Giorgia Meloni gana las elecciones en Italia, un gran avance para la extrema derecha europea

La coalición liderada por los archiconservadores Hermanos de Italia de Giorgia Meloni ha obtenido una victoria decisiva en las elecciones anticipadas de Italia, lo que la sitúa en posición de formar el primer gobierno del país dirigido por la extrema derecha desde la segunda guerra mundial.

Al proclamarse vencedora, Meloni, que está a punto de convertirse en la primera mujer primera ministra de Italia desde la unificación italiana en 1861, reconoció los serios retos que tiene por delante.

“No hemos llegado, esto es un punto de partida”, dijo a sus partidarios en un hotel de Roma. “A partir de mañana, tenemos que demostrar lo que valemos. Es el momento de la responsabilidad: no vamos a traicionar a Italia… Gobernaremos esta nación en nombre de todos”.

La coalición liderada por Meloni, con la Liga nacionalista de Matteo Salvini y Forza Italia del ex premier, obtuvo cerca del 44% de los votos, suficiente para darle una cómoda mayoría parlamentaria, según las proyecciones de la emisora estatal Rai.

Con más del 99% de los votos escrutados, el bloque se impuso a sus rivales, que no lograron forjar un frente unificado para competir más eficazmente en un sistema electoral en el que un tercio de los escaños se obtienen en las elecciones por mayoría. Esto favorece a los partidos que forman coaliciones preelectorales y se unen en torno a candidatos únicos en esos distritos.

Sin embargo, la coalición parece no haber alcanzado la mayoría de dos tercios necesaria para modificar la Constitución italiana.

Hermanos de Italia, descendiente del movimiento neofascista de la posguerra formado por leales a Benito Mussolini, obtuvo más de una cuarta parte de los votos, un rendimiento notable para un partido que obtuvo solo el 4% de los votos en las elecciones de 2018.

Meloni recordó las desalentadoras probabilidades cuando se separó del partido de Berlusconi para lanzar Hermanos de Italia en 2012. Por aquel entonces, “cité una frase de San Francisco: ‘empieza a hacer lo que es necesario, y luego lo que es posible. Al final, te verás capaz de hacer lo imposible'”, recordó. “Eso es lo que hemos hecho ahora”.

Los resultados situarán a Meloni en una posición fuerte con sus socios de coalición, después de que la Liga y Forza Italia obtuvieron alrededor del 9 y el 8 por ciento, respectivamente.

El partido de izquierda Demócratas asumió su derrota con el 19% de los votos.

Su líder, Enrico Letta, afirmó el lunes que dimitirá tras un congreso del partido para elegir un nuevo equipo, afirmando que el partido necesitaba “una nueva generación” al frente.

Los críticos habían culpado a Letta de haber gestionado mal las negociaciones con los partidos ideológicamente alineados para formar una coalición que podría haber presentado una lucha más eficaz contra el bloque unido de la derecha.

Los analistas advirtieron que el apoyo de Meloni podría ser efímero, dados los graves obstáculos que tiene por delante.

La elección ha sido seguida de cerca en Bruselas y Washington, en donde los responsables políticos están preocupados por lo que el nuevo gobierno significará para la relación de Roma con la UE y el enfoque de Italia en la guerra de Ucrania. Meloni también se ha mostrado muy crítica con la invasión y ha prometido mantener la dureza con Rusia.

Pero las opiniones de sus socios son más ambiguas. Salvini, admirador de Putin desde hace mucho tiempo, se ha quejado del peaje que las sanciones han supuesto para las familias y las empresas italianas.

Berlusconi, que cumple 86 años el jueves, pareció justificar la invasión, afirmando que Putin solo quería sustituir el gobierno de Kiev del presidente Volodymyr Zelenskyy por “gente decente”.

En una nota emitida poco después del cierre de las urnas el domingo, la agencia de calificación crediticia Moody’s señaló que la montaña de deuda pública italiana -estimada en cerca del 150% del producto interior bruto- era “vulnerable a la evolución negativa del crecimiento, los costos de financiación y la inflación”.

El rendimiento del bono italiano de referencia a 10 años subió 0,1 puntos porcentuales, hasta alcanzar el 4,45% el lunes.

La participación final fue de apenas el 64%, significativamente por debajo del anterior mínimo histórico del 73% en 2018.

“La percepción es que tanto si se vota como si no se vota, nada cambia realmente y que todos los políticos son iguales”, afirmó Valerio Alfonso Bruno, miembro del Centro de Análisis de la Derecha Radical, con sede en el Reino Unido. “Muchos italianos ven la política de esta manera, que si tenemos a Meloni esta vez, realmente no va a pasar nada nuevo”.

La coalición de derechas ha prometido a los italianos que ofrecerá cinco años de gobierno estable y eficaz. A pesar de la mayoría del bloque, los investigadores advirtieron de las turbulencias como resultado de las rivalidades personales entre los tres líderes, en particular el resentimiento del desvanecido Salvini hacia el ascendente Meloni.

“No creo que vayamos a tener otras elecciones pronto, pero sí vamos a ver luchas constantes”, afirmó Albertazzi.