ANUNCIO
ANUNCIO

La ‘banlieue’ arde y mantiene tensa a Francia

La muerte filmada de un adolescente por un disparo policial reaviva fracturas profundas del país. Las fuerzas del orden detienen a 875 personas en la tercera noche de disturbios

Una fuerte escalada de disturbios tras el tiroteo mortal de un adolescente a manos de la policía ha empujado al gobierno del presidente Emmanuel Macron a un enfrentamiento con los jóvenes de los suburbios de clase trabajadora de Francia, donde la frustración se ha gestado durante mucho tiempo por el trato de las minorías por parte de las fuerzas del orden.

Por tercera noche consecutiva desde el asesinato de un joven de 17 años identificado como Nahel M., los alborotadores quemaron edificios municipales y comerciales, mientras se enfrentaban a la policía en las ciudades de los alrededores de la capital francesa, con enfrentamientos en lugares tan distantes como Marsella, Reims y Lyon. Una docena de autobuses fueron quemados en una cochera al norte de París, afirmó el ministro francés de Transportes. En el interior de la ciudad, imágenes de vídeo mostraron a personas enmascaradas rompiendo los cristales de un importante centro comercial.

El aumento de la violencia obligó a Macron a interrumpir su visita a Bruselas para asistir a una cumbre de la Unión Europea y regresar a París para celebrar una reunión de emergencia del gabinete, la segunda en dos días. Las autoridades francesas reforzaron la seguridad y tomaron medidas para restringir el transporte público y las concentraciones, desde grandes conciertos a fiestas de fin de curso.

El líder francés se enfrenta ahora a una nueva crisis, después de haber luchado esta primavera para contener las violentas protestas por su impopular decisión de retrasar la edad de jubilación. Esta vez, los disturbios tienen su origen en años de tensión entre la policía y las minorías de clase trabajadora de Francia, muchas de ellas musulmanas, que residen en las banlieues, o periferias de las ciudades del país.

Macron ha condenado el asesinato de Nahel M. y lo ha calificado de inexcusable, al tiempo que ha hecho un llamamiento a la calma. Sin embargo, a lo largo de los años, su gobierno ha mostrado un firme apoyo a las fuerzas del orden a pesar de las críticas generalizadas a las tácticas policiales de mano dura. Las tensiones raciales y religiosas también se han disparado, ya que Macron ha restringido las actividades de varias mezquitas y asociaciones musulmanas a las que el gobierno acusa de practicar el “separatismo islamista”, una ideología que, según afirma el gobierno, pretende construir una sociedad paralela en la que las normas religiosas prevalezcan sobre las civiles.

Al mismo tiempo, el gobierno de Macron está recibiendo presiones de los críticos de la derecha para restablecer el orden. Algunos políticos conservadores y de extrema derecha han empezado a pedir a Macron que declare el estado de emergencia. El primer ministro de Macron ha afirmado que todas las opciones están sobre la mesa.

Gérald Darmanin, su ministro del Interior, desplegó 40.000 policías en las calles el jueves por la noche, prometiendo una respuesta firme a la violencia. El viernes, un portavoz del ministro del Interior afirmó que se había detenido a 875 personas. La mayoría tienen entre 14 y 18 años, afirmaron las autoridades francesas.

“Pido a los padres y a las madres que asuman su responsabilidad. No es tarea de la República hacerlo por ellos”, afirmó Macron al término de su reunión sobre la crisis. Añadió que algunos de los jóvenes que participaban en los disturbios parecían “revivir en la calle los videojuegos que les han intoxicado.”

Macron afirmó que parte de la violencia parecía haber sido organizada en redes sociales como Snapchat y TikTok, exigiendo a las plataformas que trabajen con el Gobierno para eliminar contenidos que inciten a la violencia. Snapchat y TikTok no hicieron comentarios de inmediato.

Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se pronunció sobre los disturbios con un reproche a las autoridades francesas.

“Este es un momento para que el país aborde seriamente los profundos problemas de racismo y discriminación en el cumplimiento de la ley”, afirmó.

El Ministerio de Asuntos Exteriores francés rechazó los comentarios por considerarlos “totalmente infundados”, y añadió que la policía francesa muestra “una gran profesionalidad a la hora de enfrentarse a situaciones y actos de gran violencia”.

La división entre las banlieues y la policía ya ha avivado la violencia en otras ocasiones. En 2005, Francia se vio sacudida por tres semanas de disturbios después de que dos adolescentes murieran electrocutados mientras se escondían de la policía en una subestación eléctrica.

Los últimos disturbios comenzaron el martes después de que un agente de policía disparara y matara a Nahel M., de ascendencia argelina, durante un control de tráfico en Nanterre, un suburbio al oeste de París, afirmaron las autoridades.

La fiscalía francesa presentó el jueves cargos preliminares de homicidio voluntario contra el agente de policía, después de que una investigación preliminar descubriera que el agente no utilizó su arma legalmente, afirmó Pascal Prache, fiscal de Nanterre. El adolescente no llevaba ningún arma en el coche que conducía en el momento del tiroteo, afirmó Prache.

Las autoridades cerraron los servicios de tranvía y autobús el jueves por la noche en un intento de contener la violencia. Los alborotadores respondieron llevando el caos al centro de París y otras ciudades. La policía afirmó que se saquearon tiendas y se destrozaron edificios públicos.

En Drancy, un suburbio de París, los alborotadores utilizaron un camión para forzar la entrada de un centro comercial, que luego fue parcialmente incendiado.

En Marsella, los alborotadores rompieron escaparates e incendiaron el centro de la ciudad y la zona del Vieux Port, enviando columnas de humo negro al cielo nocturno. En Roubaix, ciudad del norte de Francia, ardió un edificio de oficinas. Mientras tanto, en la ciudad suroccidental de Pau, un cóctel molotov causó importantes daños en un puesto de policía, según afirmó el prefecto local.

Varias ciudades de la región de París empezaron a aplicar toques de queda nocturnos el jueves para frenar la violencia, y han afirmado que tienen previsto mantenerlos durante los próximos días.

El transporte público también se reducirá en todo el país. En la región de París, el servicio de autobuses y tranvías finalizará a las 21.00 horas hasta nuevo aviso, afirmó el operador local. En Marsella, todo el transporte público, incluido el metro, cerrará a las 18.00 horas, afirma el operador.

Los responsables del Ministerio de Educación de París han ordenado a los centros escolares que cancelen o reprogramen las fiestas de fin de curso previstas para el viernes por la tarde, debido al riesgo de que se produzcan “desbordamientos y disturbios” relacionados con las protestas, según una carta enviada a los directores de los centros escolares.