in

A pesar de la pandemia, cifra récord de remesas a México

El inesperado aumento de las cantidades enviadas demuestra la recuperación de los sectores de la construcción y la agricultura en los EE.UU.

Paul Henessy / Zuma Press

Los mexicanos que trabajan en los Estados Unidos enviaron cantidades récord de remesas a sus parientes en el país durante año pasado, lo que ilustra la resistencia de la economía estadounidense a pesar de los cierres impuestos para luchar contra la pandemia.

El aumento de las remesas, que sorprendió a analistas y a migrantes por igual, proporcionó un salvavidas a muchos mexicanos desfavorecidos en medio de la mayor recesión económica que ha enfrentado México en décadas.

Las remesas aumentaron un 11% a 36.9 mil millones de dólares en los primeros 11 meses del año, más que el récord de 36.4 mil millones de dólares enviados en todo el año 2019, según las cifras publicadas esta semana por el banco central de México. El promedio de remesas fue 4.3% más alto, con 340 dólares, dijo el banco.

Después de que la pandemia provocara un aumento del desempleo en los Estados Unidos hasta alcanzar niveles de dos dígitos a principios de 2020, el Banco Mundial y otros organismos proyectaron que las remesas a México y otros países de América Latina disminuirían cerca del 20% a partir de 2019, amenazando así una fuente de ingresos fundamental para las familias que dependen de las transferencias para llegar a fin de mes.

El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria estima que hay alrededor de 39 millones de personas de origen mexicano en los EE.UU. incluyendo inmigrantes, residentes nacidos en los EE.UU. de padres mexicanos y ciudadanos estadounidenses de tercera o última generación de ascendencia mexicana.

Muchas de las actividades en las que trabajan los migrantes no cerraron completamente en Estados Unidos, como la construcción, la jardinería y la agricultura, y un número significativo de migrantes reunían los requisitos para recibir beneficios de desempleo bajo el plan de estímulo del gobierno de Estados Unidos, dijo Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics. Y debido a las crisis en sus países de origen, los migrantes se enfrentaron a la necesidad de enviar más dinero a sus familiares, agregó.

MoneyGram International Inc., la empresa de transferencia de dinero con sede en Dallas, dijo que en una encuesta realizada en diciembre a unos 1.500 de sus clientes, el 69% dijo que enviaron más dinero en 2020 que el año anterior a pesar de las dificultades causadas por la pandemia. La mayoría citó el aumento de las necesidades de la familia y los amigos en sus países de origen, en particular para pagar la comida, la vivienda y la atención sanitaria. Y seis de cada 10 clientes dijeron que habían hecho un mayor uso de las herramientas digitales para enviar dinero que antes.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuyo gobierno respondió a la crisis con un estímulo limitado para evitar que la deuda pública se incrementara, ha calificado el aumento de las remesas como “una especie de milagro social” que ayudó a sostener el consumo de productos básicos durante la recesión económica. Se espera que la economía de México se haya reducido en un 9% el año pasado, su mayor caída desde la Gran Depresión.

La rápida recuperación del empleo en los Estados Unidos también ha desempeñado un papel importante.

Otro factor que contribuye a las transferencias de registros podría ser las restricciones en los cruces de la frontera entre los Estados Unidos y México debido a la pandemia, que parece haber impulsado a los migrantes a recurrir a las transferencias electrónicas en lugar de llevar el dinero en efectivo en persona o enviarlo con familiares o amigos. Es más probable que las transferencias electrónicas aparezcan en los datos.

El año pasado los cruces fronterizos disminuyeron considerablemente a partir de 2019, tras haber aumentado constantemente desde la crisis financiera de 2008-2009.

“La gente sigue cruzando la frontera por negocios y para ver a sus familias”, dijo Mark López, director de investigación de migración global y demografía del Centro de Investigación Pew. “Eso sigue sucediendo, pero no en el grado en que lo hacía antes”.

López Obrador ve la capacidad de recuperación de la economía de los Estados Unidos como un apoyo crucial para las remesas.

“Creo que es una historia económica de Estados Unidos ya que refleja el propio rebote de Estados Unidos, al menos en lo que respecta al empleo”, dijo. “No son sólo los inmigrantes mexicanos a los que les puede ir mejor, sino también a otros”.

Las remesas en otros lugares también apuntan a la fortaleza de la recuperación de los EE.UU. En general, las remesas en Filipinas, cuyos expatriados están más repartidos por los continentes, bajaron un 0,9% en los primeros 10 meses del año, pero las de EE.UU. aumentaron un 5,9%. Las remesas a la República Dominicana, que tiene a la mayoría de sus emigrantes en los Estados Unidos, aumentaron un 13% en los primeros 10 meses de 2020.

Las remesas han excedido durante años los ingresos de las exportaciones de petróleo y el turismo extranjero como fuente de divisas en México, apoyando las finanzas del país. La disminución de los precios del petróleo y la reducción de los viajes internacionales han hecho que las remesas sean aún más importantes para México.

Junto con la esperada contracción de la producción económica mexicana, es probable que las remesas equivalgan al 3,8% del producto interno bruto de 2020, frente al 2,9% del PIB en 2019, según analistas del BBVA.

Las remesas deberían seguir creciendo este año, aunque es probable que vuelvan a un crecimiento moderado más consistente de alrededor del 5%, dijo Coutiño.