in

Los hospitales italianos se enfrentan a una creciente presión por el Coronavirus

El país está encaminado a tener más pacientes de Covid-19 en cuidados intensivos para la última semana de noviembre que durante el pico que vivió durante la primavera.

El hospital Maggiore di Lodi, en Lodi el viernes pasado | Flavio Lo Scalzo / Reuters

El rápido aumento del número de pacientes con coronavirus en las salas de cuidados intensivos está a punto de superar el primer pico de la pandemia que registró el país durante la primavera. La situación eleva la ansiedad en un país que está confinando cada vez a más regiones.

Aunque las medidas de distanciamiento social hayan reducido la velocidad del incremento de las hospitalizaciones durante los últimos días, Italia sigue en camino hacia una mayor cantidad de pacientes de Covid-19 en cuidados intensivos para la última semana de noviembre que los 4.068 alcanzados en abril, cuando la primera ola llegó a su punto máximo.

Hasta el domingo, Italia tenía 3.422 casos de coronavirus en cuidados intensivos. El número total de pacientes hospitalizados, 35.469, ya es más alto que el pico visto esta primavera.

A principios de este año, Italia fue el primer país occidental en ser golpeado duramente por el coronavirus, y el primero en imponer una cuarentena a nivel nacional. El país comenzó a reabrir en mayo y para el verano la vida casi había vuelto a la normalidad, ya que millones de personas se dirigieron a las playas y las montañas.

Los expertos en salud habían advertido de que las consecuencias del verano libre, seguido en septiembre por el regreso al trabajo y a la escuela, podrían traducirse en un resurgimiento de las infecciones y las hospitalizaciones. Sin embargo, el reciente aumento de casos en el territorio ha superado incluso las previsiones más pesimistas.

El 1ero de octubre, había menos de 3.400 personas en los hospitales italianos siendo tratadas por Covid-19, de las cuales solo 291 se encontraban en cuidados intensivos. Ese día, 24 personas murieron debido al virus. Desde entonces, el número de personas en hospital y en cuidados intensivos se ha multiplicado por más de 10. Hoy en día más de 500 personas están falleciendo diariamente por el virus.

El rápido aumento ha ejercido una gran presión sobre el sistema de salud italiano, afectando a hospitales de muchas partes del país, en contraste con la primera ola concentrada regionalmente, que afectó principalmente al norte de Italia.

Las ambulancias en Lombardía, región donde Milán es la capital, y en otras partes del país se han visto obligadas a esperar durante horas para desembarcar a sus pasajeros en las salas de emergencia de los hospitales.

Las ambulancias que recogen a los pacientes con coronavirus en Milán han comenzado a conducir directamente a los hospitales hasta una hora de distancia donde hay más capacidad.

El pico de hospitalizaciones podría estar todavía a varias semanas de distancia, según profesionales de la salud.

“El sistema hospitalario está al borde del colapso”, dijo Dario Manfellotto, jefe de medicina interna del hospital Fatebenefratelli de Roma y presidente de Fadoi, la asociación nacional de internistas de Italia.

Dos tercios de las camas hospitalarias en Italia destinadas a enfermedades infecciosas, medicina general y medicina respiratoria están ocupadas actualmente por pacientes con Covid-19, según las cifras de Fadoi. Otros pabellones están siendo continuamente convertidos para manejar pacientes con coronavirus.

El hospital del Dr. Manfellotto había sido designado por las autoridades como una instalación libre de Coronavirus, pero recientemente abrió una sala para pacientes con Covid-19 a medida que el número de hospitalizaciones aumentó en Roma y sus alrededores.

La pandemia ha progresado más en el sur de Italia durante la segunda ola, lo que ha hecho que algunos de los hospitales de la región se desplomen. En Nápoles, la ciudad más grande del sur, los coches, algunos días, hacen cola durante horas para dejar a los pacientes con coronavirus en la sala de urgencias, mientras que los trabajadores sanitarios administran oxígeno y goteos intravenosos directamente a las personas en sus coches.

Un vídeo publicado en los medios sociales mostraba a un hombre muerto en el suelo de un baño dentro de un hospital de Nápoles sin que nadie le atendiera. El hombre había estado esperando con otras docenas de personas sospechosas de estar infectadas en una sala de emergencias desbordada donde otras personas yacían en camillas.

Aunque las hospitalizaciones y las infecciones confirmadas están en aumento, el número de muertes está muy por debajo del ritmo de la primavera, gracias a que las personas son tratadas más temprano, a los mejores tratamientos y a la edad promedio más baja de los infectados.

Más de 45.000 muertes en Italia se han atribuido oficialmente al coronavirus, de las cuales casi 9.000 se produjeron durante el mes pasado. Alrededor de 28.000 muertes en marzo y abril, pero esa cifra subestima en gran medida el verdadero número de fallecidos, porque en ese momento muchas personas murieron fuera de los hospitales y nunca se les hizo la prueba.

Hasta ahora Italia se ha resistido a un segundo confinamiento nacional. Varias regiones particularmente afectadas, incluida Lombardía, tienen cierres que limitan gravemente los movimientos personales y obligan a cerrar restaurantes y muchas tiendas.

En algunos casos, la mala gestión territorial ha agravado la situación. El gobierno pidió a las 20 regiones italianas que duplicaran su capacidad de UCI para prepararse para una posible segunda ola. En Calabria, una región acosada por el crimen organizado y la corrupción, el número de camas de la UCI se elevó por solo sólo seis a 152.

Un hospital temporal establecido en abril en el centro de convenciones de Milán ha reabierto sus puertas y tiene unos 70 pacientes en cuidados intensivos, lo que ha aliviado en parte la tensión de los hospitales locales. Hospitales temporales similares han sido establecidos en otras ciudades, incluyendo Bérgamo.

Pero el número de camas en UCI no es el problema más pertinente, según algunos médicos de primera línea, sino el hecho que el país se enfrenta a una escasez de trabajadores de la salud, especialmente de enfermeras.

Es necesario que haya una enfermera por cada dos pacientes, según Pietro Brambillasca, médico del hospital Papa Giovanni XXIII de Bérgamo.

“Aunque construyamos nuevos hospitales en 10 días con 100.000 camas, nunca tendremos los recursos para gestionarlos”, dijo el Dr. Brambillasca. “No se trata de construir los muros, no se trata de máquinas. Es una cuestión de personal y lleva meses aprender una nueva profesión, de lo contrario el trabajo se hace de forma incorrecta. Así que es mejor invertir recursos y personas para tratar de detener la propagación del virus.”

El Dr. Brambillasca dice que se deben hacer más diagnósticos fuera de los hospitales para liberar espacio para los pacientes gravemente enfermos y para disminuir la posibilidad de que los pacientes de Covid infecten a otras personas en el hospital. También se debe mitigar la presión sobre los hospitales, dijo, estableciendo más “hoteles Covid” donde se pueda trasladar a las personas que todavía tienen el virus pero que ya no necesitan atención hospitalaria las 24 horas del día.