ANUNCIO
ANUNCIO

Dmitry Sytii, La elusiva figura que dirige el asediado imperio africano de oro y diamantes de Wagner

Tras la muerte de Prigozhin, Dmitry Sytii, licenciado en Administración de Empresas, trabaja para preservar las multimillonarias operaciones africanas del grupo

En las calles de la capital de la República Centroafricana han aparecido recientemente camisetas con la imagen de un hombre barbudo, de pelo ondulado y aspecto casi de santo.

La imagen, que recuerda a un Che Guevara revolucionario, es la de Dmitry Sytii, de 34 años, actual líder del grupo paramilitar Wagner en África.

Desde que su jefe, Yevgeny Prigozhin, murió en un aparente asesinato el mes pasado, Sytii se ha visto inmerso en una creciente lucha por el destino del multimillonario imperio africano de Wagner, formado por mercenarios, oro, madera y diamantes. Gracias a su profundo conocimiento de las empresas tapadera y las redes de contrabando de Wagner, es probable que Sytii, políglota y educado en Occidente, desempeñe un papel fundamental.

La República Centroafricana, devastada por la guerra, ha sido el centro neurálgico de las actividades de Wagner en África y el eje de sus operaciones comerciales. Sytii está tan cerca de los políticos de la nación que vive y trabaja en una lujosa villa de la capital, Bangui, que en su día fue la residencia oficial del presidente. Está rodeada por un campamento del ejército ocupado por combatientes de Wagner.

Sytii se desplaza por las abarrotadas calles de la ciudad en un todoterreno Toyota plateado sin matrícula, visitando restaurantes de lujo y altos cargos del gobierno. Viaja regularmente a países vecinos como Camerún y Chad.

No está claro, sin embargo, si el reino africano de Wagner permanecerá intacto y cuánto tiempo conservará Sytii su poder. Funcionarios del gobierno ruso han comunicado a los aliados africanos de Wagner -una colección de hombres fuertes, líderes de juntas y señores de la guerra- que tomarán un control más estricto. Otras empresas mercenarias dirigidas por oligarcas con estrechos vínculos con el presidente ruso Vladimir Putin se disputan el botín, y sus representantes se unieron a la reciente gira del Ministerio de Defensa ruso por los feudos africanos de Wagner.

Sytii carece de las conexiones de Prigozhin con el Kremlin, que abrieron a Wagner las puertas de los líderes africanos. Sus vínculos con el fallecido propietario de Wagner también plantean dudas a los posibles nuevos jefes del grupo sobre sus lealtades.

Esta descripción del papel de Sytii en las operaciones africanas de Wagner se basa en entrevistas con más de una docena de personas familiarizadas con ellas, incluidos agentes y socios comerciales de Wagner, políticos de países en los que el grupo está presente y funcionarios y ex funcionarios de seguridad internacional.

Sytii no respondió a las peticiones de comentarios, como tampoco lo hizo el holding de Prigozhin, Concord, una empresa de restauración que se expandió al sector inmobiliario, los medios de comunicación y la minería y posee activos en Rusia y en el extranjero. Un portavoz del Kremlin afirmó que no podía hacer comentarios sobre las actividades de empresas privadas en África, y que el gobierno ruso tiene programas de cooperación con muchos países del continente. El portavoz afirmó anteriormente que Putin no tenía nada que ver con la muerte de Prigozhin.

Sytii ha dirigido las empresas y la propaganda de Wagner en África durante la última media década. Su pelo desgreñado y su complexión delgada destacan entre los fornidos combatientes de Wagner, a menudo tatuados. Estudió administración de empresas en París y ha afirmado hablar con fluidez ruso, inglés, español y francés.

Personas familiarizadas con las operaciones comerciales de Wagner afirmaron que supervisa una red de empresas pantalla que el grupo ha utilizado para exportar oro, diamantes, madera y otras materias primas desde su base en la República Centroafricana. Sytii también dirige medios de comunicación financiados por Wagner y campañas en las redes sociales que difunden propaganda antioccidental destinada a apoyar a dirigentes afines a Moscú, afirmaron estas personas.

Las autoridades estadounidenses y europeas lo han incluido en una lista negra por su trabajo con Wagner en África, ilegalizando cualquier negocio con él y congelando los activos que pueda tener en esas jurisdicciones.

Las operaciones comerciales de Wagner han ayudado a subvencionar a unos 5.000 mercenarios en al menos cuatro países africanos, a los que el gobierno estadounidense y organizaciones internacionales de derechos humanos han acusado de violar, secuestrar y asesinar a civiles. Los combatientes de Wagner han permitido al Kremlin proporcionar apoyo militar a los aliados de Rusia sin poner a prueba sus fuerzas armadas regulares. A su vez, el acuerdo reforzó la riqueza personal de Prigozhin al darle acceso a minerales y otros recursos.

En las semanas posteriores a la muerte de Prigozhin, el Presidente de la República Centroafricana, Faustin-Archange Touadéra, comunicó a Moscú que deseaba que Sytii y otros antiguos agentes de Wagner permanecieran en el país, argumentando que su expulsión perturbaría los esfuerzos de su gobierno para luchar contra los grupos rebeldes, según antiguos y actuales funcionarios de seguridad europeos. Un portavoz de Touadéra no respondió a las peticiones de comentarios.

Las camisetas de Sytii fueron distribuidas por primera vez en Bangui a finales del año pasado por un centro cultural ruso que Sytii dirige en esa ciudad, después de que Sytii resultara herido por una bomba que le enviaron allí, según personas familiarizadas con las operaciones de Wagner. Recientemente, periodistas afines a Wagner y jóvenes progubernamentales de Bangui los han llevado.

En una entrevista concedida a principios de mes al diario ruso Pravda, Sytii afirmó que sigue trabajando para Rusia. A la pregunta de un corresponsal de visita en Bangui sobre el fallecimiento de Prigozhin, respondió: “Tenemos que seguir trabajando y no desanimarnos”.

Sytii explicó, en un vídeo publicado en el sitio web de Pravda, por qué regresó al país después de que la bomba postal le volara tres dedos y le hiriera en el pecho. Advirtió de que sacar del continente a agentes experimentados como él podría poner en peligro las redes favorables a Moscú que él ayudó a crear en nombre de Rusia.

“Si empezamos a retirarnos, todo lo que se ha construido también se desmoronará”, afirmó, con un guante de cuero negro ocultando su destrozada mano derecha.

La República Centroafricana es una antigua colonia francesa sin salida al mar de unos cinco millones de habitantes que, a pesar de sus recursos naturales, sigue siendo una de las naciones más pobres del mundo. Los agentes de Wagner llegaron al país en 2017 invitados por el presidente Touadéra, un matemático convertido en hombre fuerte cuyo gobierno estaba asediado por grupos rebeldes.

Entre los primeros en aterrizar estaba Sytii, que dejaba un hijo y una exmujer en Francia. Sytii había estudiado comercio internacional en San Petersburgo antes de obtener un máster en marketing y negocios en París. “Extremadamente interesado en trabajar en una empresa internacional en el dominio de la alta tecnología que desafiará mis habilidades y competencias con tareas emocionantes”, escribió en un currículum que publicó en línea después de graduarse en 2015.

Según el Tesoro de Estados Unidos, fue contratado por la Internet Research Agency de Prigozin, una “granja de trolls” con sede en San Petersburgo. El informe de 2019 del abogado especial Robert Mueller afirmó que la Agencia de Investigación de Internet utilizó cuentas falsas en redes sociales para difundir propaganda e intentar inmiscuirse en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. Aunque el gobierno ruso ha negado que interfiriera en la votación, Prigozhin pareció admitir tales esfuerzos el año pasado.

El primer trabajo de Sytii en la República Centroafricana fue servir de intérprete para posibles mineros en nombre de una de las empresas de Prigozhin, la ahora sancionada M Invest, y una banda de mercenarios de Wagner que se presentaban como instructores militares rusos desarmados. En unos meses, Sytii registró la primera empresa de Wagner en el país, Lobaye Invest, que obtuvo permiso para empezar a extraer oro y diamantes.

Según la Unión Europea, Lobaye financió una nueva emisora de radio que hoy emite propaganda prorrusa y antioccidental, y comercializa vodka y cerveza fabricados por Wagner entre los centroafricanos. Desde entonces, Lobaye ha sido sancionado por Estados Unidos y la UE.

Una lista de contactos del teléfono móvil de Sytii en 2018 obtenida por All Eyes on Wagner, una organización sin ánimo de lucro que vigila al grupo mercenario, sugiere el alcance de su implicación con las empresas corporativas de Wagner. Entre sus contactos había un agente de transporte de contenedores y una empresa sudafricana que vende equipos para la extracción de diamantes.

En 2019, un hombre identificado en esos contactos telefónicos como su conductor creó Diamville, un conjunto de comercio de diamantes y oro que Estados Unidos sancionó este año como empresa pantalla de Wagner. Ese mismo día, uno de los amigos de Facebook del conductor registró una empresa a la que en 2021 se le otorgó una gran concesión maderera local, según documentos publicados por primera vez por All Eyes on Wagner y revisados posteriormente por The Wall Street Journal.

Entre los políticos locales con los que Sytii entabló amistad se encontraban Hassan Bouba, un líder rebelde convertido en ministro del Gobierno cuyos combatientes han dirigido misiones de combate junto a mercenarios de Wagner en la República Centroafricana, y el asesor de seguridad de Touadéra, Fidèle Gouandjika.

En una entrevista concedida al Journal, Gouandjika calificó a Sytii como uno de sus “muy buenos amigos” y afirmó que se relacionaban en cenas en casa del funcionario centroafricano con botellas de vodka Stolichnaya y delicias locales como oruga salteada, callos de vaca en hoja de yuca, plátano y perca del Nilo. Bouba no respondió a las peticiones de comentarios.

A medida que crecieron las operaciones de Wagner en la República Centroafricana, ofreció servicios a otros gobiernos africanos que estaban sometidos a presiones internas y se sentían abandonados por Occidente, a menudo debido a sanciones o preocupaciones por los derechos humanos.

En 2018, Wagner empezó a trabajar con el teniente general Mohamed Hamdan Dagalo, que en aquel momento formaba parte de la cúpula militar de Sudán, un país sometido a sanciones estadounidenses por sus presuntos vínculos con grupos terroristas internacionales. Ahora, Dagalo y su grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido libran una guerra civil con el gobierno de Sudán. Según los gobiernos estadounidense y europeo, Dagalo también trabaja con Wagner para explotar las reservas de oro de Sudán.

En 2019, los combatientes de Wagner se desplegaron brevemente en Mozambique para ayudar a combatir a los rebeldes islamistas, y dos años más tarde el grupo firmó un acuerdo con la junta militar de Malí para combatir a los insurgentes yihadistas.

Cada país en el que entraba Wagner era arrastrado más profundamente a la esfera de influencia de Rusia. Sytii ayudó a dirigir la parte no militar de esa operación.

En los países africanos, sobre todo en las antiguas colonias francesas, empezaron a surgir campañas en las redes sociales alabando a Rusia y atacando a Occidente. Empresas estadounidenses como X Corp, antes conocida como Twitter, y Facebook, de Meta, las han rastreado hasta la Internet Research Agency de Prigozhin.

Funcionarios franceses han afirmado que la desinformación dirigida por Wagner ha alentado golpes militares y la consiguiente expulsión de tropas occidentales de varios países, entre ellos Malí y Burkina Faso.

Wagner fue recompensada por sus aliados con el acceso a recursos naturales. En 2020, una empresa vinculada a Wagner, Midas Resources, se hizo con el control de la mina de Ndassima, en la República Centroafricana, cuyo anterior propietario estimaba que podría contener hasta 2.700 millones de dólares en oro.

Un año después, Sytii fue ascendido a director de la Casa Rusa de Bangui, una institución destinada a promover los valores culturales rusos en la nación centroafricana. Este año, Wagner empezó a fabricar su propia cerveza, Africa Ti L’Or, o África es oro, en lengua sango. Una fábrica de cerveza de la competencia fue incendiada en un atentado que las agencias de inteligencia occidentales atribuyeron a Wagner.

Cuando la cerveza del grupo salió a la venta esta primavera, Sytii estaba de vuelta en Rusia, recuperándose de las heridas que le causó la bomba postal que le enviaron a la Casa de Rusia. Prigozhin afirmó que Francia estaba detrás de la bomba, acusación que el gobierno francés ha negado. En entrevistas con medios de comunicación rusos, Sytii afirmó que el atentado se produjo tras las amenazas proferidas contra él, su hijo y su ex mujer en Francia con el objetivo de obligar a Wagner a retirarse de la República Centroafricana.

En la época en que Sytii regresó a Bangui, la relación de Wagner con el gobierno ruso empezaba a resquebrajarse. En junio, después de que Prigozhin acusara a la cúpula militar rusa de estrangular deliberadamente el suministro de armas y municiones a las tropas de Wagner en Ucrania, sus hombres marcharon hacia Moscú. La rebelión abortada terminó con un acuerdo entre Prigozhin y Putin, por el que se desterraba a los combatientes de Wagner de los campos de batalla ucranianos.

Sytii se alineó públicamente con Prigozhin, publicando un vídeo en el que se comprometía a seguir trabajando para Wagner a pesar de una nueva ronda de sanciones occidentales. “Seguiremos trabajando y seguiremos realizando todos nuestros proyectos bajo la dirección de Yevgeny Prigozhin”, afirmó en francés. “Con él, tendremos resultados”.

En ese momento, los negocios de Prigozhin en Rusia estaban siendo atacados. Se vio obligado a cerrar algunos de sus principales activos, incluidas sus empresas de medios de comunicación y desinformación, y perdió lucrativos contratos de catering.

En la República Centroafricana, Wagner registró nuevas empresas tapadera después de que las existentes hubieran sido sancionadas, según personas familiarizadas con sus operaciones.

El grupo pretendía evitar que se filtraran detalles sobre su trabajo en el país. Los camioneros que transportaban mercancías de Wagner afirmaron que tenían que renunciar a los teléfonos móviles cuando realizaban viajes de ida y vuelta a la mina de oro de N’dassima. Los que transportaban madera al puerto camerunés de Douala afirmaron que combatientes de Wagner viajaban en sus cabinas para vigilarlos. Los conductores entrevistados por el Journal afirmaron que los documentos relacionados con la carga debían entregarse nada más llegar al puerto.

Semanas después, Sytii acompañó a Prigozhin en parte de lo que sería una última gira por su imperio africano. Asistieron a un acto en la Casa Rusa de Bangui, donde se tomaron algunas de las últimas fotos conocidas del fundador de Wagner. Prigozhin murió en un accidente aéreo el 23 de agosto, pocos días después de su último encuentro con Sytii.

Gouandjika, asesor de seguridad del presidente de la República Centroafricana y amigo de Sytii, respondió publicando en Facebook una foto suya con una camiseta que afirmaba: “Je suis Wagner”, que en francés significa “Yo soy Wagner”. Bouba, antiguo rebelde convertido en ministro del gobierno, voló a San Petersburgo para visitar un monumento improvisado en memoria de Prigozhin.

En las semanas transcurridas desde la muerte de Prigozhin, Sytii ha trabajado para preservar el legado de Prigozhin en el continente, según un socio de Wagner y un funcionario europeo de seguridad. Ha viajado a Duala, en Camerún, la principal ruta de salida de mercancías de Wagner desde África Central. Esa ciudad es también la base de Afrique Média, un canal de televisión prorruso que el gobierno estadounidense ha afirmado que está vinculado a Prigozhin.

Las imágenes por satélite muestran que la mina de oro de N’dassima, en la República Centroafricana, sigue funcionando.

El corresponsal de Pravda preguntó a Sytii sobre el futuro de Wagner en África. “No tengo respuestas a estas preguntas”, afirmó Sytii. “Parto de la base de que todo sigue igual y seguimos trabajando”.