ANUNCIO
ANUNCIO

Hacienda fija una serie de estímulos fiscales para acelerar el ‘nearshoring’ en México

Las empresas podrán deducir sus inversiones en un rango del 56% al 89% en 2023 y 2024. Además, se garantiza una deducción adicional del 25% durante tres años para gastos de capacitación de trabajadores

El Gobierno de López Obrador pisa el acelerador para que la relocalización de empresas o nearshoring aterrice en México. La Secretaría de Hacienda ha publicado este miércoles una serie de incentivos fiscales en 10 sectores productivos claves para atraer la inversión privada.

Los beneficios, que son la deducción acelerada de inversiones para las empresas, varía del 56% al 89% en 2023 y 2024. Además, se garantiza una deducción adicional del 25% durante tres años para gastos de capacitación de trabajadores, enfocándose en el desarrollo del capital humano. Los estímulos están disponibles en todos los Estados y municipios del país, ampliando la ventana de oportunidad por un año para las empresas interesadas.

La dependencia, dirigida por Rogelio Ramírez de la O, explica dichos estímulos fomentan la competencia y la inversión en sectores estratégicos. “Es conveniente conceder los estímulos fiscales a que se refiere el presente decreto únicamente a las empresas exportadoras que pertenezcan a los sectores identificados como clave, ya que las empresas extranjeras pueden percibir a México como un destino favorable para establecer sus operaciones y aprovechar los beneficios fiscales otorgados”, refiere el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Las empresas que podrán verse beneficiadas por estas ayudas fiscales son fertilizantes y agroquímicos; productos destinados a la alimentación humana y animal; farmacéuticas; factorías de componentes electrónicos, equipo médico electrónico; baterías, acumuladores, pilas, cables de conducción eléctrica y accesorios para instalaciones eléctricas; motores de gasolina para automóviles, camionetas y camiones; equipo eléctrico y electrónico, sistemas de dirección, suspensión, frenos, sistemas de transmisión, accesorios interiores y piezas metálicas troqueladas, para automóviles, camionetas, camiones, trenes, barcos y aeronaves; motores de combustión interna, turbinas y transmisiones, para aeronaves y equipo y aparatos no electrónicos para uso médico, dental y para laboratorio, material desechable de uso médico y artículos ópticos de uso oftálmico.

También se otorga el estímulo fiscal a los contribuyentes dedicados a la producción de obras cinematográficas o audiovisuales, cuyo contenido se encuentre protegido por el derecho de autor en los términos de la normativa aplicable, siempre que estas obras se exporten. Para disfrutar de estos beneficios fiscales, las empresas deben garantizar que al menos el 50% de sus ingresos provinieron de la exportación en los ejercicios fiscales 2023 y 2024. Además, deben presentar un aviso en el que se manifieste que optan por la aplicación de los estímulos fiscales a que se refiere el presente decreto, el cual deben presentar durante los 30 días naturales inmediatos siguientes al mes en el que apliquen por primera vez los citados estímulos.

La vecindad con el principal mercado del mundo, EE UU, y el encarecimiento del transporte de mercancías han aumentado el atractivo de México. Según la propia Secretaría de Economía, el país podría captar 68.000 millones de dólares al año gracias al nearshoring. Los procesos de relocalización son lentos y costosos, y todavía no se tiene claridad sobre la magnitud de este fenómeno del que todos hablan, los datos, no obstante, son alentadores: la inversión extranjera directa que llegó a México en el primer semestre de 2023, rebasó los 29.000 millones de dólares, un monto 41% superior al mismo periodo del año pasado.