in

Las repercusiones del Tren Maya

Los recursos legales y la suspensión provisional en contra del tramo 3 del Tren Maya, han causado incertidumbre en las firmas constructoras de AZVI, Urales, Gami y UG21

El Tribunal Colegiado en Materias de Trabajo y Administrativa del Décimo Cuarto distrito confirmó la suspensión provisional en contra del Tren Maya. Del mismo modo, se desechó el recurso de queja promovido por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo y las empresas concesionarias para la construcción de los tramos que pasan por los municipios de Mérida, Izamal y Chocholá. Se sigue en espera de que se sesione la audiencia para que se decida en la audiencia sobre la suspensión definitiva.

En otro de los amparos en contra del proyecto Tren Maya, ya se solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para que se resuelva sobre la constitucionalidad de las autorizaciones que se han otorgado en dicha obra. Las principales organizaciones que han presentado recursos legales en contra de su construcción son el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, Múuch Xiinbal, y Kanan Derechos Humanos. 

El freno temporal afecta específicamente el tramo 3, cuya licitación se ganó el 15 de mayo de 2020 por una unión integrada por la empresa española AZVI y las mexicanas Construcciones Urales y Gami Ingeniería e Instalaciones por 10,192 millones de pesos. De igual forma, la constructora española UGF21 ganó una licitación para supervisar el área técnica y verificar la calidad de la plataforma del Tren Maya del tramo 3.

Por su parte, en el tramo 4, de Izamal a Cancún, se incluyen las estaciones de Chichen Itzá y Valladolid de Yucatán. La suspensión provisional también podría afectar las obras nuevas del Grupo ICA, la cual obtuvo por adjudicación directa el contrato por 27,000 millones de pesos.

Por otro lado, el tramo 2 del Tren se adjudicó el 30 de abril del 2020 al grupo liderado por la empresa española Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y la mexicana Carso Infraestructura y Construcción (CICSA), ambas controladas por el empresario Carlos Slim, por una oferta económica de 18,445 millones de pesos.

Cabe mencionar que el Tren Maya es una de las principales obras del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que se cuenta con una inversión de 125,880 millones de pesos y recorrerá cinco estados del sureste de México, entre estos Chiapas, Campeche, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo. El Tren Maya correrá 1.554 kilómetros del sur del país.

Asimismo, se considera el proyecto emblema de infraestructura de la administración de AMLO y la Cuarta Transformación, mismo que se pretende terminar a finales del 2023 y comience a operar en el 2024, siendo este el último año del sexenio. 

Por último, en el Presupuesto de Egresos de 2021, se incrementó 7 veces el monto de los recursos asignados para este proyecto en comparación con el año 2020. Se busca realizar eventos institucionales que contemplen reuniones con autoridades locales, capacitaciones, eventos de difusión, congresos, seminarios y diversas giras presidenciales con la asistencia de entre 20 a 1,000 personas.