PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La nueva fábrica de Tesla en México ha dividido a Monterrey: ¿agravará la escasez de agua?

Los ciudadanos de Nuevo León expresan su temor a que la producción de vehículos eléctricos agrave la escasez de agua en la región, donde los residentes han tenido que hacer acopio de agua

Cuando los grifos empezaron a secarse en marzo de 2022, Blanca Guzmán pensó que estaba preparada. Monterrey, estaba en estado de emergencia debido a una sequía más grave que en años anteriores, pero Blanca, de 76 años, y su marido, ambos jubilados, invirtieron una pequeña fortuna en un depósito de agua de 800 litros en la terraza. Confiaban en que les ayudaría a sobrellevar la crisis. Guzmán también había llenado todas las botellas y baldes que encontró para poder bañarse, cocinar y descargar la cisterna.

Los cortes de agua, al principio una vez a la semana, no hicieron más que empeorar. Al poco tiempo, la pareja se quedó sin agua.

En el norte de México había llovido muy poco durante varios años. A mediados del año pasado, dos de los tres depósitos que abastecen la mayor parte del agua de Monterrey se encontraban en niveles históricamente bajos, y descendiendo. A principios de junio, al comienzo de la estación más calurosa, las autoridades sólo suministraban agua a los 5,2 millones de habitantes de Monterrey y sus municipios circundantes durante seis horas por la mañana, si acaso. En las tiendas de conveniencia se agotaron las botellas de agua de 20 litros mientras la gente se abastecía de cualquier cosa potable: agua mineral Topo Chico, jugo de frutas, refrescos, cerveza.

En busca de más agua, Guzmán y su marido recorrían la ciudad en coche para visitar innumerables tiendas, sólo para encontrarse con las estanterías vacías. Guzmán relato a México Pragmático que el gobierno acabó colocando grandes depósitos de agua en el barrio, pero la gente mantenía en secreto su ubicación. “La gente iba por ahí con sus baldes y garrafas, pero no te decían de dónde sacaban el agua por miedo a que se acabara”, explica. “La gente estaba aterrorizada, nos sentíamos como si estuviéramos en guerra”. Se formaban largas colas bajo un sol abrasador cuando llegaba un camión cisterna, o cuando una determinada tubería de agua cobraba vida. “Se producían peleas entre la gente por un bidón de agua”, dijo Guzmán.

Mientras que los residentes racionaban el agua, se dieron cuenta de que las empresas más grandes de la ciudad parecían no verse afectadas. En julio, Guzmán participó en una manifestación frente a una fábrica de cerveza propiedad de Heineken, que, a pesar de la sequía, no había interrumpido la producción de cerveza. Coca-Cola también siguió embotellando. A lo largo del verano, mientras las comunidades obreras pasaban a veces semanas sin grifos abiertos, la gente bloqueaba las carreteras para exigir más agua. Un eslogan de protesta común señalaba con el dedo al gobierno y a las grandes empresas: “¡No es sequía, es saqueo!”. – “¡No es sequía, es saqueo!”.

En octubre, cuando la crisis del agua había remitido, pero no el trauma, Elon Musk, CEO de Tesla, visitó el estado de Nuevo León, supuestamente para explorar ubicaciones para una nueva fábrica. Dos meses después, Bloomberg se hizo con la exclusiva: Fuentes afirmaban que Tesla había puesto sus ojos en Santa Catarina, un municipio a las afueras del área metropolitana de Monterrey.

La noticia suscitó un debate en torno a si la llegada de Tesla arruinaría o iluminaría el futuro de Nuevo León. Muchos en el estado están entusiasmados con la fábrica de Tesla -una inversión que algunos funcionarios del gobierno estiman que podría llegar a valer alrededor de 10.000 millones de dólares- y piensan que los beneficios económicos superan cualquier desventaja. Sin embargo, un pequeño grupo de residentes, activistas y académicos se opone.

Nuevo León es un centro industrial y manufacturero de rápido crecimiento y una de las regiones más prósperas de México. Pero su expansión económica ha ido acompañada de una serie de problemas -aumento del tráfico, contaminación atmosférica, desigualdad- que los críticos temen que se agraven con la llegada de Tesla y los proveedores y trabajadores que traiga consigo.

Sobre todo, temen los efectos sobre las limitadas y menguantes reservas de agua de la región. “La afluencia de personas y la industria asociada a Tesla y sus proveedores podría provocar una escasez de agua en la zona metropolitana de Monterrey”, dijo a México Pragmático Ismael Aguilar, investigador del departamento de estudios urbanos y medioambientales de El Colegio de la Frontera Norte. Monterrey, con su clima semiárido, tiene una disponibilidad limitada de agua. “El problema es que seguimos extrayendo, extrayendo y extrayendo hasta que se acaba porque no hay de dónde sacar más”, dijo. “¿Es eso sostenible? No”.

El conflicto en torno al posible uso de agua por parte de Tesla aumentó a medida que la empresa negoció con el gobierno mexicano. El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo por primera vez el 20 de febrero que creía que Nuevo León no era una opción viable para Tesla, ya que “no hay agua”. Dio a entender que el fabricante de vehículos eléctricos debería elegir el sureste de México, que es rico en agua, pero menos industrial que el norte.

En Monterrey, la capital de Nuevo León, las élites empresariales y políticas se mostraron impacientes por que se cerrara el acuerdo. Tras las declaraciones del presidente, los grupos empresariales locales se apresuraron a apoyar a Tesla, argumentando que la fábrica sería una “inversión altamente estratégica”. Las autoridades esperan que la fábrica de Tesla genere entre 5.000 y 6.000 puestos de trabajo directos, así como decenas de miles de empleos indirectos.

El secretario de Economía de Nuevo León dijo a los periodistas en un acto público en Monterrey que había suficiente agua en el estado para uso industrial. Eso dejó a Guzmán, y a un pequeño grupo de activistas, incrédulos: ¿Cómo podía estar hablando de la industria cuando no había suficiente agua para los residentes? En un caluroso día de invierno de febrero, marcharon por el vestíbulo del Congreso de Nuevo León coreando “¡Agua, sí! ¡Tesla, no!” y “¡El agua no se vende!”.

López Obrador redobló entonces su apuesta. El 24 de febrero, dijo que el gobierno federal no permitiría que Tesla se instalara en el estado “si no hay agua”.

Para Tesla, no es la primera vez que una de sus fábricas se enfrenta a una oposición local por el uso del agua. La planta de la empresa en el este de Austin (Texas) está situada en una ciudad de rápido crecimiento que se enfrenta a sequías. Los residentes cercanos a la planta de Austin llevan mucho tiempo luchando por el acceso al agua potable y han expresado su preocupación por el hecho de que las necesidades de agua de Tesla sean públicas mientras que su agua está controlada de forma privada.

La inauguración de la fábrica de Tesla cerca de Berlín se retrasó después de que activistas, preocupados por que la planta empeorara la escasez de agua en la región, impugnaran ante los tribunales la rigurosidad de los permisos de agua de la empresa. Aunque la fábrica pudo empezar a funcionar en marzo de 2022 tras meses de retraso, sus planes de ampliación y mejora están actualmente en suspenso. Las agencias gubernamentales y los grupos ecologistas siguen debatiendo si deben suministrar más agua a la fábrica. Tesla, que no tiene departamento de relaciones públicas, no respondió a varias peticiones de comentarios.

Tras dos videollamadas con Musk, López Obrador se echó para atrás. El 28 de febrero confirmó la llegada de Tesla a Nuevo León. Desde la tribuna de Palacio Nacional donde realiza sus conferencias de prensa matutinas, López Obrador dijo que él y Musk habían llegado a un acuerdo: “[Tesla] invertirá en México y establecerá una planta en Monterrey con una serie de compromisos para enfrentar el problema de la escasez de agua; van a ayudar”. Tesla sólo utilizaría aguas residuales tratadas, afirmaron funcionarios del gobierno, y también había acordado contribuir con investigación científica para aliviar la crisis hídrica de la zona e iniciar un esfuerzo de reforestación cerca de los terrenos de su fábrica.

Al día siguiente, durante el Día del Inversor de Tesla, Musk afirmó que la planta de México desempeñará un papel fundamental en la producción de la próxima generación de vehículos de la empresa. Según el sitio tecnológico chino 36Kr, se trata de un modelo más económico de la compañía, y la fábrica de México será el principal centro de producción. Más allá de eso, Tesla no ha detallado sus planes.

El futuro emplazamiento de la fábrica de Monterrey está a unos 45 minutos en coche del centro de la ciudad. Por el camino, se pasa por Santa Catarina, un municipio dominado por polígonos industriales, fábricas y chimeneas. Después, aparece el paisaje característico de la zona, con cactus, arbustos y montañas. La parcela de casi 1.700 hectáreas de Tesla, junto a un campo de golf y un antiguo circuito de carreras, es actualmente poco más que rocas y arbustos.

Está situada en una de las regiones más importantes de México para la fabricación de automóviles. El país es uno de los mayores fabricantes de coches y piezas de automóviles del mundo, y Nuevo León, cómodo para exportar a EE.UU., es uno de los estados más importantes de la industria. Kia Motors tiene una fábrica en Pesquería, al noreste de Monterrey. La autopista que pasa por el emplazamiento de Tesla conduce a Ramos Arizpe, la ciudad justo al otro lado de la frontera estatal donde General Motors tiene un centro de fabricación. La zona también alberga muchas empresas de piezas de automóviles, que suministran a los fabricantes de automóviles.

Tras el anuncio oficial de la fábrica, el secretario de Economía de Nuevo León dijo que el estado ya tenía seis proveedores de Tesla, algunos de los cuales venden a la fábrica de Tesla en Austin, a seis horas en coche. La relación de la empresa con el estado es tan estrecha que los camiones con piezas de Tesla tienen su propio carril expreso en el paso fronterizo de Nuevo León con Texas.

El gobernador de Nuevo León, Samuel García, es un gran fan de Tesla. Él y su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, celebran con frecuencia la empresa con sus millones de seguidores de Instagram. Sus publicaciones incluyen una foto de la pareja posando con camisetas de Tesla a juego, y un vídeo bromeando sobre llamar a su hija “MariElon” y a un posible futuro hijo “SamuElon”. El gobernador ha visitado las fábricas de Tesla en Berlín y California, ha regalado a Rodríguez un todoterreno Model X por San Valentín y ha dicho que Nuevo León se encuentra en estado de “Teslamanía”. Hoy, la capital del estado, Monterrey, está salpicada de vallas publicitarias que dan una calurosa bienvenida a Tesla, pagadas por gobiernos y empresas locales.

Las promesas hídricas de Tesla no han aliviado las preocupaciones sobre su posible impacto. El área metropolitana de Monterrey obtiene su agua dulce de tres embalses alimentados por el río San Juan y sus afluentes, y de aguas subterráneas bombeadas desde acuíferos subterráneos. Las aguas residuales retenidas se transportan a plantas de tratamiento gestionadas por Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM), la empresa pública de aguas de Nuevo León, para hacerlas aptas para uso industrial y agrícola. Aquí es donde Tesla obtendrá su agua.

Investigadores afirman que las plantas de ensamblaje de automóviles como la de Tesla no realizan gran cantidad de procesos que requieran un uso intensivo de agua. “Como en cualquier planta de fabricación de automóviles, el agua se utiliza sobre todo en el proceso de pintura”, explica a México Pragmático Alejandro Rojo, profesor del Tecnológico de Monterrey especializado en procesos de fabricación de automóviles. Todas las fábricas de automóviles que ha visitado toman medidas para limitar el consumo de agua.

El entonces secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, tuiteó durante una visita a la planta de Santa Catarina a finales de marzo que la fábrica de Tesla en México sería la planta de fabricación de automóviles que menos agua consumiría en el mundo. Musk corrigió esto más tarde a través de Twitter, diciendo que sería la que menos agua consumiría “por vehículo”.

El informe de impacto ambiental de Tesla de 2022 afirmaba que las instalaciones de fabricación de vehículos de la empresa habían logrado una reducción interanual del consumo de agua del 15% por coche. Tesla calcula que su planta de Berlín utilizará 1.800 litros de agua por vehículo, mientras que la de Austin utilizará 2.780 litros por vehículo una vez que esté a plena capacidad de producción, lo que, según el informe, será inferior al de otros grandes fabricantes de automóviles. (Estas cifras no tienen en cuenta la producción de baterías.) Rojo explicó a México Pragmático que el montaje de los vehículos eléctricos requiere menos agua que el de los coches con motor de combustión interna, porque utilizan componentes diferentes.

Sin embargo, en cifras absolutas, el consumo de agua estimado por Tesla sigue siendo considerable. Un funcionario del gobierno mexicano ha afirmado que la fábrica de Monterrey ensamblará hasta un millón de coches al año, más de lo que produce actualmente cualquier fábrica de Tesla.

“Creo que [Tesla] sería el mayor cliente de agua tratada que tendríamos”, dijo a México Pragmático Juan Ignacio Barragán, titular de la SADM, subrayando que los planes aún no son definitivos.

Tesla pidió en un principio 120 litros de agua por segundo, y más tarde ajustó su petición preliminar a 85 litros por segundo, dijo Barragán. Aún se desconoce la cantidad exacta que necesitará Tesla. En comparación, la mayoría de los clientes de SADM compran unos 5 litros por segundo, dijo. Además, estimó que otros dos grandes clientes de la industria automovilística, Kia y el proveedor de acero Ternium, compran 50 y 70 litros por segundo, respectivamente.

El plan de Tesla requiere la construcción de una tubería de 18 kilómetros para conectar una planta de tratamiento de agua en García -otro municipio periférico cercano a Monterrey- con las instalaciones de Tesla en Santa Catarina. “Estamos a la espera de que Tesla nos entregue información [sobre su uso del agua] para hacer una propuesta”, dijo Barragán. Señaló que, con toda probabilidad, la planta de tratamiento tendrá que ampliar su capacidad.

Hoy en día, las aguas residuales tratadas no se destinan directamente al consumo residencial, lo que significa que Tesla no competiría directamente con los residentes por el agua. Pero esto va a cambiar en el futuro, ya que Monterrey quiere aumentar su capacidad de suministro de agua potable. En respuesta a la crisis del agua de 2022, los gobiernos estatal y federal anunciaron un gasto de unos mil millones de dólares para un nuevo acueducto, la finalización de una nueva presa y más pozos profundos para llevar más agua a la ciudad. Estos esfuerzos aún podrían no ser suficientes para satisfacer las necesidades futuras, dijo Barragán, y por ello la SADM está explorando formas de mejorar el tratamiento de las aguas residuales para que sean seguras para uso residencial. El plan es empezar como muy pronto a finales de 2025.

El uso que hace Tesla de las aguas residuales tratadas -también llamadas residuales- limitará su reutilización en el futuro, dijo Aguilar, el investigador. “Vamos a ver competencia por el agua residual en el sector agrícola, la industria y el uso doméstico”.

Blanca Lázaro vive en García y trabaja en Tacos Mary, un pequeño restaurante situado a pocas cuadras de la planta de tratamiento de agua que abastecerá a Tesla. El verano pasado, durante la crisis de la sequía, el jefe de Lázaro abastecía y enviaba agua al restaurante en barriles de plástico durante todo el día, que ella almacenaba en cubos. Cocinar, fregar los platos y limpiar las mesas se convirtió en todo un reto.

Lázaro es consciente de que las autoridades han prometido que Tesla sólo utilizará agua tratada. Pero dijo a México Pragmático que sigue preocupada por el impacto local de la empresa. Al igual que otros regiomontanos, recuerda demasiado bien cómo las grandes empresas no sufrieron escasez durante la crisis del agua del año pasado.

“Dijeron que no nos afectará”, dijo Lázaro, mientras volteaba una tortilla en el comal. “Pero tendremos que esperar a ver cuándo empeora el calor”.

El impacto de Tesla irá más allá de su propia fábrica. Se espera que sus planes atraigan a muchas empresas y personas a la zona, una perspectiva que a algunos complace y a otros preocupa.

En los barrios de clase obrera cercanos al terreno de la fábrica de Tesla, los residentes locales están divididos entre la promesa de nuevos puestos de trabajo y la preocupación de que les afecten negativamente. Los entrevistados dijeron a México Pragmático que los cambios previstos han reavivado los temores de que el desarrollo económico de Monterrey deje atrás a los más vulnerables de la ciudad: que el repentino aumento de la actividad sobrecargue aún más unas infraestructuras ya de por sí inadecuadas, y que la afluencia prevista de nuevos trabajadores aleje de la ciudad a las comunidades de bajos ingresos.

Los servicios públicos en Nuevo León no se han mantenido al día con el rápido aumento de la población, que creció más del 24% entre 2010 y 2020, y la actividad económica, que aumentó un 6,1% el año pasado – ambos superando los promedios nacionales.

Ascención Ibarra, antigua trabajadora de una fábrica metalúrgica, vive en Santa Catarina y vende ropa de segunda mano desde dos mesas plegables colocadas en la acera frente a su casa. Le preocupa que la nueva fábrica deteriore aún más la calidad de vida en su pueblo, incluso agravando los cortes de agua. Contó a México Pragmático que los cortes de agua de 2022 continuaron para él hasta abril de 2023, mucho después de que el gobierno afirmara que los problemas se habían resuelto. El gobierno municipal de Santa Catarina no respondió a una solicitud de entrevista.

Eugenio Montiel, director del Instituto de Vivienda de Nuevo León, estimó que la afluencia prevista de trabajadores para Tesla y otras empresas requeriría la construcción de al menos 13.000 viviendas. Dijo a México Pragmático que, aunque el gobierno está tratando de garantizar que se trate, en parte, de unidades asequibles cerca de la fábrica, la oferta y la demanda podrían hacer inasequibles las nuevas viviendas. Esto podría acabar expulsando de Santa Catarina a muchas personas con bajos ingresos, afirmó.

El valor de las viviendas ya se ha disparado. Jaime Rodríguez, director de la inmobiliaria Investo, afirmó haber notado un aumento de precios de entre el 20% y el 30%, especialmente en los apartamentos en preventa, una semana después de que Musk hablara con el presidente en febrero. “¿Van a seguir aumentando? Sí”, dijo Rodríguez a México Pragmático. “Cada dos meses tenemos que actualizar los precios debido a la inflación, pero los precios en Santa Catarina han saltado sólo porque viene Tesla”.

Los proveedores de Tesla prevén aumentar la producción en las instalaciones existentes en la zona o construir otras nuevas. AGP Group, proveedor de parabrisas y techos panorámicos, anunció que invertirá 800 millones de dólares en Santa Catarina. Noah Itech, otro proveedor de Tesla, está construyendo una nueva planta en la ciudad, una inversión de 100 millones de dólares. Durante un viaje a Taiwán y Corea del Sur en mayo, García, el gobernador, anunció que Quanta Computer, un fabricante de electrónica, también estaba expandiendo sus operaciones en Nuevo León con una inversión de $ 1 mil millones, y se burló de las inversiones de otros proveedores de Tesla como Foxconn y Delta Electronics. Según un informe de 36Kr, Tesla también está presionando a sus proveedores chinos para que establezcan operaciones en México. García califica a Nuevo León como el próximo polo mundial de electromovilidad. “Silicon Valley se va a quedar corto”, publicó en Instagram.

Esta expansión de la industria en torno a la planta de Tesla supone una mayor demanda de recursos locales. Además del agua superficial, algunos municipios del área metropolitana de Monterrey utilizan agua de acuíferos subterráneos para abastecer a los residentes. Aunque la propia Tesla ha prometido utilizar únicamente agua tratada, algunos de sus proveedores locales explotan estos mismos acuíferos.

La Conagua, la comisión nacional del agua, otorga concesiones a empresas para extraer cierta cantidad de agua subterránea durante un periodo de hasta 30 años. Ternium, el fabricante de acero, es al parecer uno de los proveedores de Tesla. Actualmente es la empresa con más concesiones de agua en Nuevo León, con 27 concesiones que suman más de 12.000 millones de litros de agua al año. El también proveedor de Tesla Nemak, que fabrica componentes estructurales para vehículos eléctricos, también tiene una gran concesión de agua, al igual que Metalsa, un fabricante de estructuras metálicas para la industria del automóvil que está en negociaciones con Tesla.

El uso actual de los acuíferos parece insostenible. De acuerdo con la Conagua, 13 de los 23 acuíferos que abastecen a Nuevo León están sobreexplotados, es decir, se extrae agua a un ritmo mayor al que se repone. “Ya está concesionada a la industria y para uso público urbano”, dijo Aguilar. “Se está extrayendo agua y el problema es que también está bajando el nivel de los pozos”. La Conagua no respondió a una solicitud de entrevista.

Antonio Hernández, ecologista y biólogo local, dijo a México Pragmático que teme que los proveedores de Tesla excedan sus concesiones para satisfacer el aumento de la demanda una vez que la fábrica de Monterrey esté en funcionamiento. “No hay capacidad administrativa para inspeccionar y vigilar que sólo se explote el volumen concedido”, dijo. “[Los concesionarios] pueden sacar más y nadie dirá nada”.

Y mientras los sistemas naturales se explotan con más intensidad que nunca, el futuro depara una ralentización del ritmo de reposición. “El clima está cambiando y el consenso científico es que todas las regiones semiáridas del mundo, incluida Monterrey, experimentarán menos precipitaciones”, dijo a México Pragmático un hidrólogo de un centro público de investigación, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación.

Por ahora, los niveles medios de precipitaciones se han mantenido estables. Según el hidrólogo, la disminución de la disponibilidad de agua se debe al aumento de la demanda. “La única causa probable es que se esté extrayendo más agua”, dijo. “Las autoridades estatales no han descubierto cómo poner límites a la extracción de agua”.

Rosario Álvarez, directora ejecutiva de Pronatura Noreste, una organización ecologista de la sociedad civil de Nuevo León, dijo a México Pragmático que el crecimiento económico de Monterrey debería ir acompañado de una mayor preocupación por los recursos hídricos de la ciudad. Dijo que el gobierno federal no está haciendo lo suficiente para responsabilizar a las grandes empresas. “Las leyes y normas ambientales de México son laxas, viejas y no se han actualizado”, dijo. “Eso deja un gran agujero”.

La fábrica de Tesla es sólo el último punto álgido de un debate mucho más amplio sobre el uso industrial del agua en la zona. “La decisión de Tesla de instalarse en Nuevo León es favorable en todos los sentidos”, dijo José Luis Luege, ex director de Conagua que ahora dirige Ciudad Posible, una organización sin ánimo de lucro que aboga por la sostenibilidad. El estado, dijo, tiene “una falta sustancial de agua”, pero la situación no es tan grave como en otras regiones del país.

El verdadero problema, explicó Luege a México Pragmático, no es el uso del agua por parte de Tesla, sino la estrategia de gestión del agua a largo plazo del gobierno mexicano, así como los usos ineficaces del agua. La agricultura utiliza y desperdicia demasiada agua, dijo, mientras que las empresas locales de suministro de agua han sufrido recortes presupuestarios significativos en la última década y son muy ineficientes. A escala nacional, cerca de la mitad del agua potable se pierde por fugas, según Luege. (Barragán, de la SADM, había afirmado en 2022 que sólo el 11% del agua potable se escapa en Nuevo León). Con una mejor gobernanza, “es posible tener más industria, más crecimiento demográfico y satisfacer la demanda”, dijo Luege.

“Los beneficios de la fábrica de Tesla son 100 veces mayores que los problemas que podría causar”, dijo Rojo, profesor del Tecnológico de Monterrey. “El impacto económico en la región, todas las inversiones que atraerá en infraestructura, bienes raíces, carreteras y calidad de vida”. El gobernador García, en un video de Instagram, dijo que Nuevo León invertirá en infraestructura para enfrentar el momento. “Autopistas, aeropuertos, parques, un metro y [conexiones] de tren para recibir a Tesla, si Dios quiere”, dijo.

A principios de junio, apareció un mural celebrando a Tesla en el costado de un edificio de un piso en Santa Catarina. Tanto García como el alcalde de Santa Catarina se apresuraron a compartirlo en Instagram. El mural muestra un retrato gigante de Musk, entre las palabras “Futuro”, “Tesla” y “Bienvenido”.