ANUNCIO
ANUNCIO

El “LamborJimmy”: México vuelve a confiar en los mexicanos

La Federación Mexicana de Fútbol le ha concedido el mando de la selección a un entrenador capaz de reparar los daños provocados por las gestiones de Tata Martino y Diego Cocca rumbo al Mundial de 2026

La razón entró por la ventana de la Federación Mexicana de Fútbol. La institución ha nombrado, de forma oficial aunque no presencial, a Jaime Lozano como el entrenador que comandará el ciclo de 2026, en un Mundial que se realizará en Canadá, Estados Unidos y México. Los directivos rompen una racha de ocho años sin un estratega mexicano para darle el control a un técnico que supo reagrupar a los jugadores en uno de sus peores momentos en más bajos de su historia.

Lozano, de 44 años, se ganó a la cúpula de la federación a base de resultados. En 2021 concluyó su ciclo como estratega de una selección juvenil con una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio. A inicios del verano, le ofrecieron hacerse cargo de forma súbita del equipo absoluto tras el despido fulminante de Diego Cocca, quien solo pudo dirigir siete partidos. La llegada de Cocca fracturó todavía más a un grupo de jugadores que quedó fuera de la fase de grupos del Mundial bajo la directriz de Tata Martino. Con el rendimiento y la moral en picada, el Tri sufrió una metamorfosis con una reestructura entre los federativos, la cual incluyó la creación del puesto de máximo comisionado. Juan Carlos Rodríguez, antiguo empleado de Televisa, en su primera decisión echó a Cocca y reconoció la errática decisión.

Rodríguez recurrió a Lozano para pedirle que se hiciera cargo de la selección que debía competir y ganar en la Copa Oro, el máximo torneo en Norteamérica, Centroamérica y el Caribe. Lozano aceptó, aunque solo le dijeron que sería suplente. No le garantizaban el cargo. El futbolista forjado en la UNAM se dispuso a reparar al equipo. Lo hizo. Ganó el torneo y se echó al bolsillo a los jugadores, directivos, patrocinadores y a los aficionados.

“Hemos querido dar la confianza a un técnico mexicano. Es momento de reconocer que hay técnicos en México que se han preparado y que merecen la oportunidad de dirigir a nuestra selección. Sentimos que por el momento en el que estamos, la mejor opción para el grupo es un técnico nacional que conozca profundamente nuestro fútbol y que lo conecte de la mejor manera con nuestro entorno”, explicó en un video Ivar Sisniega, presidente ejecutivo de la federación.

Desde 2015, cuando aún dirigía Miguel Piojo Herrera, no había un entrenador mexicano. Tras Herrera llegó el colombiano Juan Carlos Osorio, quien intentó montar una revolución y le sirvió para sorprender al mundo al ganarle a Alemania (0-1) en el Mundial. Luego llegó Martino, quien dilapidó la transición de jugadores en México al perder la vanguardia en la Concacaf frente a EE UU y Canadá, además de caer sin gracia en Qatar, algo no visto en 40 años. En la Liga MX, de los 18 clubes solo cuatro son dirigidos por un director técnico mexicano. La historia y los datos tienen algo que agregar: ningún técnico mexicano, sin embargo, ha logrado llevar a su país a la gloria, solo al filo de los cuartos de final de los mundiales.

Los aficionados mexicanos insisten en la idea de ver el reflejo de Lionel Scaloni en Jaime Lozano. El entrenador argentino también fue un entrenador suplente antes de que le dieran el mando de la selección albiceleste. Respetaron su proceso y juventud. Los resultados fueron los mejores al ganar una Copa América y la Copa del Mundo. Lozano tendrá el reto de resistir en el cargo hasta 2026, en un proceso que no tendrá partidos eliminatorios y solo amistosos. México pasará a la historia como el anfitrión favorito de los mundiales al organizar tres (1970,1986 y 2026) y quiere que en el último puedan dar la gran sorpresa.