que ser lo suficientemente bajo como para reducir el mercado ilegal para los consumidores. … También hay que asegurarse de que hay suficientes puntos de entrada para que [los cultivadores] se muevan”.

Si el 30 por ciento de los cultivadores pueden entrar en el mercado legal, dijo, “eso es el 30 por ciento que está pagando impuestos y saliendo de las sombras, cuando antes era el cero por ciento”.

Monreal ha dicho a los periodistas que ningún proyecto de ley atendería perfectamente las demandas de los defensores, pero se espera que el fin de la prohibición impulse la economía de México y permita a los pequeños agricultores salir de debajo de los cárteles.

“Lo más importante para México y sus legisladores es que se atrevan a derribar este tabú de décadas de antigüedad”, dijo Monreal a Reuters este año. La fecha límite para la votación es el 15 de diciembre.

El cáñamo fue traído al país por los colonos españoles en el siglo XVI para su uso como material de construcción. En el siglo XX, la marihuana fue prohibida en todo México y el lucrativo producto se trasladó a la clandestinidad. El cultivo de la marihuana, en gran parte para su exportación a los Estados Unidos, financió el crimen organizado que continúa hoy en día.

Pero hace una década, la prohibición comenzó a suavizarse. Los legisladores despenalizaron la posesión de pequeñas cantidades de droga en 2009; el entonces presidente Felipe Calderón, que militarizó la lucha contra los cárteles, dijo que la medida permitiría a las fuerzas del orden cambiar el enfoque de los usuarios individuales a los traficantes y contrabandistas de drogas a gran escala.

Los fallos de los tribunales aflojaron aún más las normas. La Corte Suprema dictaminó en 2018 que la prohibición del cannabis violaba los derechos constitucionales de los mexicanos.

A medida que empezaron a surgir variedades especiales y productos gourmet de cannabis en los Estados Unidos donde era legal, el flujo de tráfico se disparó. Según la DEA, la marihuana cultivada en el oeste de los Estados Unidos estaba siendo exportada hacia México a través de la frontera a consumidores dispuestos a pagar una prima.