in

29 murieron por Coronavirus en una misma familia. El gobierno de México sólo contó a 1: Wall Street Journal

“En los últimos nueve meses de la pandemia han muerto más mexicanos que durante la guerra contra el narcotráfico que data de 2006. Al ritmo actual, mueren tantas personas por Covid cada cinco semanas como el número récord de homicidios del año pasado (35.000).”

Luis Antonio Rojas

“En los últimos nueve meses de la pandemia han muerto más mexicanos que durante la guerra contra el narcotráfico que data de 2006. Al ritmo actual, mueren tantas personas por Covid cada cinco semanas como el número récord de homicidios del año pasado (35.000).” reportó la publicación en un articulo firmado por David Luhnow y Juan Montes.

“Ciudadanos y expertos en Salud aseguran que los problemas en calcular las cifras de fallecidos por parte del gobierno esconden una cifra mucho mas alarmante, entorno a 300.000 muertos”.

Según un análisis del Wall Street Journal, entre enero y el 12 de diciembre del 2020, 265.000 personas fallecieron en México por demás de lo que se esperaría sin contabilizar los efectos de la pandemia. La cifra representa 150.000 muertes por encima del recuento oficial de muertes por Covid-19. Per cápita, México tiene una de las tasas de exceso de mortalidad más altas del mundo, sólo por detrás de Perú y Ecuador. Por otra parte, 5 estados de la república presentan recuentos atrasados por dos meses, una vez contabilizados estos estados, según el estudio, la cifra total de decesos en México se elevaría entorno a los 300.000

“Esta es la peor catástrofe que ha sufrido México en un siglo, desde la Revolución Mexicana y la gripe española”, dijo Salomón Chertorivski, ex Secretario de Salud y profesor de política en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), a la publicación. Chertorivski estima que el exceso de mortalidad de México terminará siendo de aproximadamente 300.000 para el 2020.

Durante los primeros 7 meses de la pandemia, sólo se registraron como víctimas mortales de Covid aquellos que murieron con un resultado oficial positivo en la prueba de Covid. A partir de octubre, los funcionarios de Salud flexibilizaron los criterios, permitiendo que se contabilizara una fatalidad sin una prueba oficial, pero sólo cuando fuera revisada por un comité de médicos aprobado por el gobierno, un proceso que lleva mucho tiempo y que representa sólo una fracción de los casos oficiales de Covid, según la Secretaría de Salud.

Las pruebas limitadas significan que muchos de los que fallecen en México lo hacen sin una prueba de Covid-19. México realiza sólo de 15 a 20 pruebas diarias por cada 100.000 personas, la tasa más baja del hemisferio occidental, según Nuestro Mundo en Datos, un proyecto de investigación sin fines de lucro con sede en la Universidad de Oxford.

México ha realizado un total de 3,6 millones de pruebas durante toda la pandemia. Eso se compara con los 28,6 millones de Brasil, que ocupa el segundo lugar en muertes oficiales de Covid después de EE.UU., con 203.580 muertes contabilizadas hasta el martes pasado. Sin embargo, México ha sufrido más muertes en exceso durante el último año que Brasil, un país con 85 millones de habitantes más. Según epidemiólogos, el sistema de salud pública de Brasil está haciendo un trabajo mucho mejor que el de México en el recuento de los casos de Covid.

El gobierno de México examina sólo a los pacientes que acuden a los hospitales públicos designados y cumplen con una lista de síntomas. México flexibilizó sus criterios en agosto, diciendo que probablemente rechazaba a más de un tercio de los pacientes de Covid que llegaban a los hospitales públicos.

“Lo que ha sucedido en México no es sólo un escándalo, es un delito”, dijo Jaime Sepúlveda Amor, jefe del Instituto de Ciencias de la Salud Global de la Universidad de California en San Francisco y ex director del Instituto Nacional de Salud Publica (INSP) al WSJ.

Al inicio de la pandemia, las autoridades sanitarias mexicanas, preocupadas por la capacidad de los hospitales, alentaron a los mexicanos a luchar contra la enfermedad en sus hogares. Cambiaron de marcha en los últimos meses, diciendo que los pacientes esperaban demasiado para ir al hospital.

Esto ha creado un dilema: cuando muchos mexicanos más desfavorecidos finalmente acuden al hospital, sus posibilidades de morir son mayores, y la alta tasa de mortalidad hace que la gente se aleje tanto como pueda.

“Los residentes continuaron celebrando fiestas y reuniéndose en la plaza del pueblo, agachándose bajo la cinta, dijo el Padre Israel Mendoza, el sacerdote de 50 años de la pequeña iglesia de la plaza central del pueblo. “No se hizo nada para preparar al pueblo para la pandemia. La gente está enfadada aquí porque muchos murieron.”

Nueve meses de la pandemia se han cobrado más vidas en México que toda la horrible violencia relacionada con las drogas del país desde 2006, cuando los homicidios relacionados con los cárteles comenzaron a aumentar. Se calcula que las batallas entre la delincuencia organizada han costado unas 170.000 vidas, mientras que otras 70.000 personas han desaparecido.

Algunas familias están tan preocupadas por el ostracismo que sobornan a los médicos para que pongan una causa de muerte diferente en el certificado de defunción, dijo el Padre Mendoza. Otros hacen incinerar a sus seres queridos y ni siquiera registran su muerte, dijo.

“El número real de muertos es mucho mayor que las cifras del gobierno y mucho más allá del registro civil de defunciones”, dijo el padre Mendoza. “Llevará generaciones digerir el impacto de esta tragedia”.