in

AMLO anuncia que tiene Covid-19; es el ultimo mandatario en contraer la enfermedad

“Como siempre, soy optimista. Saldremos adelante todos”, dijo.

Alejandro Cegarra/Bloomberg

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, dijo el domingo que había contraído el coronavirus y que estaba en “tratamiento médico” por lo que describió como síntomas leves.

López Obrador, escribiendo en Twitter, dijo que seguiría cumpliendo con sus funciones oficiales, incluida la celebración de una llamada con el presidente de Rusia, Vladimir V. Putin, prevista para el lunes.

“Como siempre, soy optimista. Saldremos adelante todos”, dijo.

El líder ha restado importancia a la pandemia, cuestionando el valor de usar mascarillas y negándose a ponerse una en la mayoría de sus apariciones públicas.

El viernes, publicó una foto de sí mismo en el interior, de nuevo sin mascarilla, llevando a cabo una llamada con el presidente Biden. Le acompañaban Marcelo Ebrard, el ministro de Relaciones Exteriores, y Alfonso Romo, un ex colaborador de alto nivel, y ninguno llevaba mascarilla. Y este sábado, el presidente se reunió con líderes empresariales en Monterrey.

Horas antes de revelar que había contraído el virus, López Obrador se sentó en un vuelo de San Luís Potosí a Ciudad de México, según informaron medios locales.

En junio, López Obrador todavía se mostraba despectivo. Dijo que tener la conciencia limpia ayudaría a combatir el virus. “No mentir, no robar, no traicionar, eso ayuda mucho a no contraer el coronavirus”, dijo a los periodistas.

Y durante meses, el presidente ha insistido repetidamente en que el fin de la devastación de la pandemia estaba a la vuelta de la esquina.

“Lo peor está terminando”, dijo este mes, mientras aumentaban las muertes. “Estamos saliendo de ello”.

En la primavera, The New York Times informó de que el gobierno mexicano no había registrado cientos, posiblemente miles, de muertes en Ciudad de México, desestimando a los funcionarios que habían contabilizado más del triple de víctimas mortales en la capital de lo que el gobierno había reconocido públicamente.

Luego, en diciembre, los funcionarios federales, reacios a dañar aún más la economía, aseguraron al público que Ciudad de México no había alcanzado el nivel de contagio que requeriría un cierre total. De hecho, las propias cifras del gobierno mostraban que la capital había superado ese umbral, según un análisis de The Times.

Algunos expertos en salud pública dijeron estar poco sorprendidos de que AMLO se haya infectado, dada su preferencia por ir sin mascarilla, incluso en situaciones en las que el riesgo de exposición es alto.

“Uno incluso esperaba o suponía, por su forma de exponerse a tanta gente y no usar mascarilla, que se hubiera infectado antes”, dijo Carlos Magis Rodríguez, profesor de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México. “En todas las apariciones públicas de López Obrador, excepto cuando fue a visitar a Trump, lo vimos sin mascarilla”.

Dijo que había razones para preocuparse por el pronóstico del señor López Obrador, que tiene 67 años y tuvo un ataque al corazón en 2013. “Él está en mayor riesgo que una persona joven”, dijo el Dr. Magis.

La noticia llega en un momento en el que México se enfrenta a los peores datos registrados desde el inicio de la pandemia, con un número de muertes que ha alcanzado cifras espeluznantes. El jueves, México confirmó 1.803 nuevas muertes por coronavirus, superando el récord anterior de más de 1.500 establecidos días antes.

Y mientras el presidente ya está siendo tratado, muchos mexicanos están luchando por conseguir atención médica. Los hospitales del país están saturados, y en Ciudad de México, el epicentro del brote nacional, cerca del 90% de las camas están ocupadas.

México ha mantenido intencionadamente un nivel bajo de pruebas a lo largo de la pandemia, lo que ha ocultado el verdadero alcance del virus en todo el país. Pero es innegable que AMLO ha presidido uno de los peores brotes en todo el mundo.

Hasta la fecha, México ha registrado más de 1,7 millones de infecciones por coronavirus y cerca de 150.000 muertes, el cuarto mayor número de muertes a nivel mundial.

Las cifras oficiales subestiman gravemente el verdadero número de víctimas de la pandemia. Hasta diciembre, el país había registrado 250.000 muertes más de las previstas, una tasa de mortalidad excesiva que sugiere que la pandemia ha sido mucho más mortífera de lo que sugieren las cifras oficiales.