in

Las naciones europeas preparan una cautelosa relajación de los confinamientos para Navidad

Paris | Adrienne Surprenant

Por la segunda vez durante este año, responsables políticos desde Dublín hasta Roma se preparan para relajar los confinamientos implementados para frenar al Covid-19 – y “salvar la Navidad” para las reuniones familiares de 500 millones de europeos. Excepto que esta vez están evitando llamarlo llamarlo una reapertura.

Las restricciones aplicadas a finales de octubre en toda Europa están empezando a dar resultados, con una disminución de las nuevas infecciones registradas en la mayoría de los países. Esto está alimentando llamados por la parte de minoristas para que se ponga fin a los cierres de negocios “no esenciales” durante el mes más lucrativo del año. Pero a diferencia del verano, los gobiernos europeos advierten que no habrá una relajación total de las restricciones.

El Reino Unido, Francia e Irlanda están entre los países donde los confinamientos terminan a principios de diciembre. Han señalado que aliviarán las restricciones sólo gradualmente después de haber sido demasiado laxos la primera vez.

La primera ola había enseñado a los países de la UE el coste de un levantamiento “apresurado” de las restricciones sociales, dijo la semana pasada Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

“Esta vez hay que gestionar las expectativas”, dijo, y añadió que la comisión esbozará un “enfoque gradual y coordinado” para levantar las medidas de contención para evitar el “riesgo de una nueva ola”.

Esta vez en París, ministros franceses están evitando el término “des-confinamiento” para el plan de relajación de restricciones en tres etapas. Primero, las tiendas que se consideren no esenciales podrán reabrir con protocolos sanitarios estrictos alrededor del 1 de diciembre. Luego las medidas – posiblemente en los viajes – se relajarán antes de las vacaciones de Navidad, y luego de nuevo en enero, basándose en la evolución de las infecciones de Covid-19 y las hospitalizaciones.

“Seamos claros: el bloqueo continuará y las limitaciones en los movimientos de la gente también”, dijo el portavoz del gobierno Gabriel Attal al Journal du Dimanche el domingo. El presidente Emmanuel Macron se dirigirá a la nación el martes para marcar la pauta.

También lo hará el primer ministro británico Boris Johnson el lunes, cuando se espera que exponga su plan para lo que suceda después de que el confinamiento nacional de Inglaterra se levante el 2 de diciembre. Se espera que las pruebas masivas jueguen un papel importante para prevenir un resurgimiento de la pandemia.

En Italia, el Primer Ministro Giuseppe Conte está considerando la posibilidad de permitir que las tiendas vuelvan a abrir en zonas de baja infección durante 10 días antes de Navidad, limitando al mismo tiempo el tamaño de las reuniones familiares – con la ministra adjunta de salud Sandra Zampa sugiriendo que sólo la “familia de primer grado” podrá reunirse.

“Esta Navidad todos debemos hacer el esfuerzo de ser lo menos posible”, dijo Zampa en la televisión italiana durante el fin de semana.

Incluso en Alemania, que se destacó en el manejo de la primera oleada al responder rápidamente a las señales de alerta temprana, los casos de coronavirus siguen siendo relativamente altos a pesar de las medidas de “bloqueo-ligero” impuestas a principios de noviembre.

Markus Söder, el primer ministro de Baviera, dijo al periódico Bild am Sonntag el domingo que las restricciones podrían ser extendidas durante dos o tres semanas. “Para que tengamos una buena Navidad necesitamos extender el cierre y también apretarlo”, dijo, señalando que, aunque el cierre había llevado a una estabilización de nuevas infecciones, las salas de cuidados intensivos alemanas se estaban llenando y el número de muertes por Covid-19 estaba aumentando.

Si el cierre de Alemania se relajara a tiempo para la Navidad, las festividades de Nochevieja tendrían que reducirse drásticamente, dijo, pidiendo también la prohibición del alcohol y los fuegos artificiales en los lugares públicos el 31 de diciembre y advirtiendo contra las vacaciones de invierno para esquiar.

Martin Blachier, epidemiólogo de Public Health Expertise en París, creía que era poco probable que los puntos de venta de alimentos y bebidas volvieran a abrir sus puertas antes de enero en Francia, dado que las reuniones en el interior de los restaurantes, bares y hogares eran un gran factor de difusión.

“Sabemos que, si no somos lo suficientemente precavidos, vamos a tener una tercera ola”, dijo. “Seria inaceptable tener la pandemia de nuevo en Francia, por lo que probablemente levantarán las restricciones muy lentamente.”

Los países europeos han adoptado diferentes estrategias en diferentes momentos y se han visto afectados por el virus de diferentes maneras – la tasa de infección per cápita en Luxemburgo, el país más afectado de los 31 países, es actualmente 22 veces mayor que la de Finlandia, el menos afectado – pero pocas regiones han salido indemnes.

Suecia, que fue el único país de la Unión Europea que no tuvo un confinamiento formal durante la primera oleada, reveló recientemente lo que su primer ministro llamó las medidas más invasivas de los tiempos modernos, pero que resultaron ser restricciones limitadas a ciertas reuniones públicas. Ahora es el país nórdico más restrictivo, según el Oxford Covid-19 Government Response Tracker.

El despliegue de pruebas antigénicas que dan un resultado en 15 minutos y que indican a la gente si necesita auto aislarse ha dado a Europa una nueva arma para mantener la pandemia bajo control en los próximos meses – se cita como una de las razones del reciente y dramático giro de Madrid y el alivio de la presión sobre sus hospitales – pero es probable que los ciudadanos de todo el continente sigan enfrentándose a meses de vida social limitada hasta la vacunación masiva.

William Dab, profesor de higiene y seguridad del Instituto Nacional de Ciencia, Tecnología y Gestión (CNAM) de Francia, dijo que las pruebas antigénicas rápidas podrían ayudar a evitar “un tercer cierre, que sería una verdadera catástrofe”.

Pero tendría que ir acompañado de una estrategia bien pensada y de una previsión prudente antes de que lleguen las vacunas, dijo. “El manejo de una epidemia como esta depende del aislamiento de las personas contagiosas”.