in

Mientras Francia implementa un tercer confinamiento, la fatiga pandémica rebasa la nación

Con el aumento de las infecciones por Coronavirus, las muertes cercanas a las 100.000 y el fracaso de la vacunación, los franceses, frustrados, se sienten de nuevo en el punto de partida.

En la estación de tren de Montparnasse, en París, el contraste no podía ser más evidente.

Hace aproximadamente un año, ante el primer cierre nacional contra la epidemia del coronavirus, los parisinos se amontonaron desesperadamente en los trenes en un éxodo que convirtió a Montparnasse en un lugar de miedo y ansiedad, y a la capital en una ciudad fantasma.

Pero el viernes por la mañana, un día antes del inicio del tercer cierre nacional, el tráfico peatonal era relativamente ligero dentro de la estación de Montparnasse y otras de París. El ambiente era de profundo cansancio ante las restricciones que, una vez más, limitarán severamente los desplazamientos por Francia, confinarán los movimientos de la gente en sus comunidades y cerrarán las escuelas.

“Hay un poco de cansancio”, dijo Muriel Sallandre, que estaba tomando un tren para visitar a sus padres en el oeste de Francia, pero que planeaba regresar a París en unos días. “La ausencia de perspectiva, el hecho de depender de los mensajes del gobierno… todo eso acaba siendo un poco deprimente”.

Muchos franceses se apresuraron a comprar billetes de tren inmediatamente después del anuncio de un nuevo confinamiento el miércoles por la noche. Por ello, es probable que las estaciones de la capital se llenen más durante el fin de semana, ya que los viajeros que planean pasar el último bloqueo fuera de París se mezclan con los que viajan para visitar a sus familiares en Semana Santa. Algunos parisinos también abandonaron la capital tras las restricciones impuestas en la región capitalina hace un par de semanas.

Pero no se esperaba nada parecido al éxodo del año pasado, ya que el pánico ha dado paso en su mayoría a la resignación. Aunque el presidente Emmanuel Macron prometió que este sería el último cierre nacional de Francia antes de que la vida vuelva a la normalidad, no se veía una luz clara al final del túnel: Los contagios se disparan mientras el total de muertos en Francia por la epidemia se acerca a los 100.000, y como en el resto de la Unión Europea, los avances en la campaña de vacunación siguen siendo dolorosamente lentos.

“Tal y como van las cosas, creo que dentro de un mes nos pondrán un cierre aún más estricto”, dijo Marie-Yvonne Bougrel, de 53 años, añadiendo que no le “parece que las medidas aplicadas sean realmente eficaces”.

Como muchos otros en la estación de tren, la Sra. Bougrel dijo que estaba decepcionada por la lentitud de la vacunación que ha afectado a Francia desde finales de diciembre, y añadió que sólo conocía a una persona que había sido vacunada.

En un discurso televisado a nivel nacional visto en vivo el miércoles por alrededor de la mitad de la población de Francia de 67 millones, el Sr. Macron anunció otro bloqueo nacional después de meses de resistir el consejo de los epidemiólogos y la presión de los rivales políticos. Había apostado sin éxito que, a pesar del aumento de las infecciones y de las nuevas y potentes variantes, se podría evitar un bloqueo nacional si un número suficiente de personas se vacunaba a un ritmo constante.

Pero los problemas logísticos y de otra índole agravaron las dificultades de una campaña que dependía de vacunas que no se materializaron como se esperaba, especialmente de la farmacéutica británico-sueca AstraZeneca, que se encontró con escasez de producción y dijo que sus contratos le obligaban a cumplir primero con los pedidos a Gran Bretaña.

Su vacuna, por la que Francia y otros países europeos apostaron fuertemente para salir de la pandemia, también ha estado plagada de preocupaciones sobre efectos secundarios raros, pero a veces mortales que los llevaron a suspender brevemente su uso. Algunos países aún no la distribuyen o restringen su uso.

Entre los franceses, el estado de ánimo se ha vuelto más sombrío a medida que otras naciones, especialmente Gran Bretaña y Estados Unidos, se han recuperado de un manejo desastroso de la epidemia con exitosas campañas de inoculación. Sólo el 13% de la población francesa se ha vacunado al menos una vez, frente al 47% de los británicos y el 30% de los estadounidenses.

En la estación de tren, Brigitte Bidaut, farmacéutica jubilada, dijo que estaba “horrorizada por lo que está pasando en Francia”.

“Estados Unidos era un completo desastre, y ahora están recibiendo dos millones de vacunas al día. Los británicos estaban en un completo desastre, y ahora están mejor”, dijo, y añadió: “Bueno, ¿qué podemos hacer? No tenemos ninguna dosis. Incluso con cuatro semanas de bloqueo, sigo sin ver la luz al final del túnel”.

Un sondeo publicado el jueves mostraba que la mayoría de los franceses eran escépticos sobre los efectos finales del nuevo bloqueo. El 70% de los encuestados, que reflejan el cansancio de la población, aprobaron el nuevo bloqueo nacional, pero el 46% dijo que pensaba desacatar las medidas.

Entre los jóvenes, duramente golpeados por una crisis que ha abierto heridas psicológicas y les ha dejado en una profunda incertidumbre económica, dos tercios de los encuestados dijeron que incumplirían las nuevas normas.

En un país muy sensible a su posición en la jerarquía mundial, la frecuente mala gestión de la epidemia por parte de Francia y la posterior campaña de vacunación han provocado un rechazo generalizado. El año pasado, Francia se vio obligada a depender de China y otros países para obtener máscaras, kits de pruebas y otras herramientas básicas para luchar contra el brote.

Esta vez, el país se encuentra totalmente dependiente de la ayuda exterior para sus vacunas, un golpe demoledor para la nación que produjo a Louis Pasteur y goza de una larga historia de avances médicos.

Antoine Levy, economista francés y candidato al doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, dijo que Francia había invertido mucho en la aplicación de sus cierres, poniendo a millones de trabajadores en permisos pagados y endureciendo gradualmente las restricciones a los movimientos de la gente, pero muy poco en el desarrollo de vacunas.

“Se ha invertido muy poco en lo que parece ser la única forma de salir de la crisis, mientras se aceptan enormes sacrificios en términos de libertad pública y en la economía durante un año”, dijo.

Mientras los países siguen comparándose en su manejo inicial del brote, sus campañas de vacunación y sus planes de recuperación económica, los franceses “sintieron que fallamos un poco en todos los frentes”, dijo el Sr. Levy.

El tercer cierre nacional, dijo el Sr. Levy, da la impresión de que Francia vuelve a estar en el primer cierre de marzo de 2020 y “que nada ha cambiado”.

“Esto es lo que crea esta sensación de decadencia”, dijo.

Francia, han señalado otros, es el único miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en el que no se ha desarrollado una vacuna. Mientras que Estados Unidos y Gran Bretaña han recuperado parte del daño a su reputación gracias a sus vacunas, y mientras China y Rusia han desplegado sus propias vacunas en su búsqueda de influencia mundial, Francia se ha visto relegada a la posición de espectador.

A finales de enero, el Instituto Pasteur anunció que abandonaría la investigación sobre su candidato a vacuna tras los decepcionantes resultados de los ensayos, justo un mes después de que Sanofi, la mayor empresa farmacéutica de Francia, dijera que era improbable que su propia vacuna estuviera lista antes de finales de 2021, en el mejor de los casos.

“Es un signo de decadencia del país, y esta decadencia es inaceptable”, dijo François Bayrou, recientemente nombrado comisario de planificación gubernamental a largo plazo por el Sr. Macron, en una entrevista radiofónica en enero.

Los problemas con las vacunas han dejado a muchos franceses de todos los grupos de edad profundamente escépticos y pesimistas.

“Todavía estoy esperando a ver, pero creo que creer en una vuelta a la normalidad es una ilusión”, dijo Victor Cormier, de 22 años, un estudiante.

Andrée Girard, de 61 años, jubilada, dijo que no había podido reservar una cita para vacunarse. No cree que las nuevas restricciones vayan a frenar la epidemia de forma definitiva y teme que Francia esté atrapada en un patrón de “parada y arranque” en el futuro inmediato.

Refiriéndose a la promesa del Sr. Macron en su anuncio del miércoles de que Francia comenzaría a reabrir a mediados de mayo, la Sra. Girard dijo: “Soy escéptica sobre una luz al final del túnel. Llevan un año haciendo promesas que no se han cumplido”.

“No me lo creo, ya no me lo creo”, dijo. “No sé si recuperaremos nuestra antigua vida”.