in

El Senado de México aprueba el proyecto de ley que obliga al Banco Central a comprar dólares

Susana Gonzalez

El Senado de México aprobó el miércoles el proyecto de ley que obligará al banco central a comprar billetes de dólar a bancos que no pueden colocarlos en otro lugar, ignorando las preocupaciones de responsables políticos defendiendo que el proyecto de ley podría hacer que el banco tomara captara dinero ilegal.

El Banco de México afirma que a pesar de las modificaciones hechas al proyecto ley, en materia de captación de moneda extranjera en efectivo persisten riesgos “que podrían dar lugar a que autoridades extranjeras impongan restricciones a las entidades financieras de su país que ofrecen servicios de corresponsalía a las instituciones mexicanas” .

Los legisladores sometieron el proyecto de ley a votación, sólo unas horas después de que los principales miembros de la asociación bancaria del país hubieran advertido que el proyecto de ley amenazaba la autonomía del banco central y podía exponerlo a sanciones por blanqueo de dinero si se aprobaba. Si el proyecto de ley se aprueba ahora en la Cámara Baja, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el jueves que debería ser obedecido.

La legislación obligaría al banco central a comprar divisas a los bancos locales, que terminan con el exceso de dólares de las remesas en efectivo y el turismo. Los legisladores introdujeron un ajuste en el proyecto de ley original, presentado por el líder del Senado de Morena, Ricardo Monreal, que decía que Banxico no tendría que comprar dólares a nadie de las listas negras del gobierno.

Monreal dijo que el proyecto de ley era necesario para ayudar a los migrantes que regresan para las vacaciones con fajos de dinero en efectivo. “Esto no es un ataque a la autonomía del banco central”, dijo. “El Banco de México tiene que ser menos conservador”.

Banxico dijo en un comunicado a finales del miércoles que los senadores habían ignorado su aportación, y señaló que los cambios en el proyecto de ley no aliviaban sus preocupaciones.

Tras las acusaciones de lavado de dinero contra HSBC Holdings Inc. y Wachovia Corp. hace más de una década, los bancos estadounidenses han roto cada vez más sus relaciones con las instituciones mexicanas para protegerse de posibles sanciones. Eso no es un gran problema para los bancos globales que operan en México como el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA o Citigroup Inc., pero sí para los negocios de los bancos mexicanos, que no pueden descargar dólares fácilmente.

El peso se debilitó un 0,4% a 19,9670 por dólar el jueves por la mañana, presionado por el proyecto de ley del Senado, así como por la venta de acciones en todo el mundo.

Los legisladores de la oposición dijeron que el proyecto de ley había sido forzado a pasar por el Senado por el partido Morena de López Obrador sin escuchar las preocupaciones del banco central. El proyecto de ley fue presentado, inesperadamente, a finales del mes pasado.

Álvarez dijo que los lobistas del Grupo Salinas habían presionado a los legisladores para aprobar el proyecto de ley. “¿Este proyecto de ley está dedicado a uno de los aliados especiales del presidente a quien quiere hacerle un favor?” Álvarez dijo. Grupo Salinas está controlado por el tercer hombre más rico de México, el multimillonario Ricardo Salinas, cuyo Banco Azteca ha desempeñado un papel clave en el desembolso de los programas de ayuda en efectivo de López Obrador.

El portavoz de Grupo Salinas, Luciano Pascoe, dijo en un mensaje de texto que el grupo “no tiene ningún comentario sobre los rumores que difunde un senador”.

Incluso la senadora Nancy de la Sierra, miembro de la coalición del partido gobernante, dijo que el tema de las remesas de los migrantes fue utilizado para justificar el proyecto de ley, aunque tales remesas en efectivo son mínimas.

Durante su conferencia de prensa matutina del jueves, López Obrador se abstuvo de decir si respaldaba el proyecto de ley o de comentar por qué era necesario, pero dijo que el Congreso ya no estaba controlado por intereses especiales como lo estaba en anteriores administraciones que él calificó de corruptas.

“Si [el proyecto] fue aprobado por el Senado y es aprobado en el Congreso, son reformas que deben seguirse”, dijo. “Antes, el poder legislativo estaba al servicio de los intereses económicos y financieros. Esto era lo que lo definía”.

Uno de los miembros del consejo del Banco Central, Gerardo Esquivel, que ha apoyado a la coalición del partido gobernante, dijo que la aprobación del proyecto de ley “pone en riesgo las reservas internacionales, al tiempo que ataca la autonomía del Banco de México”. Escribiendo en Twitter, dijo que espera que la cámara baja “corrija esta situación”.

El miércoles pasado, Eduardo Osuna, director general de BBVA México, y el jefe de país de Barclay, Raúl Martínez-Ostos, habían criticado el proyecto de ley. Luis Niño, presidente del grupo bancario mexicano ABM y presidente de Banco Azteca, dijo que los bancos mexicanos tienen sólidos protocolos contra el lavado de dinero y que no le corresponde a ABM rechazar propuestas legislativas.

En una votación separada el miércoles por la noche, el Senado también ratificó la nominación del presidente de la tesorera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Galia Borja Gómez, como miembro de la junta del banco central. La ex Ministra de Economía, Graciela Márquez, también fue aprobada para la junta de la agencia nacional de estadísticas.