in

Banco Mundial pronostica expansión económica del 3,7% para Latinoamérica y el Caribe

El organismo internacional prevé una mejoría económica en la región en comparación al pronóstico de hace unos meses, sin embargo, advierte que existen riesgos latentes que podrían contrarrestar la recuperación

Twitter

En el último pronóstico del Banco Mundial, se predice un crecimiento y rebote económico del 3,7% en la región latinoamericana, mejorando la  predicción anterior del mismo ente del 2,8%. Esta diferencia positiva es  producto de la periódica reactivación económica durante los últimos meses  del 2020 y el proceso de vacunación inminente para combatir la pandemia. 

Latinoamérica y el Caribe ha sido una de las regiones más afectadas por la  emergencia sanitaria con diez de los países con más casos de covid-19 per  cápita a nivel mundial y con una contracción económica de  aproximadamente el 7% en el 2020. Por esto, inclusive el nuevo pronóstico  de expansión económica para este año se encuentra por debajo del  promedio de crecimiento mundial del 4%. 

El país que destaca en la región latinoamericana en recuperación  económica es Chile, anticipando un crecimiento del 4,2% según el Banco  Mundial. En adición al desempeño por encima de la media regional y  mundial, la contracción del 2020 es menos severa. 

Chile se mantiene a la expectativa de la nueva Constitución a redactar este  año con el entrante número de congresistas para solidificar esta proyección  económica y conseguir estabilidad política. 

Ha sido recalcado por el organismo multilateral que las proyecciones para  el 2021 son bastante volátiles y susceptibles a la evolución de la pandemia y  la efectividad de los procesos de vacunación. Si las infecciones ascienden y  los procedimientos de vacunación en economías importantes continúan  siendo ralentizados por problemas logísticos y la aversión de la población a  ser vacunados, el crecimiento mundial del PIB puede llegar a ser de apenas  el 1,6% para este año

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, reconoció los problemas  que se han presentado en torno al proceso de vacunación: “Incluso en  economías avanzadas han existido dificultades en presionar programas de  vacunación, y eso es una realidad en los países pobres también”. 

En su informe, el banco señaló otros riesgos a los que la economía del 2021  es particularmente susceptible como “la imposibilidad de contener la  pandemia, problemas relacionados con la deuda y el financiamiento  externo, el resurgimiento de tensiones sociales, daños económicos  ocasionados por la pandemia cuya gravedad no se previó, y perturbaciones  relacionadas con el cambio climático y los desastres naturales”. 

Asimismo, el directivo del banco advirtió que los programas de estímulos  fiscales y monetarios en países avanzados corren el riesgo de agravar el  problema de desigualdad debido a que muchos países ya se encuentran con  posiciones fiscales muy débiles y con altos niveles de deuda. La necesidad de reformas institucionales que estructuren los programas  rescate y de estímulo económico hacia una distribución inclusiva es  imperativa; y podría ser la única manera de recuperar los niveles  económicos pre-pandemia.