in

El gran problema del Bitcoin: “Es una moneda sucia”

El director ejecutivo de Tesla, Elon Musk ha destacado el impacto medioambiental de la criptomoneda y los gobiernos empiezan a tomar nota.

Bloomberg

A orillas del lago Seneca, en el norte del estado de Nueva York, una empresa de capital privado ha comprado una central eléctrica de carbón clausurada y la ha reconvertido para que queme gas natural. Luego la volvió a encender para convertirla en lo que describe como un “híbrido de central eléctrica y minería de criptomonedas”.

Greenidge Generation Holdings, la empresa que está detrás de la planta, planea salir a bolsa estadounidense a finales de este año, asegurando que espera convertirse en “la única operación de minería de bitcoin norteamericana que cotiza en bolsa con su propia fuente de energía“.

Durante una presentación a sus inversionistas, la empresa afirmó que su línea directa con el sistema de gasoductos Empire le permite producir monedas por sólo 3.000 dólares cada una, un margen considerable si se tiene en cuenta que, incluso después de una fuerte caída reciente por la posibilidad de que los reguladores chinos tomen medidas, se venden por unos 40.000 dólares.

La empresa dice estar orgullosa de haber abandonado el carbón. Quiere comprar más centrales eléctricas y aumentar considerablemente sus operaciones. Los activistas del clima, sin embargo, están horrorizados por el hecho de que se quemen combustibles fósiles para minar criptomonedas, y están presionando a los reguladores para que tomen medidas drásticas contra éste y otros proyectos similares para evitar un aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Pero ningún activista ha tenido hasta ahora un impacto tan profundo en la concienciación sobre la cuestión del carbono del bitcoin como Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, tan aficionado al bitcoin que cargó sus arcas corporativas con 1.500 millones de dólares de la criptodivisa.

Musk dijo la semana pasada que había cambiado de opinión, y revirtió los planes esbozados en febrero de aceptar bitcoin para los pagos de sus vehículos. “La criptomoneda es una buena idea a muchos niveles y creemos que tiene un futuro prometedor, pero esto no puede ser a costa del medio ambiente”, dijo.

La declaración generó una reacción de los partidarios del bitcoin, algunos de los cuales han obtenido enormes beneficios de las primeras apuestas en esta clase de activos y la consideran el futuro del dinero. Los defensores de las criptomonedas le han acusado de ignorancia sobre los métodos de minería o de querer proteger los oscuros intereses del gran gobierno. Ha aparecido una nueva criptomoneda llamada “FuckElon”.

Sin embargo, para los académicos que llevan años midiendo la intensidad energética del bitcoin, Musk simplemente ha señalado una verdad establecida, aunque a su excéntrica manera. Se trata de una cuestión que hasta ahora han ignorado los gobiernos, las organizaciones benéficas ecologistas de peso y los bancos y bolsas que facilitan la vasta industria de las criptomonedas.

“Tan solo el Bitcoin consume tanta electricidad como un país europeo de tamaño medio”, afirma el profesor Brian Lucey del Trinity College de Dublín. “Es una cantidad impresionante de electricidad. Es un negocio sucio. Es una moneda sucia”.

Las autoridades económicas empiezan a tomar nota. El Banco Central Europeo describió el miércoles la “exorbitante huella de carbono” de las criptoactivos como “motivo de preocupación”. En un documento publicado a principios de este mes, el banco central de Italia afirmó que el sistema de pagos de la eurozona, Tips, tenía una huella de carbono 40.000 veces menor que la del bitcoin en 2019.

Medir con precisión lo sucio que es el bitcoin se ha convertido en una industria artesanal en sí misma. El último cálculo del índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin de la Universidad de Cambridge sugiere que la minería de bitcoin consume 133,68 teravatios hora al año de electricidad, una cifra aproximada que ha aumentado constantemente durante los últimos cinco años. Esto lo sitúa justo por encima de Suecia, con 131,8TWh de consumo eléctrico en 2020, y justo por debajo de Malasia, con 147,21TWh.

La cifra real para el bitcoin podría ser mucho más alta; el cálculo del peor escenario posible de Cambridge, basado en que los mineros utilicen los ordenadores menos eficientes del mercado mientras el proceso siga siendo rentable, se ha alejado de su estimación central de forma pronunciada desde noviembre del año pasado a medida que el precio del bitcoin se ha disparado. La razón es que el aumento del precio del bitcoin atrae a nuevos mineros y también significa que la minería con equipos más antiguos y menos eficientes tiene sentido desde el punto de vista financiero.

El precio más alto también significa que las máquinas que producen bitcoin se ven obligadas a completar rompecabezas cada vez más difíciles en busca de su cantera. En el límite superior, el consumo de electricidad de bitcoin sería de unos 500TWh al año. El Reino Unido consume 300TWh. Alrededor del 65% de la minería de criptomonedas procede de China, donde el carbón representa alrededor del 60% de la combinación energética.

Naturalmente, hay espacio para el desacuerdo sobre estas estadísticas, y todos los estudios sobre el tema aceptan elementos de incertidumbre. “Hay muchos matices de gris”, dice Michel Rauchs, investigador afiliado que trabaja en el índice de Cambridge.

Rauchs señala que una parte de la minería en China procede de la energía hidroeléctrica limpia, incluso con máquinas que se transportan del norte al sur del país en camiones cada año en la estación húmeda. Esa energía hidroeléctrica no se desvía necesariamente de otro lugar; algunas de estas centrales se fundaron para fábricas que ya no existen, dice Rauchs. En esos casos, “no veo que sea necesariamente un problema”, añade. Alrededor del 75% de los mineros utilizan algún tipo de energía renovable, según estudios de Cambridge, pero las renovables siguen representando menos del 40% del total de la energía utilizada. Además, algunas explotaciones mineras pueden llevarse a cabo sin conexión a la red, lo que dificulta su seguimiento.

Todos estos matices marcan la diferencia. Aun así, la posibilidad de una intervención oficial global para reducir el consumo energético de la industria es una “amenaza existencial”, dice Rauchs.

Máquinas a toda máquina

El consumo de energía a cierta escala es una característica, no un error, del bitcoin, la moneda digital lanzada por el seudónimo Satoshi Nakamoto hace 12 años. Su separación del sistema financiero y gubernamental mundial -que sigue siendo la característica más atractiva para los usuarios que buscan el anonimato o desean evitar los bancos centrales- significa que necesita una nueva forma de establecer la confianza y la seguridad.

Para ello, premia a los mineros con monedas a cambio de la resolución intensiva de rompecabezas en la cadena de bloques, lo que la convierte en una moneda de “prueba de trabajo”. Los rompecabezas son lo suficientemente difíciles como para evitar que los hackers y otros actores nefastos tomen el control de la red, y cuanto más rápido puedan los mineros introducir números aleatorios en el algoritmo de bitcoin, más probabilidades tendrán de desbloquear las monedas. Todo esto requiere máquinas potentes que funcionen a pleno rendimiento.

Por suerte, para los mineros de bitcoin que tienen acceso a energía barata y máquinas eficientes, suele merecer la pena. El precio del bitcoin ha bajado unos 30.000 dólares por pieza desde el pico del mes pasado, pero ha subido más del 200% desde finales de 2020 y más del 1.000% desde 2019.

El bitcoin no es la única criptodivisa que consume mucha energía, pero es de lejos la mayor. Otras incluyen litecoin, ether y la alegre pero rápidamente creciente dogecoin – inicialmente una broma de internet basada en un perro Shiba Inu.

Un estudio realizado en marzo de 2020 por la revista de investigación energética Joule afirmaba que el bitcoin representaba alrededor del 80% de la capitalización de mercado de las monedas de “prueba de trabajo”, de las que se calcula que existen unas 500, y unos dos tercios de la energía. “Las monedas no estudiadas añaden casi el 50% al hambre de energía del bitcoin, que ya de por sí puede causar un daño medioambiental considerable”, afirmaba el estudio.

Algunas criptodivisas están tratando de cambiar a un modelo de “prueba de participación” menos intensivo en energía, en el que un sistema asigna monedas a los verificadores, similares a los mineros, que ponen monedas como garantía. En caso de fraude, los verificadores se exponen a perder sus participaciones, estableciendo la confianza a través de este canal en lugar de a través del “trabajo” de alto consumo energético. Ether, la criptodivisa nativa de la red blockchain de Ethereum, lleva más de dos años trabajando en un cambio de modelo, pero el proyecto está plagado de dificultades técnicas. Musk también ha planteado la posibilidad de respaldar otras monedas con un menor impacto energético.

Una versión más ecológica del bitcoin es, en teoría, posible. El código de Bitcoin podría cambiar a un mecanismo de consenso menos intensivo en energía, por lo que una nueva sección del libro de contabilidad de la cadena de bloques que subyace a la criptomoneda seguiría reglas diferentes. Sin embargo, todos los mineros tendrían que cambiar para que la nueva vía funcionara. Los conocedores del sector dicen que es difícil imaginar que toda la comunidad de bitcoin, que está salpicada de desacuerdos, preste su apoyo a este plan.

Otras ideas, como etiquetar los bitcoins individuales como limpios o sucios en función de la energía utilizada para minarlos, también serían difíciles de verificar y crearían un sistema de bitcoin de dos niveles que probablemente carecería de apoyo.

“Bitcoin podría ser la primera versión ineficiente de una tecnología disruptiva”, afirma la doctora Larisa Yarovaya, profesora de la universidad de Southampton. “Debería morir por el bien común del planeta y ser sustituida por un nuevo modelo. Consume más electricidad que un país. Todo lo demás son detalles”.

Yarovaya, exnadadora paralímpica rusa, recibe a menudo críticas sobre su análisis y sus motivaciones por parte de los defensores del bitcoin. Sin embargo, no se deja intimidar. “Es de sentido común”, dice. “El consumo de energía no se justifica por el alto precio del bitcoin. Es un activo especulativo. No crea una cantidad sustancial de empleo. No se utiliza ampliamente para las transacciones”.

Sin embargo, estas preocupaciones no han provocado una campaña de alto nivel por parte de los grupos ecologistas. Amigos de la Tierra, un grupo de defensa de los derechos humanos, dice que todavía está tratando de resolver el problema, al igual que Greenpeace, cuya rama estadounidense comenzó a aceptar donaciones de bitcoin en 2014.

Preocupación por la validación

Las preocupaciones medioambientales tampoco han disuadido a un grupo de bancos de inversión de entrar en el sector, a pesar de sus compromisos públicos con los objetivos de desarrollo sostenible: Citigroup dijo recientemente que estaba explorando el papel que podría desempeñar en los servicios de criptografía; Goldman Sachs ha reabierto la negociación de derivados de bitcoin; y Morgan Stanley tiene previsto ofrecer a sus clientes acceso a fondos de bitcoin. Ninguno de estos bancos ha querido comentar el tema del consumo de energía.

Yarovaya afirma que las empresas públicas que se adentran en las criptomonedas han servido para “validar” la clase de activos, haciendo subir los precios y, a su vez, elevando indirectamente el consumo de energía. “Tienen que dar explicaciones”, afirma, y añade que los compradores de criptodivisas también deberían asumir la responsabilidad individual de su contribución.

Nigel Topping, designado por el gobierno británico para coordinar con las empresas los objetivos climáticos de cara a las conversaciones de la COP26, que se celebrarán a finales de este año, afirma que no es probable que el bitcoin figure en el orden del día de los debates sobre el clima entre los gobiernos en Glasgow, pero está empezando a convertirse en un tema real en los debates políticos más amplios. “Se está convirtiendo en uno de los malos del clima”, afirma. “La gente que se preocupa por el clima está un poco consternada. Es una idea absurda. La prueba del trabajo es la prueba de la quema [de combustibles fósiles]. Va directamente en contra de lo que intentamos hacer”.

La ONU también está estudiando la forma de evitar que el crecimiento de las criptomonedas socave su trabajo sobre el cambio climático, y apoya la iniciativa “Crypto Climate Accord“, dirigida por el Rocky Mountain Institute, dice Topping. El grupo no pretende frenar la innovación en las finanzas digitales, pero quiere asegurarse de que los futuros proyectos basados en la cadena de bloques estén diseñados para consumir menos energía.

Max Boonen, ex banquero y fundador de la plataforma de comercio de criptomonedas B2C2, afirma que “hay un coste” para el medio ambiente de esta industria, que se compensa en parte con los beneficios de la “resistencia a la censura” del bitcoin.

¿Los participantes en el mercado de las criptomonedas se preocupan por el uso de la energía? “En absoluto”, dice Boonen. “Cualquiera que esté en este mercado se siente bastante cómodo con los costes medioambientales. Si crees que es un problema, no participas”. No obstante, Boonen dice que se considera un ecologista. Compensa parte del carbono que supone su trabajo mediante un “altruismo efectivo”, como donaciones a organizaciones benéficas.

Los defensores del Bitcoin siguen convencidos de que los beneficios superan a los costes, argumentando que las criptodivisas proporcionan la base del sistema financiero del futuro. Algunos, como Square, de Jack Dorsey, y Ark Investment, de Cathie Wood, sostienen en un libro blanco que la red bitcoin podría, de hecho, incentivar un desarrollo más rápido de las energías renovables. “El aumento de la capacidad de extracción de bitcoins podría permitir al proveedor de energía ‘sobreconstruir’ la energía solar sin desperdiciar energía”, decía el documento.

Los bancos y los gestores de activos, deseosos de satisfacer la demanda de los clientes de servicios de criptomonedas, están estudiando las compensaciones de carbono. Una mayor dependencia de las energías renovables suavizaría el golpe, pero seguiría suscitando críticas al desviar energía limpia de otras partes de la sociedad. Tras las protestas de los residentes y de las ONG ecologistas, el proyecto Greenidge, en el estado de Nueva York, anunció sus planes de hacer que su generación de bitcoin sea neutra en carbono mediante la compra de créditos de carbono. La empresa dice estar “comprometida a explorar e invertir en iniciativas de energía renovable en todo el país”.

Mandy DeRoche, abogada de Earthjustice, que hace campaña contra ésta y otras resurrecciones de lo que ella llama centrales eléctricas “zombis” basadas en combustibles fósiles, dice que la compra de créditos por parte de Greenidge es “irrelevante” si se tiene en cuenta la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos, y que ha llegado el momento de estudiar más seriamente una posible regulación.

“La gente puede distraerse con algo así como ‘¿qué es el bitcoin y qué hace?’ Sinceramente, no me importa lo que hace el bitcoin. Lo que me importa es que consume mucha energía y que quizá haya mejores formas de minar el bitcoin que este proceso tan ineficiente y que consume tanta energía”, afirma.