Madrid es ahora rival de Miami como refugio para los latinoamericanos y su capital

Antonio Ledezma, ex alcalde de Caracas, bromea diciendo que a veces se olvida de que Madrid no es la capital de Venezuela, de donde él escapó hace cinco años.

“Cada vez que paseo o tomo un autobús, probablemente me encuentro con otros dos o tres venezolanos”, afirma sobre la capital española. “Es un poco extraño, pero esto a veces me parece igual que Sabana Grande”, añadió, refiriéndose a uno de los principales bulevares de Caracas.

Aunque los latinoamericanos llevan mucho tiempo buscando trabajo en España -a menudo en empleos mal pagados como personal de limpieza, meseros o en obras de construcción-, la agitación de la región en los últimos años ha provocado una afluencia de exiliados prominentes y acaudalados. Ahora, la capital española rivaliza con Miami como refugio para los latinoamericanos, y a menudo también por su dinero, según los recién llegados y otros que les atienden.

Ledezma y otros políticos opositores de alto nivel de Venezuela han aterrizado en Madrid tras huir del gobierno represivo del presidente Nicolás Maduro. Otros latinoamericanos acaudalados también han comenzado a trasladar su dinero fuera de los países donde los votantes han elegido recientemente a presidentes de izquierda, incluyendo México en 2018, Perú el año pasado y más recientemente Chile, donde Gabriel Boric asumió el cargo en marzo como el presidente más joven del país. Boric se ha comprometido a realizar una sociedad chilena más igualitaria.

La respuesta en España parece haber sido extender la alfombra roja. Cuando Ledezma llegó a Madrid en noviembre de 2017, fue recibido por el entonces presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que le ofreció inmediatamente la nacionalidad española. Ledezma rechazó la oferta, pero muchos otros latinoamericanos, especialmente los ricos, están solicitando o han recibido la ciudadanía española. Algunos han recibido el llamado visado de oro que España ha concedido a cambio de gastar al menos 500.000 euros, o unos 550.000 dólares, en una propiedad.

España permite a los latinoamericanos solicitar la ciudadanía después de dos años de residencia legal, que es más corto que el requisito normal de 10 años de residencia para otras nacionalidades, o los cinco años para los refugiados.

“España ha sido realmente muy generosa con los venezolanos, abriéndoles las puertas de par en par y dándoles muchas formas de conseguir una residencia legal aquí”, afirmó Jorge Neri, un venezolano que tiene una empresa de comunicación en Madrid.

Para los latinoamericanos ricos, señaló, Madrid también ha ofrecido recientemente mejores oportunidades de inversión que Miami. “Creo que Madrid se ha consolidado por encima de Miami, también porque los precios en Miami se han disparado”, afirmó.

Gilberto Carrasquero, consultor empresarial venezolano, es uno de los muchos latinoamericanos que ha vendido una propiedad en Miami y ha comprado una en Madrid, en su caso un apartamento en el barrio de Salamanca, donde promotores inmobiliarios venezolanos y mexicanos han adquirido y reformado edificios enteros.

“Cuando Venezuela entró en crisis y empezamos a marcharnos, parecía que el lugar natural al que acudir era Miami, que es exactamente lo que hice, pero en realidad Madrid me parece ahora mucho más mi casa”, afirmó Carrasquero, que está solicitando la nacionalidad española.

En la actualidad hay unos 200.000 venezolanos registrados oficialmente en España, pero los expertos afirman que la cifra real es significativamente mayor porque las estadísticas nacionales de España no incluyen a los que no están oficialmente domiciliados o que entraron en el país de forma ilegal. Cerca de una cuarta parte de la migración latinoamericana a España es ilegal, según un estudio publicado en 2020.

Los venezolanos se han convertido en los principales nuevos pobladores de España, y su número volverá a aumentar más del 50 por ciento en 2020, a pesar del estricto bloqueo de viajes por la pandemia, según el gobierno español.

Pero Neri afirmó que ahora también está viendo más gente de otros países latinoamericanos, muchos de ellos preocupados por la “política de izquierdas” que arrasa en la región. Colombia podría convertirse en el último país que se incline en esa dirección, con unas elecciones presidenciales en mayo en las que el favorito es Gustavo Petro, un ex alcalde de izquierdas de la capital, Bogotá. El Sr. Petro tiene un mensaje claro para los ricos: Pagar más impuestos.

Bruna Denegri Iglesias, una agente inmobiliaria peruana que lleva 18 años viviendo en Madrid, afirmó que su clientela peruana se ha multiplicado por más de cinco desde julio, cuando el izquierdista Pedro Castillo fue elegido presidente.

“Hay gente que ve Madrid como un aterrizaje de emergencia, por lo que quieren comprar un apartamento de un millón de euros inmediatamente, obtener la residencia y luego posiblemente mudarse a algo mejor y más grande si acaban pasando realmente la mayor parte de su tiempo aquí”, afirmó. Los peruanos representan ahora al menos el 80% de sus clientes, afirmó, mientras que en el pasado “había meses en los que no recibía ni una sola llamada de Perú”.

La pandemia limitó significativamente la movilidad, pero la reciente eliminación de las restricciones de viaje ha permitido a muchos latinoamericanos privilegiados volver a un estilo de vida de múltiples hogares, con Madrid entre sus puestos de escala.

Dani Levinas, un argentino que preside el consejo de la Phillips Collection, un museo de arte de Washington, divide su tiempo entre la capital estadounidense, Miami y Madrid, donde compró un apartamento hace seis años.

Levinas afirmó que se planteó por primera vez vivir en Madrid tras asistir a Arco, una feria de arte que reúne a muchos artistas y coleccionistas latinoamericanos. “Personalmente, el estilo de vida y la cultura de Madrid me hacen sentir ahora mucho más cómodo que en Miami”, afirmó. “En Madrid, vivo cerca de ocho teatros, así que puedo ver un espectáculo diferente cada semana sin tener que coger un solo taxi, y este tipo de oportunidades no existen en Miami”.

Los latinoamericanos también han ampliado rápidamente su huella empresarial en Madrid. Han comprado inmuebles comerciales y hoteles, incluido el Rosewood Villa Magna, de cinco estrellas, que reabrió sus puertas el pasado octubre tras una reforma financiada por sus propietarios mexicanos. Algunos empresarios también están trayendo a Madrid a su propio personal latinoamericano.

Aunque España ha luchado contra un alto nivel de desempleo, su gobierno también ha reconocido que se necesitan cientos de miles de nuevos inmigrantes cada año para compensar el envejecimiento de la población del país y evitar la escasez de mano de obra en algunos sectores clave.

En enero, César Figari abrió su tercer restaurante peruano en la capital española. Emplea a 45 personas, todas ellas procedentes de América Latina. Más de la mitad son compatriotas, entre ellos nueve a los que el Sr. Figari alquila un apartamento, tras patrocinar sus visados de trabajo en España. Cada vez más, afirmó, su clientela también procede de América Latina.

“Quería realizar que más gente en Madrid descubriera la cocina peruana, pero ahora, en cambio, atiendo a mucha gente que no necesita una introducción a nuestra gastronomía”, afirmó.

En marzo de 2021, Milagros Visintin, de 27 años, y su pareja dejaron Buenos Aires para ir a Madrid, donde ella encontró un trabajo en la filial española de Metro, un minorista alemán, habiendo trabajado antes para Walmart en Argentina.

En el último año, ocho amigos de su promoción universitaria también se han trasladado a Madrid. Los problemas financieros de Argentina, incluida la caída del valor de su moneda, han hecho que “los números ya no cuadren si quieres hacer una carrera empresarial” allí, afirmó Visintin. También se alegra de la tasa de criminalidad comparativamente baja de Madrid. “Como mujer, ahora nunca tomaría el transporte público por la noche en Buenos Aires”, afirmó.

Ledezma, el ex alcalde de Caracas, afirmó que seguía decidido a ayudar a derrocar a Maduro, el presidente venezolano, pero que también estaba dispuesto a ayudar a los venezolanos menos privilegiados a establecerse en Madrid.

“Por supuesto, me he sentido muy bien acogido en Madrid, pero la cuestión es si los venezolanos que van en bicicleta a repartir comida aquí también están bien”, afirmó. “Mientras esté aquí, también quiero mostrar mi solidaridad hacia aquellos para los que esta migración ha sido realmente una gran lucha”.