in

Los “bonos verdes” en México levantan cejas de inversionistas escépticos

Ho hay ninguna garantía real de que el dinero recaudado se utilice teniendo en cuenta consideraciones ambientales, sociales y de gobierno

iStock

El ímpetu de la industria de los bonos sostenibles en las naciones en desarrollo está despertando preocupaciones sobre cuán seguro puede estar el inversionista de que el dinero se está usando para el bien, siendo la venta de México la última en levantar las cejas entre los escépticos.

El tema ha salido a la luz al convertirse América Latina en la nueva frontera para los inversores que buscan hacer el bien al mismo tiempo que ganan dinero. México emitió 750 millones de euros (910 millones de dólares) de bonos soberanos sostenibles en septiembre, y desde entonces los bonos se han abierto camino en fondos e índices centrados en valores que se supone que ayudan a hacer del mundo un lugar mejor.

En realidad, no hay ninguna garantía real de que el dinero recaudado se utilice teniendo en cuenta consideraciones ambientales, sociales y de gobierno – los llamados factores ESG que subyacen en un mercado global de 2,1 billones de dólares de bonos, en su mayoría de jugadores establecidos como los EE.UU., Francia y Alemania.

A medida que aumenta la emisión de bonos por parte de naciones en desarrollo con controles menos robustos, los escépticos ven un creciente potencial para el “lavado verde”, o el uso de objetivos vagos de mejorar el planeta para recaudar dinero de forma barata.

“En el mundo en desarrollo, es muy difícil porque no se sabe a dónde va el dinero”, dijo Luis Maizel, cofundador de LM Capital Group en San Diego, añadiendo que además de los problemas de seguimiento de cómo se gasta el dinero, las métricas de ESG son difíciles de medir, en cualquier caso. “Tienes que confiar en el emisor”.

Las autoridades mexicanas esbozaron elevados objetivos para los ingresos, incluido el gasto en servicios sociales en regiones desatendidas, que fue respaldado por las Naciones Unidas. Pero no hay ningún mecanismo de aplicación de la ley. El prospecto es claro: Incluso si la nación no usa el dinero para el desarrollo social o si el impacto real del gasto es nulo, los inversores no tienen ningún recurso. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México reconoce que los programas destinados a ser financiados con los bonos habrían seguido adelante, en cualquier caso.

Pero al recaudar el dinero con credenciales de ESG, El Gobierno de México probablemente redujo sus costos de préstamo. Calcular los ahorros exactos es difícil por las complejas variables que entran en cualquier emisión, pero la tasa de interés fue la segunda más baja de México en el mercado del euro. La venta fue más de cinco veces sobre-suscrita y atrajo a unos 80 inversores que no eran participantes habituales en las ventas de deuda mexicana, según Natixis, que estructuró las notas.

Los bonos han subido desde la venta, devolviendo un 3,1% en comparación con una ganancia del 2,3% para un índice de referencia.

México no parece un lugar natural para un bono soberano ESG. La administración de Andrés Manuel López Obrador ha sido criticada internacionalmente por presionar para rescatar PEMEX, ha intentado frenar la expansión de las empresas privadas de energía renovable y los esfuerzos por construir el tren Maya han encontrado objeciones de grupos ecologistas. Este año, los homicidios en México están en camino de eclipsar el récord del año pasado, subiendo un 1,1% hasta octubre.

Julio Mariscal, jefe de los mercados de capital de deuda de América Latina en Natixis, dijo que los funcionarios del gobierno, conscientes de la reputación y temiendo el retroceso de los inversores, optaron por una venta más general de bonos sostenibles, en lugar de una nota con una designación ambiental “verde” específica.

Julieta Brambila, portavoz de la Secretaría de Hacienda, afirma que la fuerte demanda de los bonos muestra la confianza de los inversionistas. “Si hubiera habido preocupación por parte de los inversores por el uso de los ingresos, no habrían comprado los bonos”, dijo.

Por supuesto, las inquietudes por las realidades de la inversión sostenible son muy extendidas. Los criterios pueden ser amplios y variar ampliamente de un creador de índice a otro – Exxon Mobil Corp. y Philip Morris International califican por algunas medidas – lo que lleva a los críticos a decir que es sólo otra manera de que Wall Street se beneficie.

Pero con una creciente demanda, ya que los proponentes buscan una forma de que la justicia social forme parte de las inversiones, las empresas y los gobiernos de todo el mundo han pedido prestados este año un récord de 447.800 millones de dólares en bonos sostenibles, en comparación con los 261.500 millones de dólares recaudados el año pasado. Las ventas de bonos sociales en particular se han disparado a nivel mundial y especialmente en los mercados emergentes mientras las naciones más pobres luchan por combatir la pandemia, con Chile y Ecuador entre los emisores regionales.

Para estar seguros, el marco de la venta de México tiene algunos buenos puntos. Por un lado, el país se ha comprometido a presentar informes regulares de progreso. En un área relativamente nueva de las finanzas con pocos mecanismos reales de aplicación en cualquier parte del mundo, el compromiso de transparencia por sí solo es una victoria.

El bono de México fue emitido con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que ayudó a presentar el trato a los potenciales inversores. Fue el primer bono con un sello oficial de aprobación de la ONU, que planea poner su peso detrás de las ventas de otros países en el futuro.

Aún así, la ONU reconoce la falta de reglas firmes para asegurar que el dinero vaya hacia los objetivos establecidos.

“No podemos garantizar que el espacio fiscal que se crea a través de estas operaciones no vaya a parar a otro lugar”, dijo Luis Felipe López, director del Programa de Desarrollo para América Latina y el Caribe.

El analista de Sage Advisory Services ESG, Andrew Poreda, dice que la capacidad de México para vender este tipo de bonos en el futuro dependerá de la transparencia del gobierno.

Se trata de saber si México “va a exhibir el gasto dólar por dólar”, dijo desde Austin. “¿Este dinero realmente ayuda?”