in

Diario El Nacional de Venezuela peligra ser la próxima víctima de la persecución de Nicolás Maduro

Uno de los últimos periódicos independientes de Venezuela se encuentra a punto de extinguirse tras un juicio por daño moral con varias inconsistencias legales promovido por Diosdado Cabello, mano derecha del gobierno.

AFP

El Tribunal Supremo de Justicia de Nicolás Maduro reforzó la oscura  realidad del periodismo en Venezuela al ordenar la multa de $13 millones  que el diario El Nacional deberá pagar a Diosdado Cabello, mano derecha  del chavismo, por daño moral. 

El caso en contra de El Nacional comenzó desde el 2015, cuando Diosdado  Cabello denunció al medio por perjuicios y daños morales. El Nacional y  otros 80 periódicos del continente difundieron una publicación realizada  por los medios ABC de España y The Wall Street Journal de Estados  Unidos, en la que una ex escolta de Cabello aseguró que el político tenía  fuertes lazos con el narcotráfico. Sus declaraciones conllevaron a una  investigación federal en Nueva York contra Cabello. 

En el 2018 un tribunal de la capital falló a favor de Cabello y dictaminó que  El Nacional debe compensar económicamente a Cabello por daños morales. 

El más reciente episodio se da a mediados de este mes cuando el Tribunal  Supremo de Justicia aceptó la petición de los abogados de Cabello de  revisar la cantidad original que comprendía la multa. Inicialmente el monto  era de 1 billón de bolívares, cerca de diez mil dólares. Luego de que los  representantes de Cabello alegaran que esa cantidad ya no representa el  daño causado debido a la inflación económica, el monto a pagar pasó a ser  de 237 mil petros, moneda digital creada por Maduro, que tiene un  equivalente a $13 millones. 

Existen varias incoherencias en esta última decisión judicial que son  exaltadas por Miguel Henrique Otero, presidente del diario El Nacional.  Otero resalta que desde el punto de vista constitucional y legal no existe la  figura de compensación en petros. La astronómica cantidad record de la  historia judicial venezolana no ha sido justificada en lo más mínimo; a pesar de las reiteradas peticiones de Otero, aún no se explica cómo el  Tribunal llega a esa valuación de la moralidad de Diosdado Cabello de $13  millones. 

La cúpula del gobierno con esta última victoria en el Tribunal impide que el  dinero que le arrebata a El Nacional sea erosionado por la hiperinflación  causada por la nefasta administración del propio Maduro. Lo irónico e  insolente de la situación lamentablemente ya no es sorpresa en Venezuela.  El resto de los millones de venezolanos que sufren diariamente los estragos  de la hiperinflación no tienen este privilegio. 

Otra garantía que permite la astronómica multa es la eventual expropiación  total del diario El Nacional. El diario, que ha ido reduciéndose  aceleradamente durante los últimos años debido a la persecución política  del gobierno de Maduro, no cuenta con los recursos para pagar la multa, lo  cual abre la puerta a que todas las instalaciones del periódico pasen a  manos de Diosdado Cabello. 

No es la primera vez que oficiales del gobierno intentan hacerse con el  control de uno de los últimos periódicos independientes del país; Otero  indica que hace pocos años oficiales del gobierno pretendieron comprar al  periódico y ofrecieron una gran cantidad por él. 

El intento de extinguir a la prensa independiente no es nuevo, el chavismo  ha tenido éxito en estas misiones. Centenares de estaciones radiales, de  televisión y periódicos han sido expropiados o inducidos a la quiebra. Más  de 50 estaciones de radio y tv fueron clausuradas en un lapso de tan solo 18  meses. 

Diosdado Cabello ni siquiera ha disimulado esta expropiación encubierta y  ha asegurado que cuando sea dueño del periódico donará sus instalaciones  al gobierno.

Instituciones internacionales de derechos humanos y libertad de expresión  se han pronunciado a favor de El Nacional. La Sociedad Interamericana de  Prensa y Grupo de Diarios América han respaldado a los integrantes y  directiva del diario calificando la decisión del Tribunal como un grave  atropello. 

Por su parte, los exmandatarios integrantes de la Iniciativa Democrática de  España y las Américas declararon: “Ante los fallidos intentos por acallar a  un medio como El Nacional, se recurre hoy a la intervención de una justicia  sometida a la voluntad del régimen, para infligirle un grave daño  económico”. 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su Relatoría Especial  para la Libertad de Expresión reconoce al fallo como una persecución  latente para los medios de comunicación y sus labores reportando  actividades de altos funcionarios.  

Amnistía Internacional, ONG enfocada en derechos humanos, no solo  condena la represión de la libre prensa por parte del gobierno de Maduro,  sino que han documentado decenas de abusos como torturas, juicios arreglados y asesinatos en su último reporte sobre el país

La inexistencia de condiciones democráticas en Venezuela permite que  Nicolás Maduro y Diosdado Cabello tengan control absoluto sobre el poder  judicial, que se ha convertido en un brazo más de su hegemonía total. El  ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia continúa formulando casos  arbitrarios en contra de periodistas y medios de comunicación  independientes con el objetivo de forzar su extinción. Bajo estas condiciones precarias que han permanecido durante décadas, la  presencia de medios de prensa libre como El Nacional hasta este punto es  sorprendente y es un testamento a su labor. Su expropiación significaría  uno de los pasos finales hacia la extinción de la libertad de expresión en  Venezuela.