ANUNCIO
ANUNCIO

¿Qué deberíamos esperar de un segundo mandato de Trump?

El abandono de Ucrania, una quema de tratados, y quizás una sorpresa sobre China

Ha pasado una década desde que Barack Obama no aplicó su “línea roja” contra el uso de armas químicas en Siria.

Sin embargo, al final un presidente estadounidense sí cumplió con aquel compromiso. ¿Quién, tras la elección de Donald Trump, pensó que sería él quien golpearía a la fuerza aérea de Bashar al-Assad con misiles de crucero por una cuestión de principios? Es una pregunta valida, ya que los gobiernos de todo el mundo están tratando de anticipar la política exterior de una supuesta segunda administración Trump.

Todas las predicciones sobre lo que hará si es elegido el año que viene deben estar cargadas de dudas. Sin embargo, ciertas cosas parecen probables.

Con Trump, Estados Unidos reducirá el alcance o la aplicación de las sanciones impuestas a Rusia. También ralentizará el tráfico de apoyo a Ucrania. Esto se justificará alegando que Estados Unidos tiene prioridad. Pero tendrá el efecto contrario. Nada ha contribuido más a la influencia mundial de Estados Unidos desde la primera guerra del Golfo que su apoyo a Ucrania. El mundo sabe ahora que los EE UU pueden atar al tercer ejército más costoso de la Tierra durante un periodo indefinido a través de donaciones del arsenal del Pentágono. Imagínense ser un Estado que se interpone entre China y Estados Unidos, y ver esta exhibición de poder casi despreocupado. En otras noticias, Vietnam mejoró sus relaciones con Estados Unidos este mes.

El problema es que los nacionalistas son los peores lectores del interés nacional. Y por eso Trump y sus seguidores en el Congreso van a cargar contra Ucrania.

¿Y qué más? Intensificará sus anteriores amenazas contra los tratados internacionales en los que participa Estados Unidos. En seguridad, esto significa la OTAN y las garantías bilaterales con Corea del Sur y Japón. (Al igual que el papel moneda, éstos se basan en la confianza, por lo que aunque sembrara la duda sobre el compromiso estadounidense, en lugar de retirarse por completo, el daño sería mortal).

Por lo demás, se esperan más continuidades que rupturas. Esto se debe a que, sobre el proteccionismo, sobre Irán, sobre la retirada de Afganistán, Joe Biden apenas se desvió de Trump en primer lugar. Incluso su distanciamiento de Arabia Saudí por motivos éticos ha dado paso al enfoque más transaccional de su predecesor.

De hecho, sólo una política de Trump sorprenderá al mundo. Y resulta que es la más importante.

Trump está bien posicionado para quitarle algo de tensión a las relaciones entre Estados Unidos y China. Es cierto que la política estadounidense se ha vuelto más hostil. Pero algo se ha olvidado en el flujo de acontecimientos desde entonces. Su agravio con la República Popular era estrictamente económico. La posterior ampliación de la disputa para abarcar la gran estrategia (¿quién gobierna las mareas asiáticas?) y la filosofía política (¿es mejor la democracia que la autocracia?) ha sido obra de otros: Mike Pompeo, Biden y una élite político-empresarial estadounidense cuyas ideas sobre el mundo han cambiado más en cinco años que en los 50 anteriores.

Trump, si es que llega a sentirse respetado en materia de comercio, está interesado en “contener” a China. Taiwán es donde cristaliza este punto. Biden ha hecho más que otros presidentes en la era de la ambigüedad estratégica para sugerir que Estados Unidos defendería directamente la isla. Trump, incluso este mes, sigue siendo enigmático sobre esa cuestión.

Lo que anima a Washington no es solo la preocupación por el propio Taiwán, sino el temor a que, si Estados Unidos no interviene, los aliados de todo el mundo pierdan la confianza en el imperio estadounidense. Pero, ¿y si el presidente considera que ese imperio es una locura? ¿Y si le molesta incluso el coste de las guarniciones estadounidenses en Asia? Para hacerse una idea de la estrechez de miras de Trump, su frase sobre Taiwán es que, al dominar la producción de semiconductores, “nos ha quitado el negocio”. Admiradores y enemigos por igual no dejan de leer grandes visiones en un hombre con una visión del mundo de dólares y céntimos casi conmovedoramente banal.

Tal vez, como algunos susurran, la pandemia le radicalizó contra China. También es posible que, por pura falta de atención, no consiga hacerse con un poder ejecutivo que cuente con halcones dedicados a China. Pero el mundo está preparado para eso, para un cisma eterno entre superpotencias. Es una distensión liderada por Trump lo que podría sorprendernos en un segundo mandato que, por lo demás, es demasiado previsible.