in

Macron traza el camino fuera del confinamiento en Francia

Con su gabinete dividido, el presidente busca el equilibrio entre el distanciamiento de los ciudadanos franceses y la reapertura de la economía

Manifestantes en contra de las medidas de confinamiento el Lunes | JEFF PACHOUD , AGENCE FRANCE-PRESSE

El presidente Emmanuel Macron trazó una minuciosa salida del confinamiento el martes en medio de un tira y afloja dentro de su gabinete sobre la rapidez con que se reabrirá la economía.

A un lado está el primer ministro de Macron y una cantidad de autoridades de salud y epidemiólogos que están presionando para que las medidas de cierre permanezcan en su lugar. Por otro lado, está el ministro de economía francés, respaldado por un ejército de minoristas, que considera que la temporada de compras navideñas es un momento decisivo.

El martes, Macron dio un discurso en la televisión nacional que buscaba el equilibrio entre las dos partes. A partir del sábado, las tiendas pueden reabrir bajo estrictas reglas de distanciamiento social, dijo Macron. Si el número de nuevas infecciones diarias cae por debajo de 5.000, añadió, el gobierno levantará el cierre el 15 de diciembre, sustituyéndolo por un toque de queda a las 9 p.m. La Navidad y el Año Nuevo serán excepciones al toque de queda.

Los bares y restaurantes permanecerán cerrados al menos hasta el 20 de enero.

Tenemos que hacer todo lo posible para evitar una tercera ola, hacer todo lo posible para evitar un tercer confinamiento“, dijo Macron.

“Los ánimos a veces se desploman, los debates se animan”, añadió. “En estos tiempos, no debemos dejarnos llevar.”

Francia, el país más afectado de la segunda ola en Europa, se ha convertido en un barómetro para los gobiernos occidentales que se debaten entre la necesidad de salvar vidas y el daño económico causado por nuevos cierres.

Este es un dilema que afecta a los países de toda Europa. Los cierres estrictos han ayudado a frenar el virus en Italia, España y el Reino Unido, al mismo tiempo que han tenido un gran impacto económico. En Alemania, donde el gobierno no fue tan severo, las limitadas medidas sanitarias aplicadas a principios de este mes no lograron reducir sustancialmente los casos de coronavirus.

La tensión comenzó a crecer dentro del gobierno de Emmanuel Macron desde el inicio del segundo confinamiento de Francia el 30 de octubre. El Ministro de Finanzas Bruno Le Maire comenzó a presionar para que se permitiera la reapertura de las tiendas. Sus esfuerzos se encontraron con la resistencia del Primer Ministro Jean Castex, quien temía que el país pudiera enfrentar una tercera ola de coronavirus si el gobierno suavizaba las reglas de cierre demasiado rápido antes de que una vacuna estuviera disponible.

Alimentando la tensión es la determinación de evitar que se repitan los errores del pasado. Los responsables económicos de Francia quieren limitar las medidas draconianas que hicieron del cierre de primavera de Francia uno de los más estrictos de Occidente, con el cierre de escuelas y tiendas no esenciales y la orden de que la gente se quede en casa. Eso causó que la economía francesa se contrajera por un récord post Segunda Guerra Mundial de casi el 14% en el segundo trimestre.

Los funcionarios de salud, mientras tanto, quieren evitar el error que el gobierno cometió al levantar rápidamente el confinamiento de primavera sólo para ver el virus rugir de nuevo en durante el otoño.

“Tal vez, efectivamente, concluimos el confinamiento demasiado pronto”, dijo Castex hablando la semana pasada en el parlamento. “Tal vez los franceses, como otros, pensaron que esta epidemia había quedado atrás.”

Durante todo este tiempo, Macron ha vacilado entre los campos, ignorando a sus consejeros científicos a veces y aceptando el confinamiento en otros. Cuando el número de nuevas infecciones comenzó a aumentar de nuevo durante el verano, Macron se mostró reacio a tomar medidas drásticas que pudieran obstaculizar la recuperación económica del país.

“Un confinamiento, es la medida más burda para luchar contra un virus, la cosa más simple que hemos hecho desde la Edad Media”, dijo Macron a los periodistas el 28 de agosto.

A principios de septiembre, el Dr. Jean-François Delfraissy, que dirige el consejo científico que asesora a las autoridades francesas sobre la forma de hacer frente a la pandemia, dijo que estaba preocupado por la evolución de la epidemia en Francia. “El gobierno tendrá que tomar un cierto número de decisiones difíciles en los próximos ocho a diez días”, dijo.

Macron se irritó ante la sugerencia, diciendo que el gobierno se proponía frenar el contagio y al mismo tiempo seguir dejando que la gente viviera lo más normalmente posible, y que los científicos no determinan la política interior.

“Todo el mundo debe permanecer en su carril. Corresponde a los líderes elegidos democráticamente tomar decisiones”, dijo el Macron.

Para octubre, el virus había crecido fuera de control, amenazando con abrumar los hospitales de Francia.

Macron anunció un nuevo cierre nacional el 28 de octubre. Sin embargo, las escuelas y fábricas permanecieron abiertas para amortiguar el impacto económico de las restricciones.

Bruno Le Maire, el ministro de finanzas, comenzó a trabajar con los minoristas para desarrollar un nuevo protocolo de salud para permitir que las tiendas vuelvan a abrir antes de las vacaciones. Los últimos cuatro fines de semana antes de Navidad representan entre el 20% y el 40% de los ingresos anuales de los minoristas, según la federación de minoristas.

Le Maire salió en la televisión nacional francesa la semana pasada, afirmando que las tiendas estaban listas para reabrir lo antes posible, y señalando que el fin de semana después del Viernes Negro era crucial.

Olivier Veran, el ministro de salud, rechazó el calendario. “No tengo razones para creer que [las tiendas] puedan reabrir el 27 de noviembre”, dijo.

Para el 18 de noviembre, Macron había cambiado de opinión, según un funcionario francés, diciendo a su gabinete en una reunión a puerta cerrada: “Relajando nuestros esfuerzos ahora arriesgaríamos haberlos hecho para nada.”

Los minoristas han ofrecido un compromiso: Se comprometieron a posponer las ventas de Black Friday una semana si se les permitía reabrir para entonces.

Francia no celebra el Día de Acción de Gracias, el día que precede al Black Friday en los EE.UU., pero los minoristas franceses han adoptado la fecha para estimular las ventas en los últimos años. El año pasado, los minoristas alcanzaron 6 mil millones de euros en ventas durante el Black Friday, equivalente a 7.08 mil millones de dólares, según un portavoz del ministerio de finanzas.

Macron no abordó el Black Friday en su discurso del martes. Pero dijo que los bares, restaurantes y gimnasios eran elegibles para recibir ayuda estatal de hasta el 20% de sus ingresos en 2019.

“Sé que hemos pedido a los empresarios que hagan sacrificios”, dijo Macron. “Hoy estamos juntos, mañana ganaremos juntos”.