in

¿Se celebrarán los Juegos Olímpicos en 2021? Esto es todo lo que sabemos.

Ante la realidad de una vacunación global lenta, vuelve a surgir la pregunta acerca de la posibilidad de unos juegos olímpicos seguros.

Tokyo | Kim Kyung-Hoon

El plan era celebrar los Juegos Olímpicos del 2020 en 2021. Tras una decisión del Comité Olímpico Internacional y Japón, el país anfitrión, el pasado mes de marzo se decidió aplazar los juegos a causa de la pandemia. Sin embargo, el coronavirus sigue causando estragos en muchas partes del mundo.  Mientras dirigentes se han topado con la realidad de la campaña de vacunación mundial, que llevará tiempo, vuelve a surgir la pregunta de si es posible celebrar las Olimpiadas este año de forma segura.

Un reciente informe del Times de Londres desencadenó el último debate, con un alto funcionario no identificado de la coalición gobernante de Japón afirmando que el gobierno japonés había concluido en privado que los juegos tendrán que ser cancelados. “Nadie quiere ser el primero en decirlo, pero el consenso es que es demasiado difícil”, dijo la fuente, según el Times. “Personalmente, no creo que vaya a suceder”.

Sin embargo, las autoridades olímpicas y japonesas desmintieron rápidamente esas informaciones, insistiendo en que los juegos siguen adelante.

El gobierno japonés calificó los informes de “categóricamente falsos”. “Estoy decidido a realizar unos Juegos de Tokio seguros y protegidos como prueba de que la humanidad ha superado el virus”, dijo el viernes el Primer Ministro Suga Yoshihide al Parlamento de su país, según informaciones del Washington Post.

El Comité Olímpico Internacional se sumó a Suga. “Todas las partes implicadas están trabajando juntas para preparar unos Juegos exitosos este verano”, dijo el COI en un comunicado.

Thomas Bach, titular del COI, declaró a la agencia japonesa Kyodo News que su comité está decidido a que los Juegos Olímpicos se celebren tal y como está previsto, a partir del 23 de julio. “Por eso no hay un plan B y por eso estamos plenamente comprometidos a que estos juegos sean seguros y exitosos”, dijo.

El debate sobre los Juegos Olímpicos está lejos de estar resuelto.



Los juegos se pospusieron a finales de marzo ante la imposibilidad de celebrar una reunión masiva durante el verano. Los confinamientos en países de todo el mundo cerraron las instalaciones de entrenamiento e interrumpieron las pruebas de clasificación, lo que hizo que los atletas se sintieran estresados e inseguros ante la posibilidad de competir.

Muchas cosas han cambiado en un año. Los científicos y los funcionarios de salud pública comprenden mejor el coronavirus y saben mejor cómo contenerlo. Sin embargo, incluso los países que han controlado mejor la pandemia siguen enfrentándose a peligrosos brotes, entre ellos Japón. Tokio se encuentra en estado de emergencia para hacer frente a su última y más mortífera ola pandémica.

“Incluso si las cosas están bajo control en muchos lugares, reunir a la gente para los Juegos Olímpicos podría ayudar a reavivar la infección de otras múltiples maneras”, dijo Marc E. Wilson, profesor clínico de la Universidad de California en San Francisco y profesor visitante de la Universidad de Harvard. “Los Juegos Olímpicos son básicamente el escenario ideal para que algo como el Coronavirus se propague”.

La llegada de múltiples vacunas ha ofrecido una salida a todo esto, pero los retos operativos y logísticos de la campaña de inmunización global significan que, siendo realistas, el mundo no va a salir pronto de la pandemia.

Japón, anfitrión de los Juegos Olímpicos, tiene que vacunar a 127 millones de sus ciudadanos; como informa Associated Press, poner las vacunas en los brazos de todos podría ser la única manera de organizar los juegos de forma realmente segura. Pero las vacunaciones aún no han comenzado, y no lo harán hasta finales de febrero.

A esto hay que añadir la aparición de nuevas variantes del coronavirus, que parecen ser más contagiosas. También queda la duda de cómo interactuarán con las nuevas vacunas.

Aunque aún faltan meses para julio, los Juegos Olímpicos no son precisamente una operación fácil de llevar a cabo en el último momento. El año pasado, algunos atletas criticaron al COI por insistir en que los juegos seguirían adelante, lo que a muchos les pareció completamente desconectado de lo que estaba ocurriendo en todo el mundo. Y esa incertidumbre – ¿deberían intentar entrenar o no entrenar? – aumentó la frustración.

Finalmente, los comités olímpicos de los distintos países empezaron a retirar a sus atletas de los juegos, lo que no dio al COI otra opción que tomar la decisión de aplazar los juegos. En esta ocasión, ningún país ha anunciado aún la retirada de sus atletas, pero algunos dirigentes, como el Primer Ministro australiano Scott Morrison, han expresado sus dudas sobre la capacidad de Japón para llevar a cabo el evento.

El Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos dijo en un comunicado que no había recibido ninguna noticia “que sugiera que los Juegos no se celebrarán como estaba previsto, y nuestra atención sigue centrada en la salud y la preparación de los atletas del equipo de Estados Unidos de cara a los Juegos de este verano”.

Y los deportes se han reanudado en muchas partes del mundo, aunque algunos con más seguridad que otros. Se han reanudado las competiciones internacionales de atletismo -sin aficionados y con otras restricciones-, aunque nada a la escala de los Juegos Olímpicos. E incluso entonces, Covid-19 suele colarse.

El Open de Australia de tenis, que comienza oficialmente el mes que viene en Melbourne, fletó vuelos para los jugadores y sus séquitos, que vienen de todo el mundo, y luego exigió a los jugadores que entraran en cuarentena a su llegada. Algunos acabaron teniendo que enfrentarse a periodos de aislamiento más largos porque -lo han adivinado- algunas de las personas que viajaban en esos vuelos fletados dieron positivo en la prueba del Covid-19. Al menos un jugador también lo hizo entonces.

Australia está permitiendo algunos aficionados en el Open este año, con restricciones. Pero Melbourne también ha acabado con Covid-19 mediante algunas de las restricciones más duras del mundo.

En lo que se refiere a los Juegos Olímpicos, el aplazamiento no parece ser una opción en esta ocasión, lo que significa que es mucho más probable que si las partes pertinentes deciden finalmente que es demasiado arriesgado celebrar los juegos en julio, los Juegos de 2020 podrían cancelarse definitivamente. Esto sólo ha sucedido unas pocas veces: en 1916, 1940 y 1944, todas ellas a causa de guerras mundiales.

Japón gastó aproximadamente 25.000 millones de dólares para organizar los Juegos Olímpicos. Incluso si el país es capaz de albergar los juegos en un futuro próximo (las sedes ya están fijadas para 2024, en París, y 2028, en Los Ángeles), una cancelación podría dificultar la recuperación de esa inversión por parte de Japón.

Los atletas, algunos de los cuales sólo tienen una o dos oportunidades en los Juegos Olímpicos en toda su carrera, podrían no tener otra oportunidad de competir si se cancelan los Juegos de 2020. Simone Biles, miembro de USA Gymnastics y la gimnasta más condecorada de la historia, declaró el viernes en el Today Show de la NBC que espera que los Juegos Olímpicos puedan seguir adelante, aunque sea en una burbuja, en referencia a la estrategia de la NBA de aislar y poner a prueba a los atletas y al cuerpo técnico, que jugaron los partidos en un estadio vacío.

“Sea lo que sea que digan que queremos hacer, estoy al 100%, porque he estado entrenando muy duro, y he estado muy preparada”, dijo Biles.

Hay mucho en juego en estos Juegos Olímpicos: para los atletas, para Japón y, de alguna manera, para el mundo entero. 

Los Juegos Olímpicos podrían ser exactamente lo que el mundo necesita para salir, con suerte, de una pandemia. Los ideales olímpicos -competencia justa, solidaridad, buena voluntad – pueden ser el antídoto para un mundo que parece desmoronarse, aunque los juegos no puedan celebrarse este verano.

A más de un año de la pandemia, eso parece más cierto que nunca.