in

La ansiedad y la depresión siguen la misma curva que los casos de Covid-19

Los datos de dos encuestas, una en los EEUU y otra en Francia muestran lo mucho que la pandemia ha afectado la salud mental de ciudadanos en todo el mundo

AFP

El número de casos, las frecuencias de pruebas positivas, las muertes y las hospitalizaciones se han convertido en los parámetros de referencia para el seguimiento de la gravedad de la pandemia. Sin embargo, un síntoma de la pandemia, que afecta tanto a los que han tenido el virus como a los que no, ha resultado más difícil de cuantificar: el deterioro de la salud mental. Tal vez debido a la complejidad de tratar, ha estado en gran parte ausente de los mensajes y la respuesta de los funcionarios públicos.

Una mirada dentro de los datos de la encuesta de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los EE.UU. y de la Agencia Nacional de Salud Publica Francesa muestran que la medida de la salud mental está mucho más íntimamente ligada al estado de la pandemia de lo que se había imaginado anteriormente. De hecho, sus trayectorias se alinean casi exactamente.

Ha sido ampliamente documentado que la pandemia ha tenido un grave efecto en el bienestar emocional. Los índices de depresión y ansiedad en junio eran de tres a cuatro veces más altos que en el punto correspondiente del 2019, según el CDC en los EEUU y La Agencia de Salud Publica francesa. El deterioro de los resultados de la salud mental se ha observado de manera similar en naciones de todo el mundo, entre ellas el Reino Unido, la India y China. Los índices de ideación suicida, abuso de sustancias y consumo de alcohol están aumentando constantemente.

Pero la conexión es aún más fuerte de lo que se podría pensar: Todo parece indicar que los indicadores de nuestra salud mental se mueven al mismo ritmo que el numero de casos de Covid-19.

Los datos disponibles de la Encuesta de pulso en los hogares sobre salud mental, dirigida por los CDC en los EEUU y en Francia por La Agencia de Salud Publica, ofrecen un cálculo semanal de la fracción de estadounidenses y franceses que experimentaron síntomas de ansiedad o depresión entre el 23 de abril y el 21 de julio. Comparando estos datos con los casos semanales de coronavirus en ambos países en el mismo intervalo de tiempo revela una tendencia inconfundible: La incidencia de síntomas depresivos o de ansiedad refleja casi exactamente la trayectoria de la curva del coronavirus de estos países.

Con un valor r2 (una métrica estándar de fuerza de correlación) de 0,92 entre los nuevos casos de Covid-19 y la incidencia de los síntomas de ansiedad o depresión, la correlación entre ellos es muy, muy fuerte.

Siempre es posible que cualquier correlación pueda ser coincidente más que causal, o que el vínculo sea más complicado de lo que parece. De hecho, junio y julio marcaron un período de creciente propagación viral; se podría especular que, a medida que la pandemia se extendía, la salud mental pública podría haber empeorado en consecuencia simplemente en función del tiempo o de algún otro factor.

Sin embargo, los datos de la segunda fase de la Encuesta sobre el Pulso en los Hogares, de agosto a octubre, mostraron que la salud mental seguía siguiendo sistemáticamente las fluctuaciones de la curva Covid-19. Después del pico viral de julio, el número de casos semanales disminuyó de aproximadamente 450.000 por semana a fines de julio a aproximadamente 250.000 a fines de agosto. Y junto con este período de propagación viral más lenta, los resultados de salud mental también mejoraron notablemente, reforzando la relación entre ambos.

Por otra parte, a medida que aumentaban los casos durante septiembre y octubre, los resultados de la salud mental empeoraban en consecuencia.

Aún no sabemos exactamente por qué los informes sobre problemas de salud mental trazan gran parte de la curva del coronavirus, si es causa y efecto, el resultado de otras variables o alguna relación causal improbable en la otra dirección. Por ejemplo, a medida que la gente se deprime y se pone más ansiosa, tal vez buscan la interacción social de manera más descuidada, generando picos de infección. Y los puntos en que las dos curvas divergen un poco (por ejemplo, junio y finales de octubre) muestran que ciertamente hay otros factores en juego.

Lo que está claro es que la propagación del virus está teniendo un efecto importante en la salud mental. En general, la pandemia ha elevado los niveles básicos de ansiedad y depresión de los Estados Unidos y Francia. Incluso en su punto más bajo este verano (a principios de mayo), el índice de estadounidenses que informaron sobre síntomas de ansiedad o depresión rondaba el 34 por ciento, aproximadamente tres veces más que el promedio del 11 por ciento informado en un estudio paralelo entre enero y junio de 2019.

Las fluctuaciones por encima de esta línea de base, ya de por sí elevada, podrían ser causadas, al menos en parte, por la gravedad de la pandemia en un momento dado. Por ejemplo, los elevados índices de propagación viral aumentan directamente la probabilidad de que nosotros o alguien que conocemos se exponga y pase por un período de cuarentena de tensión mental en espera de síntomas – o de auto-aislamiento mientras se lucha contra la nueva enfermedad en sí. El estado de la pandemia también determina a menudo cosas como la libertad de movilidad a través de medidas de bloqueo o su ausencia.

Históricamente, se ha demostrado que la cuarentena impuesta afecta dramáticamente a la salud mental. Además, la trayectoria percibida de la pandemia tiene repercusiones importantes en la economía y el desempleo, y se ha demostrado que ambos afectan directamente a la salud mental.

Los mensajes y las políticas de Covid-19 se han fijado en el número estándar de casos y muertes. Pero estas cifras por sí solas pasan por alto la conexión muy real y fuerte entre la pandemia y nuestra salud mental, que está afectando a muchas más personas de las que han sido infectadas por el virus. Y no es sólo una cuestión de disminución de la calidad de vida. La ansiedad y la depresión también han demostrado ser grandes drenajes en la economía.

Mirando estos gráficos, está claro que nuestra salud mental traza la curva del coronavirus. Y así como el aumento del número de casos ha tenido un impacto aplastante en nuestra salud psicológica, lo que ha llevado a períodos de menor propagación viral (por ejemplo, máscaras, distanciamiento y otras políticas inteligentes) parece haber mejorado nuestra salud mental. Los responsables de la formulación de políticas deberían tomar este hallazgo a pecho y responder a la pandemia teniendo en cuenta el bienestar emocional del público.

Por el bien de nuestra propia cordura, continuemos tomando este virus en serio.