ANUNCIO
ANUNCIO

¿Cuánto te tardarías en leer los términos y condiciones de estos servicios en línea?

El 97% de los jóvenes que tienen entre 18 y 34 años aceptan las condiciones generales de los servicios en línea sin leerlas, según un estudio de Deloitte.

Este elevado porcentaje no se debe únicamente a la extensión de los contratos. Aunque se ha calculado que, de media, ciudadano medio necesitaría 250 horas al año para leer todos los términos y condiciones a los que se suscribe, hay otros factores a tener en cuenta.

El primero y más importante es el hecho de que a menudo no hay alternativa a la aceptación de contratos digitales: para muchos usuarios, los servicios que ofrecen tantas plataformas tecnológicas son indispensables, por lo que la aceptación de los términos se convierte en una obligación. Por no hablar del hecho de que muchos contratos tienen un nivel de complejidad nada desdeñable.

Estamos tan acostumbrados a aceptar los términos y condiciones de los servicios en línea sin leerlos que, en un estudio de la Universidad de York y la Universidad de Connecticut, cientos de estudiantes, al inscribirse en un nuevo sitio ficticio de redes sociales, aceptaron sin darse cuenta renunciar a sus futuros primogénitos. 

Afortunadamente, el contrato era falso, pero ¿cuántos de nosotros hubiésemos caído en el engaño?

En realidad, probablemente ninguna empresa podrá reclamar nunca los hijos de los usuarios a cambio de acceder a un servicio, pero a menudo, dentro de los términos y condiciones online se pueden encontrar cláusulas invasivas de la privacidad que exigen acceder al historial de Internet, leer los mensajes privados y rastrear los movimientos de los usuarios.

Los contenidos y datos generados por los usuarios alimentan una industria valorada en casi 50.000 millones de dólares, según una estimación de Visual Capitalist. Gracias a la aceptación de los términos y condiciones de las cookies, los brokers de datos pueden crear perfiles extremadamente precisos de los usuarios: su trabajo consiste en recopilar grandes cantidades de datos e información para luego revenderlos a empresas concretas, que de esta forma pueden hacer publicidad extremadamente segmentada.

No es posible obligar a todo el mundo a leer cada contrato firmado, pero se podría pensar en soluciones alternativas como la creación de resúmenes o códigos de conducta que las empresas deben respetar.