in

El Gobierno de México frena la reducción de la línea de crédito del Fondo Monetario Internacional

Debido a la pandemia, el gobierno mexicano ha optado por no cortar su línea de crédito flexible de 63 mil millones de dólares. Originalmente se había previsto reducirla en un 20%

Alejandro Cegarra

México obtuvo la aprobación del Fondo Monetario Internacional para mantener su línea de crédito flexible en 63.400 millones de dólares durante la pandemia, resistiendo las reducciones realizadas en los últimos años.

La aprobación del FMI llegó el miércoles en la revisión de mitad de período de la línea de crédito, según las personas, que pidieron no ser identificadas porque las conversaciones son privadas. En la última renovación de la línea hace un año, el FMI dijo que el gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador pretendía utilizar la revisión para recortar la línea en un 20% a 50.700 millones de dólares, condicionado a una reducción de los riesgos externos.

Las líneas de crédito están destinadas a ser eliminadas progresivamente con el tiempo, y México todavía planea hacerlo cuando los riesgos disminuyan, según una de las personas. La decisión de mantener el acceso actual viene a pesar de que López Obrador dijo en abril que no planea aprovechar la línea porque implicaría asumir más deuda. El presidente ha recortado los gastos, y la línea -que se extiende hasta el próximo noviembre- le cuesta a México 168 millones de dólares anuales mantenerla, más los intereses si se recurre a ella.

Red de seguridad

La línea de crédito flexible, conocida como FCL, es una forma de préstamo pre-aprobado y viene sin condiciones sobre cómo se gasta el dinero. El FMI ha utilizado la FCL durante la última década para construir una red de seguridad bajo algunas de las mayores economías de América Latina, la región más afectada por la pandemia este año.

El FMI pone las FCL a disposición de las naciones con un historial de política económica prudente, pero que también son vulnerables a las crisis externas. Chile y Perú este año se unieron a México y Colombia para ganar acceso.

México fue el primer país del mundo en obtener la línea de crédito cuando se creó en 2009 durante la crisis financiera mundial y ha estado reduciendo voluntariamente su acceso en los últimos años. La línea se redujo de 88.000 millones de dólares en 2016 a 74.000 millones de dólares en 2018 después de que la negociación de un acuerdo de libre comercio actualizado aliviara la preocupación por la relación con los Estados Unidos.

Una vez aprobada, el valor de la línea fluctúa ligeramente en términos de dólares porque se fija en derechos especiales de giro, la unidad contable del fondo.

Durante años, los receptores no utilizaron los FCL, tratándolos como financiación de reserva por temor a que el uso de los fondos asuste a los inversores. Pero en los últimos dos meses Colombia anunció planes para empezar a retirar 5.300 millones de dólares de su línea de crédito para luchar contra la pandemia mientras la nación sufre la caída más profunda de su historia.

López Obrador se ha abstenido de realizar gastos significativos de estímulo en México. El mes pasado, el FMI sugirió que el país impulsara el apoyo fiscal, en particular la salud y la ayuda directa a las familias y las empresas. Hasta ahora México ha aumentado ese gasto sólo un 0,7% del producto interno bruto, en comparación con el promedio del 3% de los mercados emergentes del Grupo de los 20. En el asesoramiento de octubre, que se produjo después de una visita oficial al país, el FMI dijo que el país se beneficiaría de impulsar el gasto a corto plazo en un 2,5%-3,5% del PIB.

Las revisiones de mediano plazo de los LCF, como la completada para México esta semana, ocurren justo antes del primer aniversario de la aprobación de las líneas de crédito de dos años. El personal del FMI prepara un informe sobre las políticas de un país, y el consejo ejecutivo del fondo se reúne para asegurarse de que la nación sigue calificando para la línea. Como en el caso de México, las FCL suelen incluir una hoja de ruta para posibles cambios en la financiación en el momento del examen de mitad de período.