ANUNCIO
ANUNCIO

La psicología detrás de la primera impresión


Según los experimentos realizados por investigadores de Princeton, las primeras impresiones son igual de importantes que las cualidades de una persona ya que, ya que ellos pueden emitir tanto juicios precisos como imprecisos sobre los demás en 1 a 10 segundos.

El actor americano, Will Rogers, una vez dijo: “Nunca tienes una segunda oportunidad para causar una primera impresión.” Y a pesar de ser cierto por la naturaleza de su lógica, Rogers también se refería a que una vez alguien toma un juicio es muy difícil de cambiar su opinión ya que los humanos crean una opinión completa de una persona en un promedio de 7 segundos de haberlos conocido.

Este prejuicio que los humanos hacen en primera instancia, puede llegar a ser detrimental para el futuro de la relación entre ambas partes. Según la revista aclamada de psicología, Psychology Today, “los seres humanos están hechos para medirse unos a otros rápidamente, sin embargo medir a una persona puede causar percepciones erróneas.” Asimismo, la impresión puede estar influenciada por algunos factores como la inflexión vocal, el atractivo, el físico o estilo, el estado emocional y el léxico. Gracias a la tendencia natural de categorizar, los humanos decidimos qué clase de persona es la otra en base a los diferentes factores. Y esta percepción creada además de detrimental, puede ser permanente, ya que aún dándole evidencia a una persona de lo contrario a su juicio es muy difícil cambiar de opinión. 

Esta condición psicológica que tienen los humanos, además de tener un aspecto natural, está enlazada a rasgos culturales y sociales, en donde las personas se pre-condicionan a protegerse ante otros que aún no conocen. Sin embargo, aunque sea válido poder cuidarse de las malas intenciones de otros, muchas veces genera mucha descriminacion, falsas predicciones y parcialidad.

Por ejemplo, Minette Ortega, directora global de recursos humanos en Boston Consulting Group (BCG), habló con México Pragmático para comentar sobre la importancia de la primera impresión y la diferencia entre ella y la constante descriminación que vemos en las entrevistas de trabajo. “Primeras impresiones no se debería definir como la manera que actúa alguien que viene a entrevistar pero la manera que reaccionamos los empleadores a ella,” relato Ortega. “Las reacciones que un humano tiene al conocer una persona es igual de detrimental que el porte que tiene la otra persona. Es por eso que es importante que tanto el empleador como el entrevistado estén conscientes del valor de conocer a alguien por primera vez” 

Ortega continuó explicando que un empleador tiende a contratar a alguien en el que encuentra similitudes con el mismo, ya que al ver una diferencia entre él/ella y la persona sentada enfrente, empieza a categorizar a la persona en base a su propio sesgo cognitivo. Además, la importancia de una buena impresión, según Psychology Today, es una privación que tiene el ser humano por ser aceptado o agradado por los demás. Aunque muchos confunden esta tendencia con algo negativo, el sentimiento de aceptación es algo natural del ser humano. 

¿Cuáles son algunos consejos por psicólogos para dar una buena primera impresión en una entrevista de trabajo? 

1) Vestirse limpia y ordenadamente.

2) Hacer contacto visual frecuente, especialmente al hablar, pero evitar dominar con la mirada.

3) Sonreir.

4) Pensar en la característica más positiva del entrevistante.

5) Ajustar la voz, gestos, postura y palabras para la otra persona (recuerda, los humanos prefieren personas que son similares a ellos).

6) Dar a las personas el beneficio de la duda (es decir, recordar el error de atribución fundamental).

7) Tener confianza en uno mismo y no intentar ser alguien que uno no es.

8) Expresar de manera temprana aquellos atributos que la persona más desea transmitir.