in

Donald Trump instruye al gobierno estadounidense cooperar con la transición de Biden

El presidente de los EEUU instruyo a funcionarios a llevar a cabo “lo que se tenga que hacer”, evita conceder la elección

Tom Brenner

Donald Trump anunció el lunes que su administración comenzaría a cooperar con el equipo de transición de Joe Biden, cediendo a la presión de los republicanos para iniciar la transferencia del poder, incluso cuando el presidente prometió seguir impugnando su pérdida electoral.

Su declaración, que no llegó a ser una concesión formal, se produjo después de que una junta de Michigan certificara los resultados de las elecciones del estado y de que los senadores republicanos, junto con los líderes empresariales, presionaran al presidente Trump para que iniciara la transición.

Trump dijo en Twitter que había recomendado que la Administración de Servicios Generales, el organismo que proporciona los recursos de transición, “hiciese lo que fuese necesario con respecto a los protocolos iniciales”.

El presidente añadió que había pedido “a mi equipo que haga lo mismo”, diciendo que era “en el mejor de los intereses de nuestro país”.

La decisión ,20 días después de la elección, se produjo después de a una serie de rotundas derrotas en los tribunales de Trump y a la certificación de la victoria de Biden en estados clave como Georgia y Michigan.

Trump ha realizado un esfuerzo sin precedentes para anular los resultados de la elección mediante el litigio y la evidente presión a funcionarios electorales estatales, tácticas que han fracasado hasta ahora.

La encardada de la Administración de Servicios Generales, Emily Murphy, una persona nombrada por Trump, dijo en una carta dirigida al presidente electo Biden que ella estaba liberando fondos para su transición.

La campaña de Biden dijo que la decisión era “un paso necesario para comenzar a abordar los desafíos que enfrenta nuestra nación, incluyendo el control de la pandemia y la recuperación de nuestra economía”.

Los senadores republicanos habían comenzado en los últimos días a pedirle a Donald Trump que comenzara la transición, incluyendo a Rob Portman de Ohio, Lamar Alexander de Tennessee y Shelley Moore Capito de Virginia Occidental el lunes.

Portman dijo que “no hay evidencia hasta ahora de ningún fraude o irregularidad generalizada que cambie el resultado en ningún estado” y pidió que se inicie el proceso de transición. Capito emitió un llamado similar, diciendo que “no hay indicios” de fraude suficientes para alterar el resultado.

Alexander, que se retira después de este año, pidió a Trump que “ponga al país primero”, añadiendo: “Cuando estás en la vida pública, la gente recuerda lo último que haces”.

Trump también se ha enfrentado a una creciente presión de los líderes empresariales de EE.UU., incluyendo en una carta del lunes firmada por Larry Fink de BlackRock, David Solomon de Goldman Sachs y más de 160 otros ejecutivos. La carta, organizada por la organización sin ánimo de lucro Partnership for New York City, advertía de que los retrasos en la transición amenazaban la respuesta de los Estados Unidos a la pandemia del coronavirus.

La Mesa Redonda de Negocios, un grupo de presión de muchas de las empresas más grandes de los EE.UU., acogió con beneplácito más tarde el anuncio de la ASG, diciendo que daría al equipo de Biden “acceso a los recursos críticos que son necesarios para hacer frente a la pandemia, reconstruir la economía de los EE.UU. y abordar otras cuestiones urgentes desde el primer día”.

En Michigan, una junta bipartidista de cuatro personas dio un golpe a Trump al certificar el margen de más de 150.000 votos con los que Biden ganó el estado.

La junta, que debe aprobar los resultados de la elección, había sido una de las mejores esperanzas del presidente para descarrilar el proceso electoral. Un punto muerto habría llevado a un litigio o, en circunstancias extremas, a la intervención de la legislatura del estado, controlada por los republicanos.

Sin embargo, el vicepresidente republicano de la junta de escrutinio de Michigan, Aaron Van Langevelde, votó el lunes con dos demócratas para aprobar los resultados del estado. Un segundo republicano, Norman Shinkle, se abstuvo.

“Como John Adams dijo una vez, somos un gobierno de leyes, no de hombres, y esta junta necesita adherirse a ese principio hoy aquí”, dijo Van Langevelde, explicando que la ley de Michigan no le daba ninguna discreción para votar de otra manera.

La reunión de la junta de escrutadores del estado fue diferente a cualquier otra en la historia de Michigan. El consejo de escrutinio del estado siempre ha certificado los resultados presidenciales por unanimidad y con poca fanfarria.

Pero lo que está en juego se ha incrementado por el breve punto muerto de una junta similar a nivel de condado la semana pasada y la evidente presión que Trump ha ejercido sobre los funcionarios estatales en Michigan y otros lugares.

Alrededor de 30.000 personas sintonizaron la transmisión en vivo y cientos de ciudadanos de Michigan hablaron en la reunión, muchos de ellos instando a la junta a certificar sus resultados.

La campaña de Trump el lunes descartó las certificaciones como “un simple paso de procedimiento” y dijo que continuaría desafiando los resultados. En los días posteriores a las elecciones del 3 de noviembre, los funcionarios de la campaña habían sostenido el hecho de que el voto no había sido certificado para argumentar que la elección no había terminado.

En Pensilvania, la Corte Suprema del estado le dio a Trump otra derrota, rechazando su impugnación a 8.329 boletas en Filadelfia, mientras que rechazó una impugnación relacionada con las boletas del condado de Allegheny, presentada por un republicano de Pensilvania.

“Las dificultades para incluir un nombre, dirección o fecha escritos a mano en la declaración del votante en el reverso del sobre exterior, si bien constituyen violaciones técnicas del Código Electoral, no justifican la privación total del derecho de voto de miles de votantes de Pensilvania”, dictaminó el tribunal.

Los condados de Pensilvania se enfrentaban a un plazo límite del lunes para certificar sus resultados a los funcionarios estatales, aunque un pequeño número parecía dispuesto a no cumplir ese plazo. Trump perdió el sábado un caso que buscaba bloquear el proceso de certificación, pero la campaña del presidente ha apelado.

Georgia, donde los funcionarios republicanos certificaron la victoria de Biden la semana pasada, está previsto que comience el martes un recuento solicitado por la campaña de Trump. El recuento, que se llevará a cabo a máquina, no se espera que cambie el resultado. Un recuento manual ya completado no alteró significativamente el margen de victoria del Biden en el estado.