ANUNCIO
ANUNCIO

Boeing puso fin a medio siglo de fabricación del emblemático 747 con la entrega de la última “reina de los cielos”

El avión gigantesco que ha sido comparado con el Partenón, nombrado en una canción de Joni Mitchell y apodado Reina de los Cielos vuela hacia la puesta de sol.

El martes se entregó el último Boeing 747 a la compañía de carga Atlas Air, tras una ceremonia celebrada en la fábrica de la empresa estadounidense en el estado de Washington. El avión, presentado en el Salón Aeronáutico de París en 1969, captó el espíritu de la era del jet y, gracias a su capacidad, eficacia y autonomía, contribuyó a que los vuelos comerciales fueran asequibles para las masas.

“Democratizó el transporte aéreo”, afirma Michael Lombardi, historiador corporativo de Boeing. “El 747 encogió el mundo”.

A lo largo de cinco décadas, Boeing construyó 1.574 747 para más de 100 clientes. La cola es tan alta como un edificio de seis pisos y recorre la longitud de tres campos de fútbol por segundo. La versión más grande es capaz de transportar a más de 500 pasajeros.

Boeing ha reducido la producción del cuatrimotor 747 durante años. El mercado se decantó gradualmente por aviones bimotores más eficientes incluso para las rutas más largas, después de que los reguladores de la aviación aprobaran este tipo de aeronaves para los vuelos transatlánticos en la década de 1980. Boeing entregó el último 747 diseñado para transportar pasajeros a Korean Air en 2017, aunque la capacidad de cargar por el morro del avión hizo que las aerolíneas siguieran encargando cargueros durante más tiempo.

Aun así, Boeing siguió fabricando los reactores, en gran parte gracias a un único contrato de prestigio: el Air Force One. Desde 1990, el Presidente de Estados Unidos viaja en un 747 personalizado.

La extensa planta de Everett (Washington), donde se construyó el 747, añadirá una cuarta línea para fabricar el 737 Max de fuselaje estrecho, según una nota de Stan Deal, presidente de la división de aviones comerciales de la empresa.

El 747 surgió de una conversación mantenida en 1965 entre Bill Allen, ex director ejecutivo de Boeing, y Juan Trippe, director de Pan American World Airways. Pan Am había lanzado con éxito el primer servicio de aviones comerciales con el Boeing 707, pero Trippe propuso a Allen construir un avión más grande.

Lombardi dijo: “Bill Allen dijo: ‘Bueno, Juan, si compras ese avión, seguiremos adelante y lo construiremos’, y Juan Trippe dijo: ‘Bueno, creo que si construyes ese avión, quizá lo compremos'”.

La producción del 747 bajo el mando del diseñador jefe Joe Sutter es material de leyenda de la aviación. Unos 50.000 empleados de Boeing – obreros de la construcción, mecánicos, ingenieros, secretarias y administradores – trabajaron en el proyecto, fabricando el avión más grande del mundo en menos de 28 meses. Sólo para construir la fábrica de Everett, el mayor edificio del mundo por volumen, fue necesario mover tanta tierra como para excavar el Canal de Panamá.

Los trabajadores, entusiasmados por la magnitud de la empresa, volvían a la fábrica por la noche para seguir trabajando en el avión, cuenta Lombardi. Les apodaron “los Increíbles” y adoptaron como mascota a Paul Bunyan, el leñador gigante del folclore estadounidense.

Originalmente, el plan era un avión de dos pisos, básicamente dos 707 apilados uno encima del otro. Sutter decidió optar por un fuselaje más ancho con dos pasillos. Los desconocidos solían abordar a su mujer mientras hacía la compra para decirle que el avión era demasiado grande para volar.

La icónica joroba surgió del plan de Sutter para asegurarse de que el avión atraería a los transportistas de carga como clientes. Quería introducir la carga por el morro, lo que significaba elevar más la cabina. Pero cuando Trippe vio la cabina en lo alto del fuselaje, sugirió ampliar el espacio trasero para convertirlo en un bar y un salón.

El primer 747 entró en servicio comercial el 21 de enero de 1970 en la ruta Nueva York-Londres de Pan Am. También se hizo popular. El Servicio Postal de Estados Unidos lo imprimió en un sello. Mitchell cantó “sueños de 747 sobre granjas geométricas” en la balada “Amelia”, y un cuarto de siglo después, el novelista JG Ballard lo comparó con el Partenón, escribiendo que cada uno daba forma a “las matemáticas, la estética y toda una visión geopolítica del mundo”.

El capitán Al Bridger, jefe de pilotos de British Airways, piloteó el 747 durante tres décadas, dirigiéndolo a destinos de todo el mundo, como Nueva York, Sydney, Río de Janeiro y en la famosa y técnicamente difícil aproximación al antiguo aeropuerto de Hong Kong, Kai Tak.

“El 747, un auténtico avión de piloto, combinaba un manejo suave, fiabilidad y un aspecto clásico”, declaró. “Fue un auténtico privilegio haberlo piloteado y lo echaremos de menos, pero la tecnología avanza”.

Los aviones están construidos para durar décadas, y muchos probablemente seguirán en servicio cuando el avión cumpla su centenario en 2069. Aunque se echará de menos al avión, Lombardi afirmó que sigue siendo un recordatorio “del poder del espíritu humano”.

Y añadió: “A veces podemos perder la esperanza en nuestro mundo.

“Pero aún podemos volver los ojos al cielo y ver las grandes estelas de condensación de la Reina de los Cielos mientras surca los cielos, y sabremos en ese momento que la humanidad aún puede superar grandes adversidades, y que juntos podemos lograr cosas increíbles”.