in

La disminución de los casos en EE.UU. ha mostrado el camino para domar el Coronavirus

Los casos de Covid-19 y las hospitalizaciones están disminuyendo drásticamente en todo Estados Unidos, lo que sugiere que las medidas para interrumpir la transmisión están funcionando

Two girls getting vaccinated in Houston | Brandon Thibodeaux

Más de 27,7 millones de estadounidenses han dado positivo a pruebas de Covid-19, entre los 83 millones que se cree que han sido infectados. El 11,8% de la población, ha recibido al menos una dosis de la vacuna. Si los casos siguen disminuyendo, y si el esfuerzo de vacunación de EE UU se afianza en los meses del verano que se avecinan, los Estados Unidos podrían apreciar una recuperación económica más longeva que la que ya se había alcanzado durante el verano.

Los expertos en salud, por su parte, anticipan desafíos. Las vacunas deben superar a las variantes altamente contagiosas provenientes del Reino Unido y Sudáfrica que ya están en EE.UU. Y las próximas vacaciones (incluidas las de primavera, Semana Santa y el Día de la Madre) conllevan la amenaza de reuniones de grupo que pueden aumentar rápidamente la propagación del virus.

“La historia de las oleadas es que bajan”, dijo Robert Wachter, presidente del departamento de medicina de la Universidad de California-San Francisco al New York Times. “Generalmente bajan por una combinación de cambios de comportamiento, cambios en la política gubernamental y el impacto de la inmunidad”.

Los expertos en enfermedades infecciosas coinciden en que es demasiado pronto para instar al fin de la pandemia. Los descensos se producen tras un aumento ligado a la temporada de vacaciones de Acción de Gracias y Navidad, mientras que los niveles de infección se han mantenido más o menos a la par con las tendencias del otoño pasado, con unos 91.000 nuevos casos confirmados diariamente.

Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., lanzó el domingo una señal de alarma. “No estamos fuera de peligro”, dijo en el programa “Face the Nation” de la CBS, y añadió que “ahora es el momento de redoblar” los esfuerzos de mitigación.

Si esos esfuerzos se relajan “con las variantes cada vez más transmisibles que hay”, dijo, “podríamos estar en una situación mucho más difícil”.

La advertencia de Walensky se produce en un momento en que algunos estados, como Iowa y Montana, comienzan a ser más indulgentes con las obligaciones relativas al porto de mascarillas y en el que los CDC han hecho énfasis en que la reducción de la propagación en la comunidad sea fundamental para la reapertura segura de las escuelas, una prioridad de la administración de Joe Biden.

El país aún está lejos de alcanzar la inmunidad de rebaño, el momento en que una nación está tan protegida de la cepa dominante que esta ya no puede propagarse eficazmente. Eso requerirá probablemente que entre el 70% y el 85% de los 330 millones de estadounidenses estén vacunados o tengan protección natural, según expertos.

Al ritmo actual de vacunación, se habrán administrado suficientes dosis para las vacaciones de primavera, a mediados de marzo, como para cubrir a un 15% de la población estadounidense con dos dosis, según el rastreador de vacunas de Bloomberg. Para el domingo de Pascua, esa cifra aumentará a un 20% y para el Día de la Madre se habrán administrado suficientes dosis para cubrir a cerca del 30% de los estadounidenses.

Estas estimaciones se basan en las tasas de vacunación de la semana pasada, y es probable que aumenten sustancialmente a medida que haya más vacunas disponibles. El martes, la tasa de vacunación en EE.UU. fue de 1,7 millones de dosis al día, de media.

A este ritmo, se calcula que se necesitarán 8 meses para cubrir al 75% de la población con una vacuna de dos dosis.

Mientras tanto, la variante altamente contagiosa del Reino Unido, conocida por los científicos como B.1.1.7, ya está vinculada a entre el 1% y el 4% de las infecciones en Estados Unidos y se prevé que se convierta en la cepa dominante a finales de marzo o abril, según Gregory Armstrong, director del Programa de Detección Molecular Avanzada de los CDC.

Eso puede establecer una carrera entre la dispersión de las vacunas, que probablemente aumentará, y la capacidad del virus de propagarse entre los estadounidenses que aún no están inmunizados, dicen algunos expertos.

Armstrong subrayó en una entrevista que la mutación se mantiene hoy en niveles relativamente bajos. Incluso si la variante del Reino Unido -que se cree que es un 50% más transmisible- representara el 10% de todas las infecciones conocidas, aumentaría los casos en sólo un 5%, según Armstrong.

Eso es “lo suficientemente pequeño como para que ni siquiera seamos capaces de detectarlo”, dijo Armstrong.

Aun así, a medida que la variante se hace más prevalente, el cumplimiento de medidas como el uso de mascarillas, el distanciamiento social y la vacunación tendrá que ser aún mejor para evitar que aumenten las infecciones, añadió.

Los investigadores del Cedars-Sinai afirmaron recientemente haber encontrado una variante estadounidense en California vinculada a la temporada de vacaciones en Los Ángeles. Ese hallazgo ha suscitado una nueva preocupación sobre el papel que están desempeñando hasta ahora las nuevas mutaciones.

“Todavía no hay consenso sobre qué pensar de eso”, dijo Armstrong. “En todo EE.UU., lo que ha ocurrido en los últimos meses, este aumento que alcanzó su punto máximo a principios de enero, mucha gente lo ha analizado y no ha visto nada en el propio virus que lo explique”.

Por el contrario, el B.1.1.7 ya representaba alrededor del 80% de los casos en algunas partes del Reino Unido en el momento en que surgieron las primeras preocupaciones al respecto, dijo Armstrong.

Sin embargo, Estados Unidos va por detrás de muchos otros países, incluido el Reino Unido, en lo que respecta a la vigilancia genómica, en la que los científicos utilizan datos genéticos para seguir la propagación de las distintas cepas de una enfermedad.

A corto plazo, cabe esperar que las nuevas variantes dominantes ejerzan una presión contraria a las fuerzas que están reduciendo los casos. Mientras tanto, las temporadas de vacaciones y los grandes eventos que tradicionalmente atraen a la gente han coincidido a menudo con aumentos de casos.

Se espera que una serie de nuevos acontecimientos y festividades -desde la reciente Super Bowl y el Año Nuevo Chino hasta el Mardi Gras, el Día de San Patricio y luego la Pascua y la Semana Santa en abril- pongan a prueba los compromisos de distanciamiento social en el futuro.

“La gran incógnita en este momento es quién ganará y si habrá una cuarta oleada”, dijo Wachter, de la Universidad de California-San Francisco.

El festival de Mardi Gras del año pasado aceleró drásticamente la transmisión en Luisiana, lo que acabó provocando epidemias secundarias localizadas en todo el sur, según un preimpreso realizado por especialistas del Instituto de Investigación Scripps y la Universidad de Tulane.

Con el tiempo, el Covid-19 puede alcanzar un estado endémico y convertirse en estacional como otros coronavirus, el resfriado común y la gripe, dijo Brian Fisher, investigador principal del Centro de Epidemiología Clínica y Bioestadística de Penn. El estado endémico aún tendrá que ser abordado con vacunas, dijo, incluyendo las actualizadas.

“Ahora bien, el modo en que lleguemos a esa situación es objeto de debate, y es probable que aún queden por delante algunos períodos de aumento de la transmisión”, dijo.