in

“La evidencia contra Cienfuegos es en gran parte circunstancial”: Wall Street Journal

El Wall Street Journal publicó el lunes un artículo en el que se describen diferentes fuentes en los EE.UU. que aseguran que el caso podría no haber sido tan fuerte como se pensaba anteriormente

Rebecca Blackwell | Associated Press

El arresto inesperado enfureció a funcionarios civiles y militares mexicanos, que concluyeron que los Estados Unidos se excedieron en sus límites, fue seguido por un revés mayor cuando los EEUU retiraron los cargos poco más de un mes después y devolvieron al General Cienfuegos a México. Funcionarios estadounidenses dijeron que las consideraciones de política exterior, incluida la cooperación en la aplicación de la ley entre ambos países, jugaron un papel importante en la decisión. Pasaron los resultados de sus investigaciones a sus homólogos mexicanos y dejaron que México decidiera si investigaba y posiblemente acusara al general.

El Wall Street Journal publicó el lunes un artículo en el que diferentes fuentes entrevistadas en los EE.UU. aseguran que el caso contra el General Cienfuegos podría no haber sido tan sólido como se pensaba anteriormente.

En una carta dirigida a un juez federal de los Estados Unidos después del arresto del general, los fiscales de la oficina del fiscal de los Estados Unidos en Brooklyn señalaron los miles de mensajes de BlackBerry interceptados que, según dijeron, mostraban que el general Cienfuegos se había comunicado directamente con un alto dirigente del cártel, así como las comunicaciones en las que se le identificaba por su nombre, título y fotografía como colaborador del cártel.

“Las autoridades de ambos países que conocen la investigación dicen que las pruebas son principalmente circunstanciales. Dicen que el informe que EE.UU. proporcionó a México carece de pruebas directas de la participación del general retirado”. Señalan ambos autores del artículo.

La carta presentada públicamente, cuyo objetivo era exponer al juez los motivos por los que el general Cienfuegos seguía detenido después de su arresto, sólo citaba un detalle concreto de sus presuntos mensajes con un líder del cártel H-2, a saber, que había hablado de su “asistencia histórica” a otro grupo de narcotraficantes.

“Los investigadores de los Estados Unidos no estaban de acuerdo sobre cuán persuasivas serían las pruebas en un tribunal, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Algunos agentes federales involucrados en el caso se preocuparon de que las pruebas, que también incluyen conversaciones telefónicas entre los miembros del cártel, no fueran lo suficientemente sólidas como para asegurar una condena.”

La portavoz del Departamento de Justicia, Nicole Navas, dijo que la agencia desestimó el caso por preocupaciones de política exterior, “no por ninguna debilidad percibida en el caso”.

Añadió en una declaración: “Si el gobierno de México procede con su propio proceso es una decisión que debe tomar basado en sus leyes, pero los Estados Unidos siempre se reservan el derecho de reiniciar su proceso contra Cienfuegos si el gobierno de México no lo hace”.

Los fiscales estadounidenses dijeron en la misma carta enviada al juez federal que el caso también estaba respaldado por acontecimientos sobre el terreno, como las incautaciones de narcóticos, que corroboraban otras pruebas que apuntaban a la participación del ex Secretario de Defensa.

“Un caso construido en gran medida sobre pruebas circunstanciales es probable que tenga más dificultades para tener éxito en el sistema jurídico de México que en el de los Estados Unidos, según los expertos jurídicos mexicanos. Para que las pruebas indirectas sean consideradas admisibles por un juez mexicano, tienen que ser sustanciadas con otros elementos como movimientos financieros o testigos, dijo Ulrich Richter, un abogado de la Ciudad de México que ha servido como abogado defensor en juicios de corrupción de alto perfil”.

Si el fiscal mexicano tiene que construir un caso y no tiene pruebas directas, es probable que en unos meses se dirija a los EE.UU. y pregunte: “¿Qué más tiene usted que un juez mexicano pueda admitir?”, dijo Ulrich Richter en la entrevista para la publicación.

“Un ex oficial de la justicia estadounidense con conocimiento de la investigación dijo que los oficiales mexicanos estaban tratando de poner en duda la fuerza del caso para mover a la opinión pública hacia el fin de la investigación y no hacia el enjuiciamiento del general.”

“Esto es realmente una prueba para el sistema de justicia de México”, dijo Earl Anthony Wayne, ex embajador de los Estados Unidos en México, señalando lo que dijo fue el creciente poder y el secreto del ejército. “Tienen que manejarlo de una manera creíble”. Concluye el artículo.