in

Así es cómo el mundo omitió más de la mitad de las muertes por Covid-19

Un nuevo estudio revela la existencia de 6,9 millones de muertes en todo el mundo, y sugiere que todos los países han estado subestimando el recuento desde el comienzo de la pandemia.

Manish Rajput/SOPA Images/LightRocket via Getty Images

Según un análisis publicado el jueves por el Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, es posible que el número de fallecimientos causados por el Covid-19 sea muy inferior al oficial. El recuento real podría ser de 6,9 millones de muertes, más del doble de las cifras oficiales.

Se calcula que sólo en Estados Unidos se produjeron 905.000 muertes por Covid-19, una cifra muy superior a las 579.000 registradas oficialmente, y más que en cualquier otro país. El cálculo se basa en la modelización del exceso de mortalidad que se ha producido durante la pandemia.

Las estimaciones de exceso de mortalidad del IHME mostraron que, en México, mientras entre el 3 y 4 de mayo se reportaron de manera oficial cerca de 217,694 defunciones a causa de coronavirus, la cifra real de muertes podría llegar a 617,127; 183% más que lo reportado por las dependencias de gobierno.

La drástica diferencia pone de manifiesto lo difícil que es hacer un seguimiento incluso de parámetros básicos como las muertes cuando una enfermedad mortal hace estragos. El mayor número de víctimas también implica que las oleadas de la pandemia se han extendido más de lo que se creía, especialmente para los trabajadores sanitarios en primera línea, que se han enfrentado repetidamente al ataque con recursos médicos y protección personal limitados. los recuentos insuficientes, además, tienen importantes consecuencias para la forma en que los países asignan los recursos, prevén futuros focos de tensión y abordan las desigualdades sanitarias.

Los investigadores que no participaron en el análisis dicen que éste confirma lo que muchos ya suponíamos: que el recuento oficial de muertes ha estado muy, muy lejos de la realidad.

“A grandes rasgos, no es realmente sorprendente”, dijo Jennifer Nuzzo, epidemióloga y académica del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins. “Hace tiempo que sospechamos que las cifras de Covid están infravaloradas por una serie de razones, pero probablemente una parte importante es tener capacidad para diagnosticar las infecciones y contarlas”.

Hoy en día, con el número de casos registrados en todo el mundo alcanzando nuevos máximos. Estos resultados deberían servir como un duro recordatorio de que la vigilancia y el seguimiento de la enfermedad han sido y siguen siendo peligrosamente inadecuados, y que el mundo puede haber pasado ya por alto algunas de las mayores tragedias engendradas por la pandemia.

La prevención de fallecimientos en el futuro exige un esfuerzo internacional coordinado para contener el Covid-19, vacunar al mayor número posible de personas y vigilar la propagación del virus, liderado por los países con más recursos para ayudar a los que tienen menos.

De lo contrario, puede haber un número aún mayor de víctimas.

Casi todos los países del mundo están subregistrando las muertes por Covid-19

Para llegar a la nueva estimación de 6,9 millones de muertes totales por Covid-19 en todo el mundo, el equipo del IHME construyó un modelo que incorporaba observaciones sobre la pandemia. También construyeron una estimación de referencia sobre el número de muertes que se habrían producido en un mundo sin Covid-19. El equipo se basó en los registros semanales y mensuales de defunciones de 56 países y 198 ubicaciones subnacionales -registros de ciudades, estados y provincias- de lugares como Estados Unidos y Brasil.

Los investigadores también se basaron en las estimaciones de mortalidad publicadas anteriormente. A continuación, restaron las muertes previstas del número real de muertes para encontrar el exceso de mortalidad derivado específicamente de la enfermedad.

El exceso de mortalidad se debe en su mayor parte a las muertes directas por Covid-19, pero también incluye las muertes causadas indirectamente por la pandemia, como las personas que no pueden o no quieren recibir atención médica, el descenso de las tasas de vacunación contra otras enfermedades, el aumento del consumo de drogas y el incremento de la depresión. Así que los investigadores trataron de corregir estos factores para obtener su estimación de muertes de Covid-19.

Se trata de un método muy utilizado en los círculos de la salud pública y que se ha empleado para calcular otros indicadores de salud, como la carga global de la enfermedad.

El modelo demostró que, en todo el mundo, más de la mitad de las muertes relacionadas con el Covid-19 no figuran en los recuentos oficiales. Y la cifra real podría ser aún mayor.

Según Christopher Murray, director del IHME, aunque en casi todas las partes del mundo se omitieron casos de Covid-19, algunos países omitieron más que otros.

“En muchas partes del mundo -África subsahariana, India, América Latina, diferencias por estados en Brasil y México- se puede explicar gran parte de la subnotificación debido a las menores tasas de pruebas”, dijo Murray durante una conferencia de prensa. “Pero existe este fenómeno -destaca Egipto, al igual que varios países diferentes de Europa del Este y Asia Central- en el que estas cifras de exceso de tasa de mortalidad sugieren epidemias dramáticamente más grandes de las que se han reportado que no se pueden contabilizar a través de las pruebas.”

Egipto ha informado oficialmente de algo más de 13.000 muertes por Covid-19, pero el IHME descubrió que el número de muertos estimado era superior a 170.000. No está claro por qué la discrepancia es tan grande, pero muestra que las epidemias de Covid-19 en diferentes países pueden ser mucho peores de lo que revelan los informes de muertes.

“Estamos subestimando absolutamente las muertes”, dijo Ruth Etzioni, profesora y bioestadística del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, que no participó en el estudio.

Los modelos Covid-19 del IHME no dieron en el blanco antes, pero los investigadores dicen que han mejorado

Varios grupos de científicos también han sido críticos con el trabajo de modelización del IHME en el pasado durante la pandemia de Covid-19.

Las previsiones del IHME de la primavera pasada fueron criticadas por proyectar muchas menos muertes de las que realmente se produjeron. En marzo de 2020, la organización proyectó menos de 161.000 muertes en total en los Estados Unidos. Luego, en abril de 2020, el grupo revisó sus proyecciones de muertes hasta agosto y las situó en 60.415, con un rango de incertidumbre entre 31.221 y 126.703 muertes. Las proyecciones no coincidían con otros modelos epidemiológicos, que preveían muchas más víctimas por el Covid-19.

La Casa Blanca de Trump, sin embargo, estaba ansiosa por utilizar las proyecciones halagüeñas del IHME como base para la planificación de la pandemia y el levantamiento de las restricciones de salud pública, así como una herramienta política para minimizar la gravedad del Covid-19. “Estaba furioso [con el IHME], y todavía estoy superándolo”, dijo Etzioni. “Al principio, era inaceptablemente poco riguroso”.

“Hasta donde puedo constatar, el IHME ha mejorado sustancialmente sus modelos desde los primeros días de la pandemia”, dijo Alexey J. Merz, profesor de bioquímica de la Universidad de Washington, en un correo electrónico. “Mis principales críticas se refieren a esos primeros esfuerzos, y al hecho de que el IHME no haya abordado lo que salió mal, ni haya evaluado los daños (en mi opinión, considerables) derivados de esas estimaciones erróneas”.

Preguntado por el historial del IHME, Murray explicó cómo la previsión de Covid-19 de su equipo mejoró e incluso superó a otros modelos. “Por ejemplo, si nos remontamos a agosto del año pasado, estábamos pronosticando la marejada invernal, y nadie más pensaba que iba a haber una marejada invernal en Estados Unidos”, dijo. “Pasamos mucho tiempo en nuestro modelo tratando de ver cuáles son los impulsores a largo plazo, por lo que hemos podido captar estas tendencias a largo plazo bastante antes que otros”.

¿Por qué el recuento oficial de muchos países es tan bajo en comparación con el nuevo análisis?

Es lógico que los países con sistemas de atención sanitaria menos robustos y con menos recursos tengan dificultades para llevar la cuenta de cuántas personas mueren de Covid-19. Pero Estados Unidos, un país rico que cuenta con un sistema nacional de notificación de muertes por Covid-19, también pasó por alto casi el 40% de las muertes por Covid-19, según el modelo del IHME.

Esto se debe a que, aunque la muerte puede parecer un indicador de salud bastante obvio, las causas de muerte pueden ser mercuriales.

Los problemas comienzan con el certificado de defunción. Ivor Douglas, jefe de la división de Ciencias Pulmonares y Medicina Crítica del Centro Médico de Denver Health, explicó que los certificados de defunción hacen hincapié en la causa primaria de la muerte, que es la afección más inmediata que provocó el fallecimiento. Los certificados de defunción también tienen espacio para las causas secundarias e indirectas.

Como ha revelado la pandemia de Covid-19, la enfermedad puede manifestarse de múltiples maneras y dejar daños duraderos, incluso en personas que tuvieron una enfermedad leve.

Así pues, en un certificado de defunción por Covid-19 podría figurar algo como un coágulo de sangre en los pulmones como causa principal de la muerte, con Covid-19 como causa secundaria o indirecta. El hecho de que esa muerte específica se codifique como una muerte por Covid-19 puede variar en función del estado. Esta información a nivel local se ha politizado en ocasiones y ha dado lugar a discrepancias en el número de muertes.

Y cuando el Covid-19 llegó por primera vez a los Estados Unidos, muchos trabajadores sanitarios no se dieron cuenta de a qué se enfrentaban y, por tanto, no lo incluyeron en su documentación. “Creo que la preponderancia de los casos perdidos se produjo al principio de la pandemia”, dijo Douglas. “A menudo, ciertamente al principio de la pandemia, existía el diagnóstico primario sin atribución de Covid-19”.

Las muertes perdidas por Covid-19 son también otra manifestación de las desigualdades de la sociedad estadounidense. “Si eres pobre, no tienes acceso [a la atención sanitaria] y mueres en casa, es mucho menos probable que se te atribuya la neumonía Covid como causa de tu muerte que ‘oh, eres un triste anciano con diabetes’ y esa fue la causa de la muerte”, dijo Douglas.

Esto significa que los grupos más perjudicados por el Covid-19 también pueden estar infrarrepresentados en las cifras oficiales. Eso hace más difícil asignar adecuadamente recursos como pruebas, vacunas y tratamiento a las personas más vulnerables, obligándolas a soportar una carga sanitaria aún mayor.

“En mi opinión, esto tiene implicaciones políticas y de justicia social”, afirma Douglas. Por otra parte, un seguimiento preciso podría ayudar a mitigar los daños de la pandemia de Covid-19, ayudando a las autoridades sanitarias a averiguar no sólo dónde desplegar las vacunas y los tratamientos, sino también otros factores que impulsan la transmisión, como las condiciones de vida de hacinamiento. Intervenir antes de que las infecciones empiecen a propagarse es lo que dará mayores dividendos en la contención de la enfermedad. “No se puede simplemente vacunar para salir de este problema”, dijo Douglas.

Descubrir el verdadero número de víctimas de Covid-19 es más urgente que nunca

Independientemente del número real de muertes, la devastación del Covid-19 es evidente. “Incluso las cifras comunicadas son tan asombrosas que ni siquiera estoy seguro de que duplicarlas deba horrorizarnos aún más”, dijo Nuzzo.

Aun así, el hecho de que las muertes por Covid-19 parezcan tan poco reportadas debería ser una advertencia de que el virus aún puede cobrarse millones de vidas más, y de por qué contener el Covid-19 es imperativo para todos los países del mundo. “Deberíamos sentirnos más amenazados personalmente por estas cifras. Y deberíamos reconocerlo como una amenaza social”, dijo Etzioni.

El devastador brote de Covid-19 en la India es aún más urgente ahora que se están extendiendo por todo el mundo múltiples variantes de Covid-19 que son más transmisibles y más capaces de evadir la inmunidad. A medida que el virus siga propagándose, aumentará la probabilidad de que surjan variantes aún más peligrosas.

Además, los países que hasta ahora han registrado menos muertes merecen más atención. “Muchos de nosotros sostenemos que el África subsahariana ha sido ampliamente devastada por la pandemia, pero debido a la falta de informes médicos de pruebas, parece que allí se ha producido un evento relativamente menor”, dijo Douglas.

En cuanto a los países que hasta ahora se han librado realmente del Covid-19, deben permanecer vigilantes y tomar medidas activas para mantener la enfermedad a raya. “Puede ser que aún no hayan sido golpeados o puede ser que no entendamos del todo cómo han sido golpeados, pero quiero dejar de lado esta idea de que cualquier país simplemente ha escapado de lo peor”, dijo Nuzzo. “Los países que lo han hecho mejor son los que han sido muy, muy agresivos en su respuesta”.