in

A medida que Covid-19 resurge, la gran incógnita es dónde se está infectando la gente

El continente europeo y los EEUU están luchando por identificar los lugares donde se están produciendo la mayoría de las infecciones por coronavirus. Esto ha dificultado la imposición de restricciones efectivas para mitigar los contagios del virus.

Un mercado en Berlín | Maja Hitij / Getty Images

Las naciones occidentales se enfrentan a un gran desafío en la lucha contra la pandemia de Covid-19: A diez meses de la crisis sanitaria, muchos países todavía saben poco sobre dónde se está contagiando el virus.

El problema se está agudizando a medida que se producen nuevos records de casos en los Estados Unidos y Europa, aumentando la presión sobre las autoridades para que impongan restricciones selectivas y eficaces en los lugares en que se propaga el virus, en lugar de medidas amplias de confinamiento que causen estragos en la economía.

En Alemania, las autoridades dicen que no saben dónde se contagió el 75% de las personas que actualmente dan positivo al Coronavirus. En Austria, la cifra es del 77%. En España, el Ministerio de Sanidad dijo que sólo pudo identificar el origen del 7% de las infecciones registradas en la última semana de octubre. En Francia e Italia, sólo un 20% de los nuevos casos han sido relacionados con personas que previamente dieron positivo.

Jay Varma, asesor principal de salud pública de la alcaldía de Nueva York, dijo que el 10% de las infecciones de la ciudad se deben a los viajes, el 5% a las reuniones y otro 5% a los entornos institucionales como las residencias de personas mayores.

“La gran mayoría del resto -en alguna parte alrededor del 50% o más- no tenemos una forma de atribuir directamente su fuente de infección”, dijo Varma. “Y eso es una preocupación”.

Una razón de este déficit es que la mayoría de los sistemas de rastreo de contactos establecidos para investigar las infecciones no han identificado suficientes contactos para trazar un mapa de cómo se propaga el virus. Y cualquier dato que generen no siempre se utiliza para informar cómo crear restricciones más discriminatorias.

Las naciones asiáticas que han utilizado el rastreo de contactos con éxito para controlar la enfermedad entrevistan a 10 o más contactos para cada caso. En EE.UU., Francia, el Reino Unido y España, los rastreadores están identificando menos de cuatro contactos para cada caso, según datos del gobierno.

Incluso cuando se pueden obtener datos de esos registros de rastreo de contactos tan limitados y parciales, es probable que estén sesgados por distorsiones estadísticas.

Para ilustrar esto, Marc Lipsitch, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, señala los datos gubernamentales de varios países que muestran que la mayoría de las personas se están infectando en sus hogares. El hogar, si bien es sin duda un motor de las infecciones, probablemente encabeza la lista, dijo.

“Puede que estemos poniendo demasiado énfasis en lo que podemos rastrear… y no actuando sobre los tipos de establecimientos que muy probablemente contribuyan, pero para los que los datos no son tan convincentes”, dijo.

Falko Liecke, concejal de salud y juventud del distrito de Neukölln en Berlín, dijo que sus rastreadores de contacto a menudo se topan con el problema de que las personas que dan positivo “no pueden o no quieren recordar” dónde estaban exactamente, y con quién, en los días anteriores a mostrar los síntomas. Un retraso actual de hasta una semana en la obtención de los resultados de las pruebas está empeorando las cosas, dijo.

El problema se agrava por la forma en que funciona este virus, especialmente por el hecho de que las personas pueden tardar hasta 10 días en desarrollar síntomas. También pueden ser infecciosas sin mostrar ningún síntoma o “asintomáticas”.

Algunas ciudades alemanas han instado a la gente a llevar un “diario de contacto” que podrían entregar a los rastreadores de contacto si dan positivo.

Un punto ciego clave son las infecciones que ocurren entre desconocidos en lugares como restaurantes. Se supone que las aplicaciones para Smartphone (“Immuni” en Italia) que advierten si se ha estado en contacto cercano con alguien que luego da positivo ayudan a resolver este problema, pero no se han adoptado lo suficiente como para ser útiles, según los expertos.

Las autoridades de algunos países europeos y estados de EE.UU. han exigido a los restaurantes y bares que recopilen información de contacto de sus clientes, para ayudar a contactar con los rastreadores si un cliente da positivo más tarde.

En Francia, las autoridades sólo empezaron a exigir a los restaurantes que reunieran esta información a principios de octubre, más de cuatro meses después de que el país saliera de su primer confinamiento. Aún así, esta información rara vez se utiliza. En París, donde abundan los restaurantes, las autoridades sanitarias locales dicen que no han realizado ni una sola investigación utilizando los datos de los clientes.

Sin una buena comprensión de los entornos en los que es más probable que se transmita el virus, varios países europeos se han visto obligados a reintroducir cierres indiscriminados este otoño.

Francia, Alemania, el Reino Unido y otros países cerraron en las últimas semanas todos los restaurantes y bares, cines, teatros y, en algunos casos, tiendas no esenciales para evitar que los sistemas de salud se colapsaran bajo una avalancha de pacientes. Los estados de los Estados Unidos, desde Nueva York hasta Utah, también impusieron nuevas restricciones, ya que diariamente se registran nuevas infecciones en los Estados Unidos.

En Europa, los últimos cierres han provocado fuertes debates sobre las probabilidades de que los restaurantes, en particular, propaguen las infecciones. Los científicos han advertido durante meses que el virus tiende a propagarse con mayor rapidez en los espacios cerrados, mal ventilados y abarrotados, pero muchos propietarios de restaurantes han argumentado que con las precauciones adecuadas no hay riesgo.

Un tribunal de Berlín rechazó la semana pasada una petición de los dueños de restaurantes para anular un cierre ordenado para el mes de noviembre. El tribunal administrativo de Berlín argumentó que como en el 75% de los casos se desconocía el origen de la infección, el argumento de los restaurantes de que no son “conductores” de la pandemia ya no podía sostenerse.

En parte debido a la creciente presión económica, algunos investigadores han tratado de entender mejor dónde están ocurriendo las infecciones, aparte del esfuerzo de las autoridades por rastrear contactos.

Investigadores de la Universidad de Stanford y de la Universidad Northwestern han utilizado los datos de los teléfonos móviles de 98 millones de estadounidenses para modelar cómo se propagó el virus durante la primera oleada de Covid-19 en la primavera.

El estudio, publicado en la revista Nature la semana pasada, mostró que los restaurantes, gimnasios, hoteles, cafés y organizaciones religiosas eran los que corrían mayor riesgo de propagar las infecciones.

El Instituto Robert Koch de Alemania para enfermedades infecciosas lanzó este mes un estudio para determinar qué entornos conllevan mayores riesgos de propagación del virus. Los investigadores encuestarán a 1.200 personas infectadas sobre lo que hicieron en los días anteriores a su enfermedad. En Francia, el Instituto Pasteur está trabajando con el sistema de rastreo de contactos de la nación para entender mejor en qué ambientes la gente se está contagiando con el virus.