in

Mientras la OPEP+ debate, México recibirá 2,500 mdd gracias a cobertura petrolera

México recibirá un alrededor de 2,500 mdd gracias a la cobertura petrolera. López Obrador salió del acuerdo de la OPEP + destinado a recortar producción en Abril.

La construcción de una plataforma de Pemex en 2018| Luis Antonio Rojas

México cobrará su póliza de seguro del precio del petróleo este año por cuarta vez en las últimas dos décadas, recibiendo un pago de alrededor de 2.500 millones de dólares de su cobertura de petróleo soberano para 2020.

En un giro irónico de los acontecimientos, México está obteniendo un beneficio de cobertura mientras que el acuerdo de la OPEP+ del que la nación se alejó a principios de este año está amenazado por las luchas internas sobre los niveles de producción.

Durante las últimas dos décadas, México ha asegurado sus ingresos petroleros a través de contratos de opciones que compra a un pequeño grupo de bancos de inversión y compañías petroleras en lo que se considera el mayor – y más estrechamente vigilado – acuerdo petrolero anual de Wall Street. El programa le dio al presidente Andrés Manuel López Obrador la posibilidad de abandonar el acuerdo de la OPEP+ protegiendo al país de la confusión del mercado petrolero, y el pago llega en un momento en que el Gobierno de México está muy necesitado de recursos.

La cobertura de este año expiró a principios de esta semana, ya que el programa funciona anualmente desde el 1 de diciembre al 30 de noviembre, activando el mecanismo de pago. El gobierno aún no ha revelado la cantidad, pero publicó algunos datos financieros a principios de este año que permiten a los analistas hacer un cálculo aproximado.

México dijo a los legisladores a principios de este año que había garantizado su presupuesto para el precio del petróleo de 49 dólares por barril para el año 2020 a través de una mezcla de su cobertura de petróleo y el uso de un fondo de estabilización de ingresos presupuestarios. Tradicionalmente, el fondo de estabilización cubre un par de dólares del precio, con el resto cubierto a través de un acuerdo masivo de derivados con varios bancos de Wall Street. Suponiendo que México cubrió alrededor de 45 a 47 dólares por barril, y que aseguró un volumen similar al de años anteriores, se espera que reciba un pago de más de 2.000 millones de dólares.

El pago es menor que los 6.000 millones de dólares que López Obrador dijo en abril que el país podría recuperar si los precios del petróleo se mantenían tan débiles como entonces. La cesta de referencia del petróleo mexicano promedió sólo 12 dólares por barril en abril durante los días más oscuros de la pandemia de coronavirus. Desde entonces, se ha recuperado para cotizar por encima de los 40 dólares el barril la semana pasada.

El pago más pequeño seguirá siendo una muy necesaria inyección de recursos después de que los ingresos del presupuesto nacional cayeran en medio de la más profunda recesión económica en casi un siglo.

Históricamente, las contrapartes mexicanas en el trato han incluido bancos como Goldman Sachs Group Inc. y JPMorgan Chase & Co., así como las unidades comerciales internas de grandes compañías petroleras como Royal Dutch Shell Plc y BP Plc.

La cobertura ha protegido a México en cada bajada en los últimos 20 años: El país ganó 5.100 millones de dólares cuando los precios se desplomaron en 2009 durante la crisis financiera mundial, y recibió 6.400 millones de dólares en 2015, más otros 2.700 millones de dólares en 2016 después de que Arabia Saudita librara una guerra de precios.

Las opciones de venta le dan a México el derecho de vender su petróleo a un precio predeterminado. El país se beneficia de un repunte, pero disfruta de la seguridad de un piso mínimo.

Aunque el Gobierno de México ya ha revelado detalles de su cobertura, desde 2018 ha mantenido en secreto los datos más sensibles, incluyendo el precio de ejercicio exacto de las opciones de venta, y el volumen cubierto. Además de su programa soberano, que es dirigido por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y ejecutado por el banco central, la empresa petrolera estatal Petróleos Mexicanos también dirige una cobertura petrolera mucho más pequeña.