in

El CEO de WeWork afirma que los trabajadores a distancia están menos comprometidos. ¿Qué tanta razón tiene?

Lo que dicen los estudios acerca del compromiso laboral y la productividad cuando se trabaja en remoto.

Sandeep Mathrani, CEO de WeWork | Tony Favarula/Andrew Collings

A comienzos de esta semana, el director general de WeWork declaró a una audiencia remota en el festival Future of Everything del Wall Street Journal que los empleados más comprometidos de cualquier empresa querían volver a las oficinas.

“Los menos comprometidos se sienten muy cómodos trabajando desde casa”, dijo Sandeep Mathrani.

La reacción en línea no se hizo esperar, ya que la gente señaló que un hombre cuyo negocio depende del alquiler de espacios de oficina tiene claros obvios motivos para difamar el trabajo remoto, una tendencia ampliamente adoptada durante la pandemia y que probablemente persistirá después de que podamos volver a las oficinas con seguridad.

WeWork y otras empresas de “Coworking” prosperarán a medida que las empresas se replanteen cuánto espacio de oficina necesitan y si sus empleados tienen que ir a trabajar todos los días. El espacio de oficina flexible que ofrecen empresas como WeWork podría ser más atractivo que firmar contratos de alquiler tradicionales a largo plazo. Así que tiene sentido que la gente se muestre escéptica ante los comentarios de Mathrani, porque WeWork se beneficiará si más empresarios insisten en que sus trabajadores acudan a la oficina al menos unos días a la semana.

Sin embargo, ¿cuál es la realidad?

Aunque puedan ser inoportunos, sus comentarios acerca del compromiso laboral estando en remoto no son erróneos, según Eddy Ng, profesor de negocios en la Smith Business School de la Universidad de Queens.

“En la oficina, todo lo que haces es concentrarte en la oficina”, dijo Ng en entrevista. “En casa, tienes que hacer malabares con múltiples demandas”, especialmente si tienes hijos, lo que resulta en una menor participación.

Pero centrarse en el compromiso puede no tener sentido, especialmente durante una pandemia global. Aunque está altamente correlacionado, el compromiso al trabajo de uno no es necesariamente igual a la productividad. El compromiso en el trabajo es un estado psicológico en el que un individuo “experimenta vigor, absorción y dedicación en el trabajo”, según Ng, mientras que la productividad se refiere al resultado cuantitativo de un trabajo determinado, como el número de llamadas que atiende un representante de atención al cliente y el grado de utilidad de esas llamadas.

Ambas métricas son importantes, por lo que es importante hablar de ambas a la hora de evaluar las ventajas y desventajas de dejar que los empleados trabajen desde casa. Es difícil saber ahora mismo en qué medida los niveles de compromiso se han visto afectados por la realidad de la pandemia, cuando hay muchos otros factores -pérdidas, aislamiento, falta de guardería- que pueden afectarlos.

“En el mejor de los casos, con la vuelta a la oficina se puede esperar que la productividad vuelva a los niveles anteriores a la pandemia, mientras que en realidad se puede obtener una mayor productividad trabajando desde casa”, afirma Ng. Parte de esto tiene que ver con que, cuando se trabaja desde casa, se experimentan menos interrupciones de los compañeros y también se ahorra tiempo al evitar el desplazamiento.

Desde que comenzó la pandemia, varios estudios sobre la productividad de los trabajadores han demostrado que, en general, la gente ha sido igual de productiva -a veces más- cuando trabaja desde casa que en la oficina. Pero, al igual que los comentarios del director general de WeWork, es posible que queramos tomar algunos de aquellos estudios con un grano de sal.

La mayoría de los estudios sobre el trabajo desde casa durante la pandemia, incluido el de Ng, se basan en autoevaluaciones de productividad por parte de los empleados.

Y la mayoría de los empleados han dicho que prefieren trabajar desde casa, al menos una parte del tiempo. De hecho, uno de cada cuatro empleados ha dicho que podría dejar su trabajo después de la pandemia, en gran parte para buscar un trabajo con mayor flexibilidad para trabajar desde casa. Otro estudio reveló que algunos empleados están dispuestos a aceptar un recorte salarial del 8% para trabajar desde casa dos o tres días a la semana. Los empleados, en su deseo de trabajar desde casa, podrían estar sesgados en su información sobre su productividad.

Pero también hay algunos estudios más objetivos que sugieren que trabajar desde casa no perjudica la productividad.

Al principio de la pandemia, Microsoft publicó datos sobre el número de veces que los ingenieros que trabajaban desde casa presentaban cambios en el código informático de la empresa, utilizando esta métrica como indicador de la productividad. La productividad no disminuyó cuando los ingenieros empezaron a trabajar desde casa. “En los elementos de trabajo, las confirmaciones y las solicitudes de extracción, no observamos ningún descenso”, dice el informe

Por supuesto, también podemos ver estos datos con escepticismo. Microsoft licencia Teams, un software de vídeo, chat y colaboración que, aunque también se utiliza en la oficina, es mucho más esencial cuando se trabaja desde casa. Time Is Ltd. gana su dinero midiendo cómo los empleados utilizan el software del lugar de trabajo, posiblemente más necesario cuando están en casa.

Esto no quiere decir que estén jugando con los datos, sino que sus conclusiones se ajustan a sus modelos de negocio, así que deberíamos tenerlo en cuenta.

Y no se puede divorciar las métricas de productividad registradas en el último año de la realidad de que vivir una pandemia ha pasado factura a todos. Un gran estudio de Microsoft descubrió que el 54% de los trabajadores de todo el mundo decía estar sobrecargado de trabajo y el 39% decía sentirse “agotado”.

Es de suponer que el alivio de muchas de estas circunstancias extenuantes hará que el trabajo -tanto el compromiso como la productividad- mejore. Pero tendremos que esperar y ver. Hemos vivido la primera fase del gran experimento del trabajo desde casa y ahora nos adentramos en la segunda fase, en la que muchos trabajarán desde casa, pero sin las aplastantes realidades y distracciones de vivir también una pandemia.