in

Mientras la Ciudad de México prohíbe los plásticos de un solo uso, los tampones desaparecen, dejando a 5 millones de mujeres sin alternativa

La prohibición de los productos sanitarios -y de sus aplicadores- ha tomado por sorpresa a las residentes de la capital

Isabel Pavia | Getty Images

Primero fueron las bolsas de compras de plástico. Luego los popotes y los vasos. Ahora, las últimas víctimas de la campaña de Ciudad de México contra los plásticos de un solo uso son los tampones, y de paso, las mujeres de la capital.

Desde principios de año, la capital mexicana ha prohibido la venta de estos productos menstruales hasta que sus aplicadores de plástico sean sustituidos por materiales más ecológicos. El gobierno de la ciudad dijo que la decisión era una parte clave de la agenda verde que ha perseguido desde que asumió el cargo hace dos años. Sin embargo, ha tomado por sorpresa a muchas de sus 5 millones de residentes mujeres, ya que esta semana, los productos sanitarios han desaparecido de las estanterías.

“Esto es un castigo para las mujeres”, dice Chiara Gómez, una estudiante. “No sabía que iban a hacer esto, mucha gente depende de ellos. Y es un poco extraño que empiecen por los tampones cuando hay otras cosas que usan mucho plástico, como los envases innecesarios.”

Los omnipresentes puestos de jugos de Ciudad de México ahora instan a los clientes a llevar sus propios envases o a comprar botellas de plástico, pero muchos mercados de la capital siguen utilizando bolsas de plástico o sirviendo la comida con tenedores de plástico y las cafeterías siguen poniendo a menudo tapas de plástico en las bebidas para llevar.

Las farmacias y los supermercados exhibieron esta semana toallas higiénicas y copas menstruales, pero no tampones. Los tampones sin aplicador no están disponibles ni se utilizan de forma generalizada: pueden comprarse por Internet, a través de sitios como Mercado Libre y Amazon, pero los precios de hasta 70 pesos mexicanos (3.40 USD) por tampón los ponen fuera del alcance de muchas personas en un país en el que las mujeres trabajan más, pero ganan menos que los hombres y suelen estar empleadas en trabajos informales.

Una farmacia de la capital expuso la normativa oficial para explicar por qué los tampones habían desaparecido de las estanterías – “No se nos permite exhibir tampones”- antes de ofrecer discretamente la venta de algunos en el mostrador “hasta agotar existencias”.

Las organizaciones feministas, que están presionando por separado para que la protección sanitaria esté libre del impuesto sobre el valor añadido, dicen que el gobierno debería haber adoptado un enfoque más gradual antes de imponer la prohibición total.

“Por supuesto que entendemos el aspecto medioambiental de esto”, dijo Anahí Rodríguez, portavoz de la ONG Menstruación Digna. “Es responsabilidad del gobierno tomar medidas para proteger el medio ambiente. Pero deberían haberse asegurado de que hubiera tampones disponibles con aplicadores que utilizaran una alternativa al plástico, a un precio accesible, antes de retirarlos.”

Los hombres también criticaron la medida. “Como si las mujeres no tuvieran suficientes problemas, ahora el gobierno les ha dado otro: no tener tampones”, escribió en Twitter Carlos Elizondo, profesor de ciencias políticas del Tec de Monterrey. “En otros países tienen IVA cero. Aquí, están prohibidos… y además en medio de una pandemia”.

Lillian Guigue, directora general de Regulación de Impacto y Regulación Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente de la ciudad, insistió en que la prohibición había sido anunciada con mucha antelación como parte de la agenda de políticas verdes de Claudia Sheinbaum, la primera mujer alcaldesa de la ciudad y experta en cambio climático.

Guigue dijo que había estado negociando con los productores, pero que Covid-19 estaba frenando su capacidad para reformular los aplicadores sin usar plástico. Hasta entonces, “todos tenemos que poner nuestro granito de arena… si no hacemos un esfuerzo con los productos que consumimos, estamos destruyendo no sólo nuestro futuro, sino el de todas las generaciones que nos sucedan”.

Para muchas, especialmente para las mujeres jóvenes, eso significa copas menstruales reutilizables. Michelle Schad, una estudiante, dijo que éstas eran más seguras y aplaudió la medida de prohibir los aplicadores de tampones de plástico “porque contaminan mucho y hacen mucho daño”.

Pero en un país donde la pandemia de coronavirus ha obligado a la pobreza a unas 10 millones de personas más, algunas no pueden permitírselos y, en cualquier caso, 260.000 hogares de Ciudad de México carecen de agua corriente.

Una menstruación digna “se convierte en un privilegio, no en un derecho, con estas medidas”, dijo Rodríguez.

Su ONG ha estado luchando para que se elimine el impuesto de venta del 16% de la protección sanitaria en México, una medida respaldada por Olga Sánchez Cordero, ministra del Interior de México. Los legisladores se negaron el año pasado, pero este mes la Corte Suprema aceptó revisar si el impuesto era inconstitucional.