in

COFECE, la autoridad antimonopolio, prepara sanción a bancos internacionales por manipular mercado de bonos mexicanos

Los bancos podrían enfrentar multas de hasta el 10% de los ingresos de sus unidades locales mexicanas

Alejandro Cegarra

La comisión antimonopolio de México está planeando multar a varios bancos internacionales y operadores individuales después de dictaminar que conspiraron para manipular los precios de los bonos en pesos a principios de la década pasada.

La decisión, a la que se llegó el 14 de enero, se hará pública en los próximos días.

La unidad de investigación de la comisión encontró pruebas en 2019 de colusión por parte de las unidades mexicanas de Barclays Plc, Bank of America Corp., Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, Deutsche Bank AG y JPMorgan Chase & Co., así como de Banco Santander México SA y la unidad local de Citigroup Inc., Citibanamex.

La agencia declinó hacer comentarios, por ley tiene prohibido hablar públicamente sobre sus resoluciones hasta que se haya notificado a todas las partes implicadas. Por su parte, los bancos JPMorgan, Bank of America, Citigroup, Deutsche Bank, Barclays y BBVA no respondieron a comentarios.

Los bancos podrían enfrentar multas de hasta el 10% de los ingresos de sus unidades locales mexicanas, pero aún no está claro si todas las empresas que fueron nombradas en 2019 serán multadas o cuán grandes serán los gravámenes. Once comerciantes actuales y antiguos también testificaron en el caso, según muestran los registros en el sitio web de la comisión antimonopolio.

La decisión del regulador antimonopolio supondría una rara reprimenda a los bancos y operadores en México, donde las penas de cárcel por delitos financieros son extremadamente raras y las multas son relativamente pequeñas. México se quedó atrás con respecto a otros países hace casi una década, después de que los reguladores descubrieran manipulaciones en los mercados de tipos de interés en Estados Unidos y Europa.

“México estaba atrasado en cuanto a la investigación de posibles colusiones entre operadores, pero como eso ya era un gran problema en Estados Unidos o el Reino Unido, esos reguladores influyeron en los bancos, y eso sirvió para abordar el problema en México incluso antes de que el organismo antimonopolio empezara a investigarlo”, dijo Sergio Luna, execonomista jefe de Citibanamex que dejó su cargo a finales del año pasado y ahora trabaja como consultor.

El fallo antimonopolio, que según fuentes tiene alrededor de 2,000 páginas, sigue a una investigación iniciada en 2016 que revisó 10 años de chats de operadores y registros bancarios.

La COFECE dijo originalmente que estaba investigando a varios bancos por coludirse con la finalidad de manipular los precios tanto en las subastas del banco central como al vender a los fondos y clientes, los cargos se centran en la presunta manipulación de precios en el mercado secundario durante la primera parte de la última década. Sin embargo, el caso no incluye pruebas relativas a las subastas del banco central.

El año pasado, Barclays y JPMorgan acordaron pagar un total de 20,7 millones de dólares para resolver las acusaciones en Nueva York de que sus filiales mexicanas conspiraron con otros bancos para vender bonos mexicanos a precios inflados a los fondos de pensiones estadounidenses. Ese caso se derivó de la información recopilada en una investigación de la COFECE. El juez estadounidense desestimó posteriormente los cargos contra el resto de los bancos, argumentando que no tenía jurisdicción sobre la supuesta manipulación en México.

El caso de Estados Unidos cita transcripciones obtenidas por la COFECE que supuestamente muestran que los operadores formaban salas de chat, incluyendo una llamada “escuadrón de hámster”, donde discutían las órdenes de los clientes y coordinaban las operaciones. El regulador bursátil y bancario de México hizo su propia investigación y multó a finales de 2018 a seis bancos y operadores globales por un total de poco más de un millón de dólares por manipular los volúmenes de negociación de bonos.