in

Todo lo que sabemos acerca del impacto del Covid-19 en los niños

Los niños pequeños suelen ser “superdifusores” de gérmenes respiratorios, por lo que resulta desconcertante que no parezcan ser los principales transmisores del coronavirus que causa el Covid-19.

Shawn Rocco| Duke Health

Los niños pequeños suelen ser “superdifusores” de gérmenes respiratorios, por lo que resulta desconcertante que no parezcan ser los principales transmisores del coronavirus que causa el Covid-19. Por otra parte, también se encuentran relativamente ausentes entre los porcentajes de pacientes hospitalizados.

En un comienzo, se pensó que esto se debía a que es menos probable que se enfermen gravemente si se infectan. Estudios posteriores indican que, al menos los que están en edad escolar, tienen menos probabilidades de contraer el virus.

Sin embargo, no son inmunes a una serie de daños indirectos de Covid-19, como el impacto físico, las lagunas de aprendizaje, la ansiedad y la depresión derivadas del cierre de las escuelas, el aislamiento social y otras consecuencias de la pandemia que provocan estrés. Esto nos lleva a considerar cómo mantener a los niños en la escuela de forma segura.

1. ¿Qué probabilidad tienen los niños de contraer Covid-19?

Según la Organización Mundial de la Salud, de todos los casos de Covid-19 registrados en el mundo durante el 2020, los niños menores de 18 años representaron alrededor del 8%, a pesar de que constituyen el 29% de la población mundial. Es probable que las infecciones pediátricas no se declaren. En comparación con los adultos, es más probable que los niños con Covid-19 no presenten síntomas o, si los presentan, sean predominantemente leves y se limiten a la nariz, la garganta y las vías respiratorias superiores. Rara vez requieren hospitalización.

2. ¿Por qué los niños podrían ser menos predispuestos a contraer Covid-19?

Las razones son múltiples. Los niños pueden tener una respuesta inmune innata más fuerte al virus, desplegando mecanismos de defensa no específicos a las pocas horas de su aparición en el cuerpo. Y lo que es más importante, los niños pueden carecer de muchos de los factores que se cree que ponen a los adultos, en particular a los ancianos, en riesgo de padecer una enfermedad más grave a causa del Covid-19, como, por ejemplo

– daños en el interior de los vasos sanguíneos que se producen con la edad y aumentan la susceptibilidad a la formación de coágulos peligrosos;

– abundancia del tipo de proteína de superficie celular que el coronavirus utiliza para invadir las células y causar una infección

– cambios relacionados con la edad en el sistema inmunitario que dificultan la eliminación del virus;

– enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y la hipertensión, así como enfermedades pulmonares, cardíacas o renales crónicas.

3. ¿Los niños se pueden enfermar gravemente?

Sí. La muerte debida al virus es extremadamente rara en los niños infectados por el SRAS-CoV-2, aunque puede producirse en aquellos que ya están muy enfermos con cáncer u otras afecciones potencialmente mortales. Es relativamente más frecuente un trastorno sanguíneo grave, conocido como síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (PIMS) o síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C), que ha afectado a más de 2.000 niños sólo en Estados Unidos. Esta afección potencialmente letal es similar a la enfermedad de Kawasaki y se produce en una proporción de aproximadamente 2 por cada 100.000 personas menores de 21 años, una fracción minúscula de las 322 por cada 100.000 en las que se diagnostica la infección por coronavirus en ese grupo de edad. Aunque la enfermedad se trata fácilmente, algunos pacientes pueden sufrir anomalías cardíacas de diversa importancia.

4. ¿Algo más?

Es posible que algunos niños sufran síntomas post-agudos o “Covid de larga duración” muy parecidos a la fatiga, el dolor muscular y articular, las dificultades respiratorias y las palpitaciones que se dan en los adultos. Sin embargo, no hay datos al respecto. Un pequeño estudio realizado en Roma descubrió que la mitad de los pacientes pediátricos inscritos tenían al menos un síntoma persistente después de 120 días, y el 43% sufría una dolencia que interfería con las actividades diarias. El estudio, publicado el 26 de enero antes de su revisión y publicación, se basó en una encuesta realizada a los cuidadores de 129 pacientes de Covid-19 de 18 años o menos. Un estudio aún más pequeño realizado en septiembre descubrió daños cardíacos en 1 de cada 7 competidores deportivos universitarios, incluso en aquellos cuya infección por coronavirus no causaba síntomas evidentes.

5. ¿Los niños propagan el virus?

Sí, son capaces de transmitir el SRAS-CoV-2 a otros niños y a los adultos. Sin embargo, varios estudios han descubierto que los niños más pequeños, en particular, no suelen ser los principales impulsores de la transmisión dentro de los hogares y las comunidades. En EE.UU., el resurgimiento de la epidemia de Covid-19 en 2020 fue impulsado por adultos de entre 20 y 49 años. Incluso después de la reapertura de las escuelas en octubre, ese grupo de edad representó casi tres cuartas partes de las infecciones por SARS-CoV-2, mientras que menos del 5% se originó en niños de 0 a 9 años y menos del 10% en los de 10 a 19 años, según un estudio publicado en la revista Science. Los niños menores de 10 años también pueden ser menos susceptibles a la infección. Esto se refleja en la mayor frecuencia de brotes notificados en escuelas secundarias y superiores en comparación con las escuelas primarias o elementales y las guarderías, en los lugares donde han permanecido abiertas.

6. ¿Qué cambiará con las nuevas variantes?

Aún no está claro. La variante B.1.1.7 descubierta en el Reino Unido en septiembre es significativamente más transmisible que las cepas que circulaban anteriormente, y se ha asociado con un aumento de la propagación en todos los grupos de edad, incluidos los niños menores de 15 años. La distribución por edades de los casos de Covid-19 puede cambiar a medida que se despliegan los programas de vacunación que dan prioridad a las personas mayores. Israel, donde la variante ha proliferado desde diciembre, informó de un fuerte aumento de las infecciones de SARS-CoV-2 entre los jóvenes en enero, lo que amenaza con prolongar el cierre de las escuelas. Más de 50.000 niños y adolescentes dieron positivo en enero, más de lo que el país registró en cualquier mes durante la primera y la segunda oleada, y la proporción de nuevos casos diarios entre los niños menores de 10 años aumentó en un 23%, informó el 8 de febrero la revista médica BMJ.

7. ¿Qué riesgo presentan las escuelas?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. afirmaron en febrero que los datos disponibles muestran que “el aprendizaje en persona en las escuelas no se ha asociado a una transmisión comunitaria sustancial”. Sin embargo, una revisión realizada en diciembre por su homólogo europeo descubrió que el SARS-CoV-2 puede propagarse dentro de las escuelas, y se han notificado grupos de casos de Covid-19 en centros de educación preescolar, primaria y secundaria. La frecuencia de los casos parece reflejar los niveles de transmisión en la comunidad; cuando es baja y se aplican las medidas de mitigación adecuadas, no es probable que las escuelas sean las principales causantes del Covid-19, según la OMS. El personal y otros adultos que pasan períodos prolongados en las escuelas no parecen tener un mayor riesgo de contraer Covid-19 que otras ocupaciones.

8. ¿Por qué cerrar las escuelas?

Las autoridades sanitarias afirman que esta decisión no debe tomarse a la ligera debido al impacto negativo que tiene el cierre de las escuelas en la educación y la salud física y mental de los niños, sino como último recurso. Aunque mantener a los niños fuera de las aulas puede ayudar a reducir la transmisión, eso por sí solo no evitará los casos de Covid-19 en la comunidad en ausencia de otras medidas, como las restricciones a las reuniones y el uso obligatorio de mascarillas.

9. ¿Cómo ha afectado la pandemia al aprendizaje?

La perturbación no ha tenido precedentes, ya que sólo en 2020 afectó a más de 1.600 millones de alumnos en más de 190 países, según la Unesco. La mayoría de los estudiantes siguieron viéndose afectados por el cierre total o parcial de escuelas y universidades en enero, lo que aumentó el riesgo de pérdida de aprendizaje, abandono de la educación y aislamiento social. Aunque se han introducido alternativas al aprendizaje presencial, unos 470 millones de alumnos no pueden acceder a los contenidos en línea u otros necesarios para la educación a distancia.

10. ¿Qué efectos tendrá esto?

Los cierres prolongados de escuelas parecen tener como resultado seguro un daño económico y psicológico duradero, siendo los grupos desfavorecidos y marginados los más afectados. Cuanto más tiempo pasen los niños desfavorecidos sin ir a la escuela, menos probabilidades tendrán de volver. Según Unicef, los niños de los hogares más pobres tienen casi cinco veces más probabilidades de no asistir a la escuela primaria que los de los más ricos. Aunque los niños de los países de ingresos bajos y medios serán los más afectados, también existen grandes desigualdades en los países ricos. Las estimaciones indican que entre el 3 y el 10% de los estudiantes de EE.UU. han estado “desvinculados durante casi la mayor parte del año”, según Annette C. Anderson, subdirectora del Centro para Escuelas Seguras y Saludables de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore. La pérdida de aprendizaje será probablemente mayor entre los jóvenes de familias con bajos ingresos y los estudiantes negros e hispanos, agravando las diferencias de rendimiento existentes en un 15-20%, según estimó McKinsey & Co. en junio. La consultora predijo que los estudiantes estadounidenses de los grados K-12 podrían perder, de media, el equivalente a un año de trabajo a tiempo completo en ingresos de por vida sólo como resultado de las pérdidas de aprendizaje relacionadas con Covid. Los negros y los hispanos serían los más afectados. Esto está respaldado por un modelo realizado por investigadores de la Universidad de Washington y de la Universidad de California en Los Ángeles, que descubrieron que, al no graduarse en la escuela secundaria, los niños pueden experimentar una vida de salarios más bajos y desventajas, y que la instrucción prolongada y perdida puede reducir la esperanza de vida.

11. ¿Por qué son tan importantes las escuelas?

Además de ser un lugar de aprendizaje, las escuelas suelen proporcionar lugares seguros, así como apoyo social, emocional y nutricional. El abandono de la escuela o la ausencia de clases aumenta el riesgo de embarazo adolescente, explotación sexual, matrimonio infantil, violencia e inseguridad alimentaria, según Unicef. El cierre prolongado de las escuelas también puede interrumpir servicios importantes, como la inmunización y el apoyo psicosocial.

12. ¿Existen medidas que puedan mitigar el riesgo para las escuelas?

Sí. Los CDC han esbozado estrategias de mitigación que incluyen el uso adecuado de mascarillas, el distanciamiento social, la limpieza y el mantenimiento estrictos de las aulas y el rastreo rápido de los contactos, haciéndose eco de las directrices y recomendaciones de la OMS y otros organismos. También incluyen orientaciones sobre la elaboración de planes de prevención y gestión de brotes, la realización de pruebas para detectar casos, la garantía de prácticas adecuadas de ventilación e higiene y la comunicación frecuente con padres, alumnos, profesores y personal. El presidente de EE.UU., Joe Biden, reconoció que muchas de las directrices de los CDC serían costosas y difíciles de aplicar, pero instó a la reapertura de las escuelas como un “imperativo nacional”.