in

El caso Lozoya no será el “Lava Jato” de México

El 2021 podría ser un año definitivo para la anticorrupción en México – probablemente no lo será

Ben Sanstall / AFP

A finales de enero, en México podremos saber si el Fiscal General procederá a investigar al ex director general de Pemex, Emilio Lozoya, o si su participación en un acuerdo de culpabilidad durante los últimos seis meses ha sido suficiente para salir libre.

Incluso si el gobierno procede con un juicio para el ex ejecutivo del gigante energético estatal de México, es poco probable que el caso desencadene un juicio por corrupción a la par de la innovadora investigación de Lava Jato en Brasil, que ya lleva años. Esto se debe a que, a pesar de las promesas del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de una campaña de lucha contra la corrupción, las instituciones de México están muy lejos de los sistemas brasileños que permitieron que Lava Jato tuviera un impacto.

La investigación de Lava Jato es un modelo para el tipo de lucha contra la corrupción que muchos mexicanos quieren. El caso descubrió más de 2.600 millones de dólares en fondos públicos malversados y resultó en unas 200 condenas, incluyendo a altos ejecutivos y políticos. Pero si el caso de Lozoya, que huyó a España el año pasado tras ser acusado de soborno antes de su extradición en julio, continúa como hasta ahora, nadie pondrá ni un solo pie en la cárcel. 

Eso es porque los valores originales de Lava Jato – la investigación meticulosa, la transparencia sin precedentes y la independencia institucional que condujo a decenas de detenciones de alto perfil – no están presentes en el caso de Lozoya.

Desde el principio, la Policía Federal de Brasil y el Ministerio Público establecieron a Lava Jato como una investigación de alto nivel. Para 2014, las meticulosas investigaciones de los fiscales habían descubierto una vasta red de corrupción que vinculaba a figuras de las altas esferas de la política y los negocios brasileños.

Los fiscales e investigadores siguieron entonces una estrategia clara: En lugar de ir primero a por los políticos, los fiscales se centraron en detener a docenas de empresarios de los que tenían pruebas más sólidas. A cambio de acuerdos de culpabilidad, los detenidos revelaron información que fortaleció los casos de los fiscales, permitiendo a los jueces reunir suficientes pruebas para condenar a los objetivos más elusivos de la investigación.

En cambio, La Fiscalía General de la República de México ha optado por construir todo su caso sobre la base del testimonio de uno de sus principales objetivos: el propio Lozoya, el brillante ex director de Pemex. Incluso ahora, la mayoría de lo que se conoce sobre el caso proviene de los propios testimonios de Lozoya, una diferencia crucial con Brasil, donde la fiscalía se armó utilizando la cooperación ofrecida por una serie de hombres de negocios a cambio de acuerdos de culpabilidad.

Otra característica fundamental de Lava Jato fue el nivel de transparencia que el caso mantuvo durante sus primeras etapas. Los detalles de muchas investigaciones se hicieron públicos (a menudo a través de filtraciones a la prensa), lo que permitió que el país siguiera adelante a medida que los detalles se materializaban y el caso avanzaba. Al hacerlo, Lava Jato creó un apetito por la rendición de cuentas entre los miembros del público. En consecuencia, este apetito público de información sobre el caso generalmente incentivaba a los investigadores de la policía, los fiscales y los jueces a actuar con cautela durante las primeras etapas del caso. (La indignación pública alimentaría más tarde la politización del caso).

En México, mientras tanto, lo único que destaca de la transparencia institucional es su ausencia. Aunque la legislación mexicana dicta que las audiencias como la de Lozoya deben ser accesibles al público, en el momento de la audiencia el público general sólo se enteró de fragmentos de lo que se dijo a través de mensajes filtrados de WhatsApp. Aún más preocupante, las principales fuentes de información pública sobre el caso han sido las filtraciones a los medios de comunicación.

También fue crucial para Lava Jato el continuo respeto por la separación de poderes, al menos en sus primeros años. La entonces presidenta Dilma Rousseff nunca intentó intervenir o detener la investigación; mientras tanto, el Senado respaldó al fiscal jefe Rodrigo Janot y aseguró la continuidad de la investigación.

Cabe señalar que esta separación de poderes no duró: A principios de octubre, el presidente Jair Bolsonaro anunció que había “terminado” con Lava Jato porque la corrupción política “ya no existe” en Brasil. Los actuales y antiguos fiscales discreparon vehementemente de la decisión.

El caso Lozoya, mientras tanto, ha sido objeto de interferencias regulares. El presidente López Obrador se ha insertado regularmente en el caso, torciendo la narrativa para sus propios fines políticos. En la mayoría de sus sesiones informativas matutinas, el presidente se refiere a Lozoya de una manera u otra. En el pasado, la Suprema Corte de Justicia de México ha dictaminado que la extrema atención de los medios de comunicación puede impedir que un juez tenga un punto de vista imparcial en un caso. Si AMLO continúa discutiendo el caso de Lozoya, podría ser desestimado por violar la presunción de inocencia.   

Y mientras que la constitución brasileña de 1988, posterior a la dictadura, creó un entorno para que investigaciones como la de Lava Jato actuaran de forma autónoma, otorgándoles independencia presupuestaria, capacitando a los fiscales e ideando un camino profesional para los funcionarios públicos, la autonomía de La Fiscalía General de la República sólo data de una reforma del 2014. Fue hasta el 2019 que obtuvimos nuestro primer fiscal autónomo. A diferencia de Brasil, México aún no ha establecido una carrera eficaz para los fiscales y el sistema de investigación criminal es históricamente deficiente.

También hay una serie de diferencias técnicas que diferencian a Lava Jato del caso Lozoya. Por ejemplo, la versión mexicana de un acuerdo de culpabilidad tiene una definición mucho más estrecha que en el Brasil, donde los acuerdos de culpabilidad fueron fundamentales para el impacto de Lava Jato. En México, algunos delitos quedan excluidos de los acuerdos de culpabilidad, como la violencia doméstica y los delitos fiscales, por ejemplo. En segundo lugar, la información ofrecida a cambio de un acuerdo debe ser suficiente para que los fiscales puedan perseguir a las personas que creen que han cometido delitos más graves.

Pero, hasta donde el público sabe, Lozoya no conoce ningún delito más grave que los que se le han imputado. Además, es un participante activo en casi todos ellos. Por otra parte, el testimonio de Lozoya puede no ser lo suficientemente sólido como para ser una prueba suficiente para condenar a otros por crímenes más graves durante la investigación, lo cual es una condición necesaria para que el acuerdo se mantenga en el tribunal.

En última instancia, el proceso legal real del caso de Lozoya, más que las narraciones políticas que lo rodean, revela un caso que es poco probable que haga tambalear la corrupción en México. Pero el presidente ha convencido al público de que la corrupción está de hecho en declive, incluso a pesar de los videos que salieron este año mostrando a su propio hermano recibiendo un pago en efectivo de un entonces empleado del gobierno federal. Hasta el día de hoy, ninguno de los participantes en el vídeo ha sido considerado responsable de nada, una señal de que no ha cambiado mucho en la batalla de México contra la corrupción.

Todo esto sugiere que la principal batalla será para la opinión pública, y que se librará en los medios de comunicación – más que en los tribunales. Y aunque no tengo ninguna duda de que AMLO se preocupa por acabar con la corrupción, su preferencia por la política de la moralidad sobre la persecución apolítica pone en peligro toda la investigación.

Si el caso de Lozoya permanece en el centro de atención, nos enteraremos de un pequeño número de actos de corrupción realizados por figuras que, como consecuencia, perderán la popularidad pública, pero permanecerán libres. Tal vez esto rasguñe la superficie cuando se trate de corrupción dentro del gobierno, pero la tradición de impunidad de México probablemente escapará ileso.