in

México supera a la India y es el tercer país del mundo con más muertes por Coronavirus

México tiene ahora una cifra de muertos superior a la de un país con una población 10 veces más grande

Alejandro Cegarra

Las muertes por Covid-19 en México superaron a las de la India, convirtiendo el brote del país en el tercero más mortífero del mundo, en un momento en que las autoridades luchan por contener una pandemia que se cobra un número de víctimas cada vez más sombrío.

La Secretaría de Salud informó de un aumento de 1.506 muertes el jueves por la noche, con lo que el total es de 155.145. Los casos aumentaron en 18.670 hasta 1.825.519.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, que actualmente está luchando contra la enfermedad, se ha resistido a los confinamientos obligatorios vistos en otros países y ha seguido en gran medida con las mismas prioridades que tenía antes del brote. Ha evitado el estímulo directo generalizado para aliviar el impacto económico del virus y ha seguido pregonando sus esfuerzos para erradicar la corrupción.

La pandemia de Covid-19 causa mucha tristeza, mucho dolor, es dañina, pero más dañina, más funesta es la plaga de la corrupción; es peor que una enfermedad“, dijo López Obrador en un evento la semana pasada. El presidente hizo el comentario un día después de que México informara de un aumento diario récord de 1.803 muertes por Covid-19.

A medida que el número de víctimas en México aumentó, y el país superó a Italia, España y el Reino Unido en el total de víctimas fatales, López Obrador hizo hincapié en la mayor población. Pero al superar a la India, México tiene ahora una cifra de muertos superior a la de un país con una población 10 veces más grande. En función de las muertes por Covid-19 per cápita, México se encuentra entre los tres primeros países de América Latina.

La tasa de mortalidad por Covid-19 registrada en la India ha descendido a una décima parte de su máximo diario alcanzado durante septiembre, con más de 100 muertes al día. El número de casos registrados también ha descendido después de que comenzara su campaña de vacunación a principios de enero. La nación del sur de Asia, de unos 1.300 millones de habitantes, se libró de uno de los confinamientos más estrictos del mundo a principios del año pasado.

El Gobierno de México comenzó a administrar la vacuna de Pfizer a finales de diciembre, pero no se ha repercutido en una disminución de casos ni de muertes. Las víctimas mortales confirmadas sitúan a México sólo por detrás de EE.UU. y Brasil, y las autoridades sanitarias reconocen que el número real de víctimas de la pandemia es mucho mayor, y que esas estimaciones son de las más altas del mundo. La tasa de pruebas positivas de México, superior al 40%, indica una prevalencia de casos no detectados en el país.

El gobierno de López Obrador ha enviado señales contradictorias a medida que el virus ha hecho estragos en el país. El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, que está supervisando la respuesta del país a la enfermedad, ha implorado a la gente en conferencias de prensa nocturnas que se queden en casa, lleven mascarilla y mantengan el distanciamiento social. Pero en los días previos al anuncio de su enfermedad, López Obrador tomó un vuelo comercial, asistió a eventos y apareció en fotografías sin mascarilla.

La ocupación hospitalaria en la capital de México se ha mantenido cerca del 90% en las últimas semanas, y la actividad económica sigue restringida a lo imprescindible. Las camas se han ido llenando en todo el país, con otros ocho estados con tasas de ocupación superiores al 70%, según la Secretaría de Salud.