in

La recuperación económica mundial se ha topado con la lenta aplicación de las vacunas

“Esto es un reflejo de la dura realidad de que, antes de la distribución generalizada de la vacuna, la vuelta a la normalidad es una perspectiva poco probable”, dijo Tom Orlik, economista titular de Bloomberg Economics

West Fulton Market en Chicago, 13 de Noviembre | Taylor Glascock

El inicio del 2021 se ha mostrado mucho más complejo de lo previsto para la recuperación económica. Globalmente, los casos de Coronavirus han ido en aumento y las estrategias de vacunación han sido lentas, lo cual ha perjudicado los pronósticos de recuperación.

Aunque el crecimiento mundial sigue en camino de recuperarse rápidamente de la recesión vista el año pasado en algún momento, puede tardar más en arrancar y no ser tan sólido como se preveía anteriormente. El Banco Mundial ya recortó este mes su previsión al 4% para el 2021 y el Fondo Monetario Internacional actualizará esta semana sus propias perspectivas.

A medida que se apliquen más restricciones en Asia y Europa, se esperan recesiones de dos fases en Japón, la zona del euro y el Reino Unido. El récord de casos en Estados Unidos está arrastrando el gasto minorista y la creación de nuevos empleos, lo que ha llevado a la nueva administración del presidente Joe Biden a buscar un estímulo fiscal adicional de 1,9 billones de dólares.

Tras contener la enfermedad tempranamente, sólo China ha logrado una recuperación en forma de V. Sin embargo, con Pekín confinado muchos consumidores siguen siendo cautelosos.

“Esto es un reflejo de la dura realidad de que, antes de la distribución generalizada de la vacuna, la vuelta a la normalidad es una perspectiva poco probable”, dijo Tom Orlik, economista titular de Bloomberg Economics.

Se trata de un panorama muy duro al que se enfrentan responsables políticos de todo el mundo. Ya se han agotado algunas respuestas financieras en los países mas ricos: ayudas fiscales por valor de 12 billones de dólares y la impresión de dinero por parte de varios bancos centrales no hayan conseguido cimentar la recuperación.

Optimismo de los mercados

A pesar de que las perspectivas económicas se han ido oscureciendo a medida que avanzan las semanas del 2021, los mercados financieros globales han seguido registrando alzas en valores gracias al optimismo creado por los estímulos del gobierno estadounidense y el despliegue de la vacuna. La semana pasada, las acciones mundiales alcanzaron un máximo histórico.

Es probable que las desigualdades aparezcan en los comentarios de los líderes, como el presidente chino Xi Jinping, su homólogo francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel, entre otros, que intervendrán en un evento en línea que el Foro Económico Mundial celebrará del 25 al 29 de enero en lugar de su habitual reunión en la estación de esquí suiza de Davos.

Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea están suministrando vacunas, lo que configura un escenario en el que algunas partes del mundo alcanzan la inmunidad de rebaño mientras otras se quedan atrás, especialmente las economías más pobres.

La Organización Mundial de la Salud advertirá el lunes a las naciones ricas de que sus economías podrían verse perjudicadas a menos que ayuden a los países en desarrollo a acelerar los programas de vacunación, según informó el domingo el Financial Times, citando un estudio.

Si el despliegue de vacunas en los países más pobres mantiene su trayectoria actual, las economías avanzadas se enfrentan a una pérdida de producción de hasta 2,4 billones de dólares de su producto interior bruto anual antes de la pandemia debido a las interrupciones en el comercio y las cadenas de suministro, según la OMS.

Aunque hay luz al final del túnel, todavía queda un largo y difícil camino por delante antes de salir“, dijo Erik Nielsen, economista jefe del grupo Unicredit SpA. “Mientras la pandemia aterrorice a parte del mundo, la normalidad no se restablecerá en ningún sitio”.

Las perspectivas optimistas se basan en que las autoridades consigan distribuir la vacuna a escala material a mediados de año y neutralizar la amenaza de más variantes transmisibles del virus. La política monetaria flexible que se está aplicando y la esperanza de que los gobiernos no retiren su apoyo prematuramente, como hicieron algunos tras la crisis financiera, también deberían ayudar.

Los confinamientos y otras restricciones a la circulación también han parecido tener un impacto económico menos perjudicial durante este periodo que el mismo que el año pasado, ya que los consumidores y las empresas han encontrado formas de adaptarse. Y el liderazgo de China en la recuperación mundial muestra lo que es posible una vez que se controla el virus.

“El primer trimestre será peor de lo que habíamos pensado”, dijo Shaun Roache, economista jefe para Asia-Pacífico de S&P Global Ratings en Singapur. “Pero vemos una recuperación retrasada, no descarrilada”.