in

Los líderes del G7 se comprometen a suministrar 1.000 millones de dosis de vacunas contra el Covid-19 a los países más pobres

La iniciativa se dará a conocer en la cumbre de Cornualles para responder a las críticas de que los países ricos se han quedado con la mayor parte de los suministros.

Toby Melville/Pool/AP

Los líderes de las economías del G7 que se reúnen en el Reino Unido anunciarán su compromiso de suministrar 1.000 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus a los países más pobres como parte de un plan para “vacunar al mundo” a finales de 2022.

La medida, que se presentará el viernes al inicio de la cumbre de tres días de duración, pretende responder a las críticas de que los gobiernos occidentales prósperos han obtenido de los fabricantes la mayor parte de las vacunas contra el virus Covid-19 para inmunizar a su propia población. El voto es también un intento de contrarrestar la “diplomacia de las vacunas” de Pekín y Moscú, que se han apresurado a vender sus vacunas a los países en desarrollo.

Como anfitrión de la cumbre del G7 en Cornualles, el pintoresco extremo sur de Gran Bretaña, el primer ministro Boris Johnson tiene previsto anunciar el viernes que el Reino Unido donará 100 millones de dosis de vacunas excedentes en los próximos 12 meses, según sus colaboradores.

Tras una reunión cara a cara con su anfitrión en Carbis Bay, el presidente de EE.UU., Joe Biden, desveló el jueves el compromiso de comprar 500 millones de vacunas Covid-19 fabricadas por BioNTech/Pfizer y donarlas a algunos de los países más pobres del mundo. Esto incluye 200 millones este año y el resto en la primera mitad del próximo

“Se trata de nuestra responsabilidad, de nuestra obligación humanitaria de salvar tantas vidas como podamos”, dijo Biden.

La Unión Europea ha prometido por separado 100 millones de dosis para los países africanos y otras naciones en desarrollo para finales de este año.

En su intervención en el Palacio del Elíseo el jueves, el presidente francés Emmanuel Macron dijo que presionaría para que el G7 “levante los obstáculos” para acelerar la vacunación en África y alcanzar una tasa de inmunización del 40% a finales de este año y del 60% a finales del primer trimestre del año que viene.

Las vacunas donadas por Estados Unidos y otros miembros del G7 tendrían que ser “igualadas” por un compromiso adicional de los fabricantes de medicamentos de regalar el equivalente al 10% de su producción de dosis, añadió Macron.

Los diplomáticos británicos han instado a la reunión de Carbis Bay a una “cumbre de las vacunas”, subrayando que los países del G7 ilustrarían su redescubierto enfoque colectivo abordando el Covid-19.

Después de cuatro años en los que el club de las democracias ricas estuvo efectivamente paralizado por la presidencia estadounidense de Donald Trump, confrontativa y encerrada en sí misma, Biden utilizará la cumbre del G7 y su viaje a Bruselas el lunes para reafirmar el liderazgo estadounidense en el mundo democrático, así como sobre la cooperación transatlántica.

Johnson describió su interacción con Biden como “un gran soplo de aire fresco”. “Hay muchas cosas que queremos hacer juntos”, dijo, citando la seguridad, la OTAN y el cambio climático.

Otros temas destacados en la agenda de los países del G7 -Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia y Japón- son el cambio climático, la educación de las niñas y la recuperación económica.

Los ministros de economía del grupo ya han acordado establecer un sistema de impuesto de sociedades a nivel mundial, aunque todavía no se han acordado todos los detalles.

Johnson sitúa la lucha contra el Covid en el centro de la cumbre, para la que los líderes del G7 se reunirán el viernes en su primer encuentro cara a cara desde hace más de un año en el hotel boutique Carbis Bay.

“Es la primera vez en mucho tiempo que se van a llevar bien”, dijo un funcionario británico. La reunión incluirá una barbacoa en la playa el sábado por la noche con langosta de Newlyn capturada en la zona y vino espumoso de Cornualles.

Johnson, anfitrión de la cumbre, pedirá a los líderes del G7 que animen a las empresas farmacéuticas a adoptar el modelo de Oxford AstraZeneca de suministrar vacunas sin ánimo de lucro durante la pandemia.

Downing Street dijo que Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson ya se habían comprometido a compartir 1.300 millones de dosis sin ánimo de lucro con los países en desarrollo.

Johnson ha sido muy criticado por sus propios legisladores, incluida la ex primera ministra Theresa May, por haber recortado el presupuesto de ayuda británico del 0,7% al 0,5% de la renta nacional durante la pandemia.

La cumbre también tratará de acordar un enfoque conjunto para luchar contra futuras pandemias, con Johnson deseando evitar lo que Downing Street llamó un enfoque de “sálvese quien pueda” en el que los países se apresuraron a asegurar suministros vitales al comienzo de la pandemia.

Johnson ha invitado a los líderes de Australia, India, Sudáfrica y Corea del Sur a asistir, pero los funcionarios británicos han tratado de rebatir la idea de que el G7 se estaba ampliando para convertirse en un grupo democrático antichino. “Se trata de lo que somos, no de contra quién estamos”, dijo un funcionario británico.

Para Johnson, la cumbre es una oportunidad de situar al Reino Unido después del Brexit en la escena mundial, pero la salida del Reino Unido de la UE sigue pesando sobre él, especialmente en lo que respecta a los nuevos acuerdos en Irlanda del Norte.